Equipamiento sanitario vital

L'Hospitalet gana puntos para la ampliación del Clínic

  • La ampliación del centro sanitario pasa por la suma de los terrenos de la UB de la Diagonal y de Can Rigal

  • La propuesta de la comisión paritaria ya está terminada y en breve se entregará a las administraciones

Hospital Clínic

Hospital Clínic / ALVARO MONGE (Delegaciones)

4
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

La ampliación del Hospital Clínic se resolverá este trimestre. Por lo menos esta es la intención. Y la necesidad. El crecimiento del centro sanitario se antoja una urgencia. De hecho, la urgencia lleva muchos años sobre la mesa y ha tenido diferentes proyectos. El de ahora tiene que ser el definitivo. La mejora de las instalaciones del Clínic y la suma de metros cuadrados no pueden esperar más. Y todo indica que esta vez se llegará a un consenso. La comisión paritaria liderada por el arquitecto Ramon Sanabria y el doctor Ramon Canal tiene listo el informe que se les encargó sobre el cómo y el dónde de la remodelación del hospital. El próximo miércoles tienen reunión y en breve trasladarán las conclusiones en manos de las administraciones que deben decidir (ayuntamiento, Generalitat y Diputación) y del Clínic. La idea es estudiarlo y presentar la propuesta a llevar a cabo en octubre, noviembre a más tardar. Y la idea es crecer en la frontera de las dos principales ciudades de Catalunya: Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat.

La comisión, que se creó a raíz de la polémica creada cuando se supo que el centro sanitario proyectaba un macrocomplejo en el recinto de la Escola Industrial que ponía en peligro el conjunto arquitectónico –protegido patrimonialmente- y el gran pulmón verde de la Esquerra del Eixample, ha estado trabajando desde febrero en las ventajas e inconvenientes de todas las ubicaciones posibles, incluida la de la Escola Industrial. No está descartada porque la comisión analiza y describe pero no decide, en todo caso propone la plaza, que a su juicio, suma más virtudes. Y esta parece ser que no es la que antaño acogió la fábrica de Can Batlló. Problemas patrimoniales al margen, la opción obligaría al traslado de numerosos equipamientos, entre ellos, la piscina de Sant Jordi –también con protección patrimonial- y el gran depósito pluvial que hay en el subsuelo. Y eso supone demorar demasiado tiempo la ampliación.

Trastienda ciudadana

Tampoco parece fácil la voluntad de mantener el hospital en su área de influencia, la Esquerra del Eixample. Demasiada densidad urbana y poco espacio operativo. Se han mirado posibilidades pero ninguna viable, ni el solar del antiguo parque de bomberos de la calle de Provença -en 2006 la picota lo derruyó para que lo ocupará el hospital pero no prosperó la opción- ni las antiguas instalaciones de la cárcel Modelo. Tampoco parece que tenga muchos números de prosperar otro emplazamiento barajado: el del cuartel del Bruc que suma a la dificultad de negociar con el Ministerio de Defensa, su propietario, unas instalaciones de difícil acceso y demasiada pendiente.

La Fira de Barcelona, en Montjuïc, es otra de las ubicaciones estudiadas pero -pese a que mantendría el Clínic sino en su zona de influencia, sí al lado- choca con los intereses de la Fira. Así que la ubicación que se prevé con más posibilidades son los terrenos deportivos que la UB tiene en la Diagonal. La zona tiene algunos inconvenientes, como la falta de viviendas y de residentes. Déficit que es a la vez una ventaja: es un espacio por urbanizar que permitiría una ampliación rápida. Y además solucionaría el desarrollo de esta trastienda ciudadana. Calificativo que vale tanto para Barcelona como para L’Hospitalet, pues el terreno de la UB hace frontera con la zona de Can Rigal, espacio que la segunda ciudad de Catalunya tiene pendiente de arreglar desde hace un montón de tiempo.

Salida lógica

Noticias relacionadas

Nadie alberga dudas de que de aceptarse la propuesta de los terrenos de la UB, el complejo crecería hacia los terrenos de L’Hospitalet. Es la salida lógica y natural, y ahí hay espacio para recorrer, es el mantra que repiten fuentes consultadas. De hecho, el municipio lleva años intentando urbanizar la zona altamente abandonada. Por un lado, desde hace tiempo y en colaboración con la UB, hay un proyecto esbozado para crear un centro integral deportivo que incluya desde la práctica deportiva a la investigación y la gestión turística relacionadas con el deporte; y por otro, desde la época de Celestino Corbacho en la alcaldía que se habla de construir ahí el nuevo Hospital General de L’Hospitalet, ahora ubicado en la antigua Cruz Roja y con unas instalaciones totalmente obsoletas.

La ampliación del Clínic integraría el hospital y solucionaría el problema. Sería una iniciativa parecida a la incorporación de los juzgados de L’Hospitalet a la Ciutat de la Justícia. Aunque las mismas fuentes apuntan que no es fácil porque Can Rigal tiene muchos dueños, entre ellos el FC Barcelona, y un problema caro y grave a solucionar: la estación eléctrica que acoge. Pero en lo que se refiere a la ampliación del Clínic nada resulta fácil.