Entrevista a la presidenta del grupo de Junts per Catalunya en el Ayuntamiento de Barcelona

Elsa Artadi: «Cuesta creer que tenga que repetir que seré candidata»

  • La jefa de filas de los posconvergentes censura prácticamente en su totalidad la gestión de Ada Colau, de la que señala como corresponsables al PSC, como socio, y a ERC, como apoyo estable

Artadi, en Ciutat Vella en octubre pasado.

Artadi, en Ciutat Vella en octubre pasado. / Ferran Nadeu

10
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Sostiene Elsa Artadi que la suya es la principal oposición con la que cuenta ahora mismo el gobierno de Ada Colau. Y afirma que este papel ha quedado claro después de dos años en los que ERC ha acordado con Barcelona en Comú y el PSC las decisiones más relevantes en lo que va de mandato. Se muestra muy crítica con la gestión del ayuntamiento y está convencida de que será alcaldable en 2023.

Mucha gente mant­­­iene que Barcelona está muy mal. ¿Cree usted que la situación es tan nefasta?

No es que algunas entidades se quejen y generen un relato. Según el último barómetro municipal, es lo que piensan dos terceras partes de la ciudadanía de Barcelona. Hay un descontento generalizado. El mensaje de la preocupación por la seguridad es real: es la primera preocupación. Hace seis años, antes de que entrara Colau, era la séptima. Sufrimos una inseguridad que no sufren ciudades del tamaño de Barcelona.

Elsa Artadi, presidenta de Junts per Catalunya en el ayuntamiento de Barcelona, durante la entrevista con EL PERIÓDICO. / Ferran Nadeu

El gobierno anunció un plan de limpieza tras las quejas por la suciedad.

De momento es un anuncio: 70 millones de euros para 350 puntos. Y por ahora solo conocemos 10 de los puntos. Hay que subrayar que tanto Colau como el PSC culpan a todos de todo. Si no es culpa de la Generalitat, es de los turistas, o de los coches, o del comercio. Han empezado a decir que la ciudadanía es la culpable de que haya suciedad. Y la ciudadanía no es culpable de que tengamos decenas de espacios con plagas de ratas. Se les va un poco de las manos lo de no asumir responsabilidades y culpar siempre a los demás. Haremos seguimiento de este plan y vigilaremos que no sea solo una foto y un titular sin recorrido.

"De momento, el plan de limpieza es un anuncio: 70 millones de euros para 350 puntos. Vigilaremos que no sea solo una foto y un titular"

La movilidad suscita muchas quejas. ¿Cómo ve la gestión de Colau?

Todos los alcaldes de Barcelona han tomado medidas para ganar espacio para el peatón. La diferencia está en que este gobierno lo ha hecho de manera poco rigurosa y poco consensuada y de ahí los problemas. Tienes una serie de calles de la ciudad, especialmente en el Eixample, decisivas para la fluidez del tránsito, a las que se ha quitado espacio. Y eso ha provocado un colapso generalizado. Tienes menos vehículos pero el aire que respiras es igual de malo. En Aragó, en Consell de Cent, en València, en la Diagonal: cuando haces que un coche en lugar de tardar siete minutos por una calle tarde 23, contaminas mucho más. Cortan las calles como si movieran sofás en su casa. Sin consenso, sin método. ¿Es necesario más espacio para el peatón? ¿Una ciudad más verde? Absolutamente.

"Cuando haces que un coche en lugar de tardar siete minutos por una calle tarde 23, contaminas mucho más"

¿Cómo lo hacemos?

Hay que gestionar mejor el aparcamiento subterráneo, en algunas partes infrautilizado, para reducir el de la superficie. Y aprovechar mucho más espacios sin utilizar para hacer un programa de renaturalización: azoteas, fachadas, medianas. Puedes hacer ejes verdes cubriendo la Ronda de Dalt, un proyecto pendiente hace años.

Artadi, cerca del Ayuntamiento de Barcelona, el pasado martes.

/ Ferran Nadeu

Que se aparcó porque el gobierno argumentó que es una operación que tiene un coste de cerca de 400 millones.

No es un problema de presupuesto sino de voluntad política. No puedes decir que quieres una ciudad más verde e impedir al pulmón, Collserola, entrar en ella. Si cubres la Ronda de Dalt, permites una conexión del verde de Collserola con los ejes verdes de la ciudad. Es como el parque de la Ciutadella, que está encerrado en sí mismo. Ecologistas, ambientalistas, te dicen que lo importante no solo es tener verde, sino tenerlo conectado. Este gobierno quiere resolver el problema de la movilidad cortando una calle. Pero los coches que se mueven en Barcelona son de gente que viene de fuera de la ciudad a trabajar. ¿Cómo solucionarás eso cortando una calle en la ciudad?

Falta transporte público.

Los que gobiernan en Barcelona gobiernan en Madrid: ¿qué han decidido hacer con Rodalies? Nada. O invertimos en aparcamiento disuasorio y en Rodalies, en que una buena parte de la gente pueda dejar el coche, o no solucionaremos esto. Nunca hemos visto a Colau ir a Madrid a reclamar por Rodalies. Ni una sola vez.

¿Cómo ve la recuperación económica de la ciudad tras el efecto de la pandemia? El gobierno sostiene que va a muy buen ritmo.

Estamos teniendo el tradicional efecto rebote: estuvimos cerrados, ahora estamos abiertos y nos recuperamos, no hay magia ni intervención municipal en ello. Se ha hecho poco para que los sectores económicos se recuperen. En el centro, donde hubo un gran impacto, la cantidad de locales vacíos, más de 5.000 en Barcelona, es un problema muy grave. Y la gran política ha sido comprar 30 o 60 locales de esos 5.000. Es imposible que eso sirva para algo. En el proyecto de ordenanzas no cambia nada, como si no hubiera habido crisis. En el de presupuestos, con el gran proyecto de las supermanzanas, que afectará a los negocios y a la movilidad en el centro y por lo tanto a toda la ciudad. Y encima tenemos que ver cómo afectará a las familias y al tejido económico la subida del precio de la electricidad. Hemos pedido un estudio de esa afectación y de qué medidas tomaremos. La única solución es incrementar la oferta. Pero subes al tejado y ves las azoteas de Barcelona, ocho millones de metros cuadrados óptimos para poner placas. ¿Cuántas hay? Ninguna. No utilizamos nuestros recursos naturales. Y en cambio se hace propaganda ofensiva de que Barcelona Energia nos solucionará la vida, cuando sus clientes pagan la electricidad igual de cara que cualquier empresa del Ibex. Tenemos que ver cómo superamos este invierno

"Estamos teniendo el tradicional efecto rebote: estuvimos cerrados, ahora estamos abiertos y nos recuperamos, no hay magia ni intervención municipal en ello"

Hace dos años, Junts per Catalunya votó a favor de los presupuestos y el año pasado no lo hizo.

El presupuesto del año pasado estaba muy mal orientado.

Este año es de 3.400 millones. Nos decía Ernest Maragall que es una suma que se verá reducida, que es excepcional.

El Estado ya envió el año pasado una transferencia que sabía que era incorrecta. Se nos dijo que la habían calculado mal expresamente para que tuviéramos dinero, es una manera de endeudarse.

¿Y eso habrá que devolverlo?

Evidentemente. Y lo de ahora. Más vale que la recuperación de la crisis vaya bien, porque se tendrá que devolver dinero a los mercados y al Gobierno.

Usted ya conoce en detalle los presupuestos.

No, nos han convocado por primera vez para una reunión en unos días. Tienen un gran interés en pactarlos con nosotros, como se ve.

¿Cree que el gobierno da por hecha la abstención de ERC, que permitiría aprobar las cuentas?

Me sorprendería que ERC no facilitara la aprobación de los presupuestos. Estaremos en la negociación, ese trabajo hay que hacerlo. No doy nunca una pelota por perdida e intentaremos mejorar lo que hay.

"Me sorprendería que ERC no facilitara la aprobación de los presupuestos"

¿Se entiende que no se haya reformado la Rambla?

No, no se entiende. Por eso pusieron el contador. Se pidió aprovechar la pandemia para hacerla. Cada vez se han puesto trabas al proyecto.

Siguiendo en la Rambla, ¿cree que volverá al mismo modelo turístico que antes?

El error de este gobierno fue que como creían que ya había mucho turismo optaron por no hacer promoción turística. Como consecuencia de ello, el sector privado hace su promoción y, legítimamente, lo orienta hacia donde le da la gana. ¿Qué ha ganado? Lo que deberíamos estar evitando: turismo de borrachera, de despedida de soltero, de drogas, de prostitución. Tienes que orientarlo al turismo cultural, gastronómico, deportivo. Si lo orientas bien quizá vengan menos turistas pero hagan más gasto. Si haces ‘peuats’ (por el plan que limita la expansión hotelera) que impiden que los hoteles se modernicen, tienes lo que tienes.

"Deberíamos estar evitando el turismo de borrachera, de despedida de soltero, de drogas, de prostitución y propiciar el turismo cultural, gastronómico, deportivo"

¿La ampliación del aeropuerto qué hubiera supuesto?

No un cambio en el turismo, sino en la conectividad internacional. La clave, la transformación hacia la que van muchas ciudades europeas, es reducir los vuelos cortos, pasarlos al tren, y ampliar los trayectos largos. Hacia aquí debería ir el aeropuerto de Barcelona. En lugar de eso, entramos en debates que no eran necesarios. Por un lado, los socialistas diciendo vamos a destrozar la Ricarda, que no está claro que deba irse por ahí; los otros apelando a la crisis climática pero Barajas sí que lo ampliamos porque allí el cambio climático no existe. El embrollo ha sido bastante lamentable. Quien impide algunos trayectos de larga distancia es Aena, que no renuncia a gestionar Barcelona como un aeropuerto secundario.

Hace tres semanas reafirmó en una conferencia su intención de presentarse a las municipales de 2023.

Cuesta creer que todavía tenga que repetirlo.

Mucha gente apostó desde su llegada al consistorio, en 2019, a que no pasaría mucho tiempo aquí. Y tras las últimas autonómicas decían que no se fue del ayuntamiento por no participar en un Govern presidido por ERC.

Cuando vine, Junts presidía la Generalitat, por lo que ese argumento no puede ser bueno. Me mantuve pese a que se me ofreció la vicepresidencia del Govern, y me sentí muy honrada por ello, pero mi compromiso es este. Estoy muy contenta.

¿Usted cree que será alcaldable en un año y medio?

Si depende de mí, seré yo. Por lo tanto, absolutamente. Es mi voluntad y mi compromiso, y lo es desde que entré en esta casa hace dos años y medio.

Un día antes de su conferencia se presentó Barcelona es imparable, una plataforma que censura la labor del gobierno municipal y que parece compartir espacio político con Junts. ¿Ha hablado con ellos?

No con ‘Barcelona es imparable’ pero hablo con las entidades que lo integran, es mi trabajo. Pero no ahora, ya hablaba con entidades como Barcelona Oberta y la Fundació Barcelona Comerç cada semana. Ahora y hace dos años. Y con el Gremi d’Hotelers. Hablo con los que están enfadados con el ayuntamiento, que son la mayoría, y con los que no lo están.

¿Por qué Junts, que en el Parlament tiene una presencia relevante, que está en el Gobierno catalán y que lo presidía hasta el último mandato, no es vista como una candidatura que pueda alcanzar la alcaldía en 2023?

Creo que eso está cambiando claramente. Nuestra opción como alternativa es clara, porque la degradación de la ciudad es fruto de los ‘comuns’ que lideran, de los socialistas que están a su lado, y de ERC, que les ha dado apoyo todo el mandato.

En el mandato anterior, Junts instaba a ERC a formar una candidatura unitaria. ¿No es algo que siga abierto?

Ya no es un planteamiento que esté sobre la mesa. Nos estamos erigiendo en alternativa. Las elecciones de 2019 no tienen nada que ver con las de 2023, entonces no éramos ni un partido, yo hacía 15 días que había llegado.

¿Ve a ERC más cerca de BComú que de Junts per Catalunya?

Ernest Maragall cree que su socia natural es Ada Colau. Por eso digo que son responsables de lo que está pasando. Tenemos un tripartito de facto con las consecuencias que está teniendo.

"Ernest Maragall cree que su socia natural es Ada Colau. Por eso digo que son responsables de lo que está pasando"

¿Iniciativas como la ‘Barcelona imparable’ buscan una formulación distinta para 2023 dentro del mundo de Junts?

Suena ofensivo cara a algunas entidades que están dentro, como Barcelona Oberta. No aceptarían ser politizadas por ningún partido.

Noticias relacionadas

¿Se jugaría 20 euros a que Gerard Esteva no figurará en su candidatura?

Esteva ha explicado que no se presentará, acaba de repetir como presidente de la UFEC y estoy segura de que las entidades deportivas están contentas de que se dedique a defenderlas.