27 oct 2020

Ir a contenido

EN LA SAGRADA FAMÍLIA

Un nuevo centro estudia la obra y el personaje de Gaudí en toda su complejidad

La institución se centrará en todos los perfiles del genio, arquitecto, teólogo y artista, y ahondará en las influencias que ha ejercido

Natàlia Farré

Imagen del interior de la Sagrada Família.

Imagen del interior de la Sagrada Família. / ricard cugat

Antoni Gaudí fue y es un imán. De la misma manera que atrae (o lo hacía en tiempos precovid) hordas de turistas y estudiosos; atraía en sus años de genialidad arquitectónica a sus colaboradores. “Pese a su mal carácter le rendían fidelidad absoluta”. Quien así lo afirma es Armand Puig,  rector de l’Ateneu Universitari Sant Pacià, institución junto a la Fundació del Temple Expiatori de la Basílica de la Sagrada Família, que avala el nuevo Centre Internacional d’Estudis Avançats. Antoni Gaudí i els seus col·laboradors, abreviado con el nombre de Centre d’Estudis Antoni Gaudí. La simplificación del nombre, que quede claro, no significa, ni mucho menos, que los que con él trabajaron no sean importantes. “Gaudí no era un francotirador, trabajaba con equipos a los que mimaba”, prosigue Puig.

Esos artistas, orfebres y arquitectos que le rodearon son una de las áreas sobre las que se apoyará la nueva institución. Los procesos económicos, políticos y sociales que vivió Catalunya entre 1852 y 1926 será otra de las líneas de estudio. “No se puede entender el personaje sin entender su tiempo”, apunta Puig. También habrá espacio para las influencias que Gaudí ha ejercido sobre otros arquitectos, de Japón a Austria, pasando por América. “Brasilia y Oscar Niemeyer son un buen ejemplo de ello, ya que muchas de las figuras arquitectónicas de la ciudad están inspiradas en las figuras geométricas de Gaudí: el paraboloide y el hiperboloide”, defiende Puig. 

Material en línea

La cuarta área de estudio será, por supuesto, la propia figura de Gaudí, “en toda su complejidad y grandeza”. Ello significa al arquitecto, al teólogo –“el hombre del símbolo”- y al artista: “El que crea belleza no solo con las piedras sino con otros materiales, el que convertía en bonito todo lo que tocaba”. La parte simbólica abarca todo: desde la teológica a la popular, sin olvidar la litúrgica y la de la naturaleza.

La idea es estudiar la figura en toda su globalidad, no solo como arquitecto, y tener todo el material sobre el genio en un mismo centro y en línea. Aunque no se renuncia a la presencialidad de cursos, simposios, congresos…. “No se puede entender Gaudí sin tocar la piedra”. Por eso el centro tendrá su sede en los sótanos de la Sagrada Familia, donde se habilitarán locales para los investigadores, una biblioteca, una hemeroteca, una fonoteca y un archivo fotográfico y de ilustraciones. Y beberá de los archivos sobre el autor ya existentes en la basílica. Estos custodian, digitalizados, todos los legajos sobre el arquitecto existentes en el arzobispado de Barcelona y en la Colònia Güell, entre otros materiales. La apertura no se prevé hasta dentro de un par de años pero el trabajo ya está en marcha desde la Facultad Antoni Gaudí.