Crisis climática

Barcelona rebaja las restricciones de la zona de bajas emisiones

Los permisos para entrar sin etiqueta se amplían de 10 a 24 anuales, las familias con rentas bajas quedarán exentas y los autónomos que se jubilen antes de cinco años no estarán obligados a cambiar su coche contaminante

Cartel de la zona de bajas emisiones, en una de las salidas de las rondas de Barcelona

Cartel de la zona de bajas emisiones, en una de las salidas de las rondas de Barcelona / El Periódico

4
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

La zona de bajas emisiones (ZBE) avanza como los cangrejos. Meses atrás se rumoreaba que los coches con etiqueta amarilla también se quedarían fuera del ámbito de las rondas de Barcelona, pero aquello fue desmentido por el gobierno de Ada Colau, que sí defendió que esa medida llegará tarde o temprano pero no por ahora. Este martes se ha vuelto a descartar el endurecimiento del paraguas ambiental. Pero se ha ido más allá: el consistorio ultima una revisión de la ordenanza que rebaja el plan y que permitirá la entrada de más coches contaminantes en la gran ciudad. Marcha atrás para, en el futuro, poder ir hacia delante.

Los cambios más importantes son los siguientes: se pasa de 10 a 24 la cifra de autorizaciones anuales para entrar en la ZBE con un automóvil sin etiqueta (previa reserva en la web del Área Metropolitana de Barcelona), los profesionales que usan furgoneta y que estén a cinco años de la jubilación podrán evitar la compra de un vehículo nuevo que no conseguirán amortizar y las familias con rentas bajas quedarán exentas de las restricciones (medida que ya aplicaba a trabajadores autónomos). La reforma de la ordenanza inicia ahora su periplo burocrático, con la idea de que pueda aprobarse definitivamente en enero.

Etiqueta ambiental identificativa de la DGT, en una coche de Barcelona

/ Ferran Nadeu

Hay también nuevas exenciones en casos más concretos. Los vehículos de personas con tratamientos médicos periódicos, por ejemplo, podrán entrar mientras duren dichas curas. También los que lleven a cabo tareas de mantenimiento en talleres (y mientras dure la reparación) o aquellos coches que estén en tránsito hacia la reposición pero el nuevo vehículo todavía no haya llegado. Por último, también podrán saltarse las restricciones los camiones cisterna, los blindados o los coches de autoescuela.

En paralelo, el ayuntamiento sigue pendiente del recurso presentado antes de verano tras el varapalo de la resolución judicial que en marzo anuló la ZBE, que sigue operativa porque el juez no dictó ejecutar la sentencia. Se espera resolución definitiva en un año, después de las elecciones municipales de mayo de 2023. Los cambios presentados este martes, de hecho, responden a algunas de las demandas expuestas en esa denuncia que echó por tierra uno de los proyectos estrella del mandato. Así lo ha admitido Eloi Badia, concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, que ha señalado también la necesidad de cumplir con la ley estatal de cambio climático.

El cálculo social

"No alteramos la delimitación ni los horarios. Tampoco los vehículos afectados, los sin etiqueta. Todo esto es el 'hardware' de la zona de bajas emisiones, y es lo que da coherencia a la medida", ha señalado Badia, que ha añadido que los cambios responden a la voluntad de dar una "dimensión más social". En cuanto a las rentas bajas, el techo económico bajo el cual una familia queda exenta lo marca el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM). El cálculo exige recurrir a la calculadora. Una persona sola debe multiplicar el indicador (579,02 euros al mes) por dos. Si son dos personas, por 2,5; sin son tres personas, por 2,9, y si son cuatro o más miembros, por 3,3. De los 50.000 coches que se han registrado para acceder en días sueltos, el consistorio calcula que unos 20.000 entrarían en esta paleta de rentas bajas.

Tubo de escape de un coche antiguo

/ Danny Caminal

Noticias relacionadas

El de las familias con pocos recursos, además del "excesivo ámbito geográfico", era uno de los argumentos esgrimidos por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya en su sentencia, pues se consideraba que la ZBE era "demasiado restrictiva". En el expediente administrativo, detallaban los jueces, "no se realiza un análisis suficiente de las alternativas, ni de las consecuencias económicas, sociales y sobre el mercado y la competencia que producen las medidas, ni se evalúan suficientemente los costes y beneficios que implica el proyecto de disposición por sus destinatarios, así como las cargas administrativas".

Sin efecto retroactivo

No se espera, ha explicado Badia, que llegue ahora un aluvión de demandas de conductores que han sido multados y que con la modificación de la ordenanza sí podrán circular con sus coches contaminantes. "No hay efecto retroactivo", ha señalado, pero sí una "proporcionalidad a la hora de acompañar más a otros colectivos". A la vista de los cambios incorporados a la normativa, no es de prever que la decena de asociaciones y entidades que llevaron la ZBE a los tribunales comulguen con la propuesta, puesto que su principal objetivo no era modificar aspectos, sino derogar directamente la medida. Eso solo sucederá si el consistorio agota todos los recursos judiciales.