MOVILIDAD TEMERARIA

La Urbana caza a un hombre en patinete por la Ronda Litoral

La policía le escoltó hasta la siguiente salida y fuera de la vía rápida fue identificado y multado

  • El suceso coincide con el inicio de la campaña para controlar más las actitudes peligrosas de y hacia este colectivo

  • En el pasado también se grabó a una bici a rebufo de un bus en la Ronda Litoral y una silla de ruedas a toda velocidad bajando Balmes

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Sucedió el domingo a media tarde, sobre las 17 horas. La Guardia Urbana interceptó a un hombre que circulaba en patinete por la Ronda Litoral, más o menos a la altura del Morrot, frente al puerto, no muy lejos del cementerio de Montjuïc. El hombre, tal y como puede verse en las imágenes facilitadas por la policía de Barcelona, no llevaba casco pero, según parece, aunque no se distingue con claridad en las imágenes, sí portaba la mascarilla. Sobra decir que este tipo de vehículos de movilidad personal, al igual que las bicicletas, tienen absolutamente prohibido meterse en vías rápidas.

El joven fue escoltado por la Urbana hasta la siguiente salida de la ronda. Ahí fue identificado y sancionado. Esta temeridad se ha hecho pública el mismo día en el que la policía local ha iniciado una campaña para incrementar la vigilancia sobre los patinetes, tal y como avanzó la semana pasada el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle. Los más de mil agentes desplegados por la ciudad tienen la misión añadida de vigilar la conducta peligrosa de y hacia este tipo de vehículos.

Voluntad dialogada

El uso del casco sigue sin ser obligatorio para los patinadores, aunque el ayuntamiento, en boca de su concejala de Movilidad, Rosa Alarcón, reveló la semana pasada que la voluntad del consistorio es ir más allá del reglamento estatal, que regula el cómo y el dónde, y que el uso de la protección sea imperativo. Antes, sin embargo, lo debatirán en el seno del Pacto por la Movilidad. La medida, avanzó la edila socialista, en ningún caso se aplicará a los ciclistas. 

Noticias relacionadas

Esta no es la primera vez que un patinete o una bicicleta generan situaciones insólitas en la ciudad. En enero del 2016, un ciclista fue grabado por un conductor mientras pedaleaba por la Ronda Litoral. Solo eso bastaría para levantar una ceja. Pero hay más. El hombre iba a rebufo de un autobús de TMB a una velocidad cercana a los 70 kilómetros por hora. Más recientemente, en noviembre del 2018, un taxista grabó a dos personas circulando en patinete a casi 80 km/h por la Diagonal. Esta lista no estaría completa si no se incluyera al hombre en silla de ruedas que a mediados del 2016 bajó la calle de Balmes a toda velocidad. Y a toda velocidad quiere decir por la calzada y avanzando coches como si no hubiera un mañana. El motorista que lo grabó todo tuvo serios problemas para seguir su ritmo.