Suceso del 7 de agosto

Sant Adrià ofrece alojamiento provisional a vecinos del edificio afectado por el incendio en un bajo ocupado

Las aseguradoras se harán cargo hasta el 30 de agosto del alojamiento de una decena de vecinos en la residencia de estudiantes Micampus

Sant Adrià ofrece alojamiento provisional a vecinos del edificio afectado por el incendio en un bajo ocupado

Bombers de la Generalitat

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs ha ofrecido a los vecinos de la plaza de de Mossèn Anton afectados por el incendio del pasado 7 de agosto, que se inició en un bajo ocupado, alojarse en los apartamentos de estudiantes Micampus hasta el 30 de agosto a cargo de las aseguradoras. Según ha explicado el consistorio a través de un comunicado, una decena de vecinos, afectados por el fin de sus alojamientos provisionales ofrecidos por los seguros, han aceptado la propuesta mientras que otros han decidido seguir en casa de familiares.

El ayuntamiento, que ha reconocido que "en esta época estival las alternativas son escasas", ha asegurado que se está buscando una solución a largo plazo, que correrá a cargo de las compañías de eguros, y ha pedido a propietarios de pisos vacíos en Sant Adrià y alrededores que ofrezcan alquiler temporal a los afectados. El consistorio del municipio barcelonés ha pedido a los propietarios de los pisos vacíos que quieran alquilar sus viviendas que se pongan en contacto con el ayuntamiento a través del teléfono 678069987 o a través del correo electrónico ccamilleri@sant-adria.net.

Noticias relacionadas

La alcaldesa de Sant Adrià, Filo Cañete, se reunió el martes con representantes de los vecinos y el administrador del bloque de pisos afectado por el incendio para buscar una solución, puesto que el alojamiento de emergencia que ofrecían las aseguradoras se estaba agotando. Según ha asegurado el consistorio, los vecinos manifestaron en la reunión que las aseguradoras les ofrecían una ayuda para el alquiler durante unos meses, aunque la falta de vivienda asequible y los problemas para acceder -se les pedía fianza y un contrato de años- dificultaba esta posibilidad.

El suceso del pasado 7 de agosto obligó a evacuar en un primer momento a 58 vecinos y a 21 internos de una residencia de ancianos colindante.