24 nov 2020

Ir a contenido

Icónica finca de Barcelona

Desalojada la Casa Buenos Aires de Vallvidrera

Numerosos agentes han participado en el operativo para ejecutar una orden judicial con fecha abierta

El despliegue policial se ha realizado al día siguiente de que JxCat y ERC mostraran su apoyo al proyecto

El Periódico

Concentración en defensa de la casa de Buenos Aires.

Concentración en defensa de la casa de Buenos Aires. / SERGI CONESA

Los Mossos d'Esquadra han desalojado este miércoles la conocida como Casa Buenos Aires, un edificio de inspiración modernista okupado en el barrio de Vallvidrera (Barcelona). El desalojo se ha producido tras un primer intento el pasado jueves de madrugada, parado por un vecindario organizado, cerca de un mes después de que los defensores del proyecto que se desarrolla en el espacio denunciaran que se había reactivado la orden judicial para echarles con fecha abierta, lo que dificultaba la resistencia.

Un grupo de jóvenes del barrio se instaló en el antiguo hotel, después residencia de ancianos, en el 2019, después de que la finca llevara siete años cerrada, para evitar que fuera derribada y convertida en hotel tras un contrato de preventa por parte de la propiedad, una congregación religiosa, a unos inversores.

El proyecto que se estaba llevando a cabo en el antiguo hotel en la zona alta de la ciudad era un referente para el nuevo movimiento okupa, aplaudido tanto por las entidades del barrio, el distrito y la ciudad como por el propio ayuntamiento.

En el desalojo del edificio, en el número 31 de la calle Mont d’Orsà, ha participado un gran número de agentes de la policía autonómica, lo que ha causado un fuerte rechazo a través de las redes sociales, donde circulan imágenes del notable operativo policial.

El gran operativo policial desplegado en Vallvidriera en pleno estado de alarma por la segunda ola de la pandemia para desalojar un proyecto social respaldado por el vecindario se ha ejecutado al día siguiente de que los vecinos que apoyan al colectivo pidieran amparo en el Parlament para evitar su expulsión. Y eso no es todo. Los vecinos pidieron ese apoyo y se lo dieron, como mínimo sobre el papel, ERC, la CUP, En Comú Podem y JxCat.

Algunos diputados del Parlament se han acercado a la casa en protesta por el desalojo, como la portavoz de Catalunya en Comú, Susanna Segovia, quien ha compartido en sus redes imágenes de cargas policiales frente a la casa.

"Gran función social"

El concejal de Derechos Sociales, Marc Serra, ha afeado la actitud de JxCat y ERC: "Vergüenza y cinismo de Junts per Catalunya y ERC. Ayer firmaron en el Parlament a favor del proyecto ciudadano que allí se desarrolla y hoy envían a los antidisturbios para desalojarlo con violencia. Seguiremos trabajando para facilitar la continuidad de un proyecto comunitario que cumple con una gran función social". En esa misma línea se expresó horas después a través de las redes sociales la propia Ada Colau.