Multa surrealista en la Ronda de Dalt de Barcelona: el radar marca 298 km/h

  • La sancionada argumenta que es imposible que su turismo alcance esa velocidad, similar a la del AVE

Imagen de la Ronda de Dalt en el tramo donde se ha instalado el radar.

Imagen de la Ronda de Dalt en el tramo donde se ha instalado el radar. / ACN

1
Se lee en minutos

Maria Teresa Bonet, de 73 años, es una vecina del barrio de Horta de Barcelona que ha recibido una multa surrealista: un radar de tramo de la Ronda de Dalt dice que el vehículo de Bonet, un Audi Q2, circulaba a 298 km/h, de media, por un tramo en el que el límite es de 60 km/h. La mujer ha recurrido y ha argumentado que es imposible que su turismo alcance los 298 km/h, una velocidad cercana a la máxima del AVE, que es de 310 km/h. Aun así, el Ayuntamiento de Barcelona no ha aceptado su recurso y Bonet, angustiada, ha recurrido a la emisora RAC1 para dar a conocer su caso.

Bonet se desplaza diariamente desde su domicilio en Barcelona a la farmacia que regenta en Sabadell. Lo hizo también el martes 28 de abril del 2020. "Todo el mundo estaba confinado pero yo soy una farmacéutica comprometida y convencida de mi trabajo", ha explicado en el programa 'El món a RAC1', donde ha contado que no le gusta correr cuando conduce y que incluso su entorno se burla de ella por ir demasiado despacio. "Hasta hace cuatro días no podía hablar del tema sin ponerme a llorar. Me parece tan increíble", ha señalado.

Tras recibir la multa, vio claro que era un error y presentó un recurso. Adjuntaron la ficha técnica del Audi Q2, que indica que el vehículo no puede superar los 218 km/h. El Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado el recurso con el argumento de que el radar "está homologado" y que "existe constancia fotográfica del vehículo identificado".

Noticias relacionadas

Para el hijo de Maria Teresa, Manel Fernández, que se ha encargado de todo el papeleo burocrático, nadie se ha mirado el recurso. "Es una respuesta genérica, no puede ser. Debería haber una persona que viese que esa velocidad es imposible". Y denuncia los problemas que tiene para comunicar con alguien del departamento de multas: "Cada vez que intento hablar con alguien es imposible. Me dicen que presente recurso".

De momento, la familia ha tenido que pagar 600 euros y aceptar la retirada de 6 puntos del carnet porque han agotado la vía administrativa. No quieren rendirse y aseguran que llevarán el caso a juicio.