QUEJAS EN BARCELONA

Botellón masivo en el Born de Barcelona sin distancia ni medidas de seguridad

Los restauradores denuncian unas restricciones que "solo logran hundir familias y conducir los encuentros a ámbitos más incontrolados"

Concentración de gente sin mascarillas ni distancias de seguridad en el Born 

  • El director del Gremio de Restauradores exige levantar el cerco a su gremio y lamenta que el Govern "mire hacia otro lado mientras Barcelona se hunde"

  • Born Comerç censura que la administración "permita y no controle" estas concentraciones de personas que se producen desde hace unas semanas

Se lee en minutos

El Periódico

Seguimos en invierno pero la temperatura es suave, más propia de finales de marzo. Sumado al cierre de la restauración y la acumulación de 12 crudos y largos meses de restricciones, estos días inquietan en Barcelona las imágenes de grupos muy numerosos sin mascarilla ni distancia de seguridad en plena calle. El consumo de alcohol en la vía pública es un hecho a determinadas horas del día. Por ejemplo en el Born, o en la playa, donde es habitual, durante los fines de semana, que la arena se llene de grupos de cinco, seis, diez, quince personas sentadas en círculo, charlando sin protección alguna. O incluso celebrando cumpleaños.

La situación, como es obvio, no ha gustado al Gremio de Restauradores. Su director, Roger Pallarols, se ha quejado amargamente este domingo a través de Twitter. Ha acompañado su proclama de un video grabado ayer poco antes de las nueve de la noche en el paseo del Born. En las imágenes puede verse a grupos muy numerosos de personas en la calle. Aunque es justo señalar que en ellas no se percibe el consumo masivo de alcohol que parece denunciar el colectivo. Però sí, sin duda alguna, demuestra que la gente se sigue reuniendo, con o sin techo. Una persona que la noche del sábado paseaba por el lugar, sin embargo, confirma que, efectivamente, algunos de ellos estaban consumiendo alcohol, adquirido en un supermercado cercano, más allá de la socialización.

Te puede interesar

Por todo ello, Pallarols exige al Govern el "levantamiento inmediato de las restricciones horarias a la hostelería y retrasar el toque de queda para permitir las cenas en su horario habitual". El director del Gremio de Restauradores acusa a la Generalitat de "mirar hacia otro lado mientras Barcelona se está hundiendo", considera que el plan del Procicat para reducir la socialización "es obvio que no funciona" y remacha: "No es posible admitir más irresponsabilidad e incompetencia". Un portavoz de Born Comerç aporta la posición "totalmente contraria" de la entidad ante estas "actitudes irresponsables en plena pandemia". Pero lo que realmente indigna a este colectivo, denuncia, es que la administración "las permita y no las controle", puesto que esto sucede, asegura, desde hace tres semanas.

Temas

Botellón