HISTORIAS METROPOLITANAS (20)

Badalona: 100.000 libros 'secuestrados' durante casi tres años

Dibujos infantiles pidiendo la reapertura de la biblioteca colgados en el equipamiento.

Dibujos infantiles pidiendo la reapertura de la biblioteca colgados en el equipamiento. / Joan Cortadellas

  • Can Casacuberta, la biblioteca central de Badalona, lleva cerrada desde diciembre de 2019 por problemas en la climatización

  • La ciudadanía se ha organizado para exigir su reapertura, reivindicando que el equipamiento es mucho más que un depósito de libros

4
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

Las niñas y niños de la escuela Jungfrau, centro público en el barrio Coll i Pujol de Badalona, en el límite de los barrios de Dalt la Vila y Centre, acostumbraban a visitar la biblioteca de Can Casacuberta todos los años. Para muchos ese era su primer contacto con una biblioteca. Les servía para conocer sus servicios; sus posibilidades y, por qué no, para aprender a quererla. A la biblioteca y todos sus tesoros. Desde hace dos años y medio -cerró en diciembre de 2019- no pueden hacerlo, algo a lo que ni se acostumbran ni se resignan.

Las paredes de la biblioteca -todavía cerrada- están forradas de dibujos de alumnos del centro. Pese a no poder acceder a ella, la visitaron igual y plasmaron en sus paredes su deseo: que reabra. Petición compartida por el tejido vecinal de la ciudad, organizado en la plataforma Can Casacuberta Oberta!, nacida para decir basta y exigir la reapertura de la biblioteca central de Badalona y que en pocos meses ha sumado cientos de adhesiones.

La de Can Casacuberta es la biblioteca más grande de la ciudad y a la que va -hoy por hoy iba- más gente. Según las estadísticas colgadas en su página web en 2019 -hasta su clausura- la visitaron 203.268 personas. Además de por su fondo -unos 106.000 documentos, entre los que destaca sus fondos especiales de magia y de libro antiguo- Núria Sabaté, portavoz de la plataforma, destaca la pérdida comunitaria.

"Con la biblioteca se han perdido las salas de estudio, el espacio para actividades culturales del que hacían uso infinidad de entidades de la ciudad, el wifi para las personas que no tienen buena conexión de internet en casa o la ayuda a la gente mayor que acudía para hacer alguna gestión y sortear con la profesionalidad y humanidad de sus trabajadores la brecha digital", ejemplifica Sabaté, quien recuerda también que las bibliotecas son también refugio climático.

Dos técnicos entran en la biblioteca de Can Casacuberta, cerrada desde diciembre del 2019.

/ Joan Cortadellas

Hartas de anuncios de fechas de reapertura incumplidas, un grupo de familias de varias escuelas públicas de la ciudad se pusieron a trabajar. "Cuando empezamos nos dimos cuenta de la cantidad de gente que usaba el espacio. Hicimos primero un grupo de WhatsApp que enseguida se quedó pequeño. Y abrimos uno de Telegram: 200 personas en una semana", prosigue Sabaté. En pocos meses -se organizaron antes de Semana Santa, en principio para montar una manifestación- han organizado un sinfín de acciones y tienen claro que no pararán hasta que reabra.

Acción de la plataforma Can Casacuberta Oberta frente al último pleno municipal de Badalona.

/ El Periódico

Una de las acciones más exitosas fue la biblioteca en la plaza de la Vila que montaron durante el último pleno municipal: juegos, libros, cuentacuentos... La acogida fue tal que repetirán la acción en el próximo pleno. Además, en paralelo, mientras los niños -y sus familias- vivían la cultura en la calle, en el interior de la 'casa gran' se aprobaba una moción en la que el consistorio se comprometía a reabrir la biblioteca lo antes posible y a facilitar el acceso a los libros hasta que llegue ese día. Esa era una de las muchas luchas de la plataforma, que considera el cierre algo así como un secuestro cultural.

El Ayuntamiento de Badalona asegura que ya ha adjudicado las obras y que la biblioteca reabrirá el último trimestre del año

"No solo perdíamos los espacios comunitarios, muy importantes... ¡también perdíamos los libros!", añade la portavoz, quien recuerda que "según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración Universal de los derechos del niño y el manifiesto de la UNESCO, el cierre de la biblioteca atenta contra los derechos culturales y de acceso a la cultura y al conocimiento, la igualdad de condiciones entre la ciudadanía y el bienestar social y la calidad de vida".

Pancarta en la biblioteca Can Casacuberta de Badalona, esta semana.

/ Joan Cortadellas

Sabaté recuerda que el detonante del cierre fue un cortocircuito, pero que el equipamiento, dentro de una antigua fábrica textil, "tiene un mal endémico". "Este año estamos de aniversario. Cumple 30 años, es de 1992, y desde siempre ha tenido problemas de climatización, mucho calor en verano y frío en invierno. Además, siempre ha arrastrado problemas de falta de mantenimiento, temas de instalaciones eléctricos, de puertas de seguridad, de extintores... Y durante este tiempo han pasado por el ayuntamiento tres gobiernos distintos, no es cosa de unos o de otros", subraya.

Noticias relacionadas

En la web de la biblioteca se explica que "permanecerá cerrada durante los próximos meses debido a las obras para adecuar la seguridad del edificio según la ley de prevención y seguridad en materia de incendios en establecimientos, actividades, infraestructuras y edificios y la climatización del equipamiento". Se asegura también que "hasta el momento, en la biblioteca ya están terminadas las actuaciones para impermeabilizar la cubierta pequeña del edificio y el cambio de calderas". "Actualmente, se están ejecutando reparaciones diversas de carpintería y alumbrado y la adecuación del ascensor, y próximamente se iniciará la reparación de la cubierta principal y de las puertas del pasillo, la sustitución de la climatización y la adecuación del edificio en la normativa de la protección contra incendios", añaden.

El 20 de abril, coincidiendo con la manifestación vecinal, el Ayuntamiento de Badalona anunció que durante los próximos meses se llevarán a cabo las obras para adecuar la climatización que ya se han adjudicado por 246.000 euros y que la biblioteca volverá a abrir el último trimestre.