Barceloneando

Al loro, que Barcelona no está tan mal

El Palauet, sede de Barcelona Tech City, es el punto de encuentro del ecosistema tecnológico, digital, inversor y emprendedor de la ciudad

La Nike acaba de inaugurar una espectacular tienda de tres pisos, que sigue la estela de las de Nueva York y Londres

La puerta de entrada a la nueva tienda de Nike en el paseo de Gràcia.

La puerta de entrada a la nueva tienda de Nike en el paseo de Gràcia. / EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

Empezaron con cuatro cañas en una habitación de un piso del paseo de la Bonanova y han acabado instalados en uno de los edificios modernistas más emblemáticos del paseo de Gràcia. Para algunos, el Palauet, declarado patrimonio histórico-artístico en 1979, se ha convertido en el Círculo Ecuestre del siglo XX o en el Majestic de hace unos años. Es decir, que quien no es socio del Palauet, a través de Barcelona Tech City, no es nadie en esta ciudad. Y pese a lo tradicional del local, más propio de las familias burguesas de aquellos tiempos, ahora es el punto de encuentro del ecosistema tecnológico, digital, inversor y emprendedor de la ciudad. Porque Barcelona Tech City, esa asociación sin ánimo de lucro, es uno de los principales motores de la ciudad.

Crecen sin parar y a través de estas empresas tecnológicas, con más de 1.500 'start ups', dan empleo a 50.000 personas con una media de edad de 30 años; y siguen transformando y rejuveneciendo edificios tan simbólicos como la Bolsa, Correos o el mismo Palauet; y siguen, también, recibiendo ofertas para coger los bártulos e irse a otra capital. Sin ir más lejos, Madrid se muere de envidia por tener una movida digital como la de Barcelona. En fin, que no sé si la ciudad agradecerá lo suficiente la idea que en su día tuvo Miquel Vicente o el trabajo incansable del director general, Miquel Martí. El jueves desayuné con este último. En el Palauet, claro. Ni una corbata a mi alrededor, muchas zapatillas NIke y pocas americanas. En una mesa el publicista, CEO de McCann, Enric Jové, desayuna con la directora de Comercio de la Generalitat, Muntsa Vilalta. En la otra, Dídac Lee consulta el móvil. En fin, que gracias al hub tecnológico que han creado estos emprendedores hacen que nuestra ciudad todavía sea una urbe admirada, aunque, desde aquí, la veamos caótica, fea y sucia…

Nike también apuesta por Barcelona

En la misma acera del paseo de Gràcia, 96 números más abajo, Nike acaba de inaugurar una nueva tienda de tres pisos. Y digo yo que en los tiempos que corren algo habrán visto los americanos en nuestra ciudad. Allí, el jueves, me encontré al director de márketing para el sur de Europa, Albert Baronet. Un histórico de esta empresa y que conoce como nadie a Nadal, Gasol, Neymar, Piqué… Albert ha venido de observador y se queda tan boquiabierto como yo. La tienda es espectacular y me cuentan que es la mejor del mundo tras la de Nueva York y Londres. En realidad, la visita es toda una experiencia. De hecho, la gente observa, prueba, elige y, allí mismo realiza el pedido de manera digital. Por cierto, no se pierdan la zona exclusiva de Michael Jordan.

Carlos Latre, exultante, en el interior del Teatre Coliseum de Barcelona.

/ El Periódico

¡Ah! Un apunte de otra multinacional que apuesta por Barcelona. Me refiero a Ikea, que abrirá en la Diagonal el primer centro de España denominado Planning Studio. Un formato que solo funciona en ciudades como Nueva York, Londres o Estocolmo y que la cadena sueca quiere probar en Barcelona. No habrá carritos para llevarse la cama, la estantería o el sofá... Allí uno diseñará el interior de su casa y se lo vendrán a instalar. Sin duda, bastante más fácil que montárselo uno mismo.

Latre, 90 minutos sin parar de reír

Te puede interesar

No se fíen mucho del Procicat y, por si acaso, compren ya entradas para ver el 'One Man Show' de Carlos Latre. Háganme caso y estarán 90 minutos sin parar de reír. Latre, además de ser un tipo fantástico, es uno de los mejores imitadores del mundo, pero podría ser un cantante de éxito. Espectacular el homenaje que le dedica a Pepe Rubianes, cómo imita al doctor Fernando Simón, a Julio Iglesias, o la parodia que realiza del rey emérito. En fin, que el sábado pasado no se lo perdió el doctor Clotet ni los padres de Gerard Piqué y es que por el Coliseum está desfilando lo mejor de cada casa. Lo dicho, pónganse una buena mascarilla y a reír. Que en estos tiempos que corren no hay mejor antídoto que reír. Yo repetiré.