25 oct 2020

Ir a contenido

OPERACIÓN POLICIAL

Desarticulado un grupo que tenía narcopisos en Ciutat Meridiana

Habían pinchado la luz de los vecinos para varias plantaciones de marihuana

Desarticulado un grupo criminal dedicado al tráfico de marihuana que actuaba en Nou Barris. / VÍDEO: GUARDIA URBANA / MOSSOS

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana detuvieron este martes a tres hombres y una mujer que formaban parte de un grupo especializado en tráfico de marihuana y utilizaban tres pisos ocupados ilegalmente en Ciutat Meridiana, en el distrito de Nou Barris (Barcelona), desde donde se distribuían las drogas y donde tenían dos plantaciones de marihuana.

Cuatro personas fueron detenidas por tráfico de drogas, tenencia de armas y defraudación de fluido eléctrico, y se arrestó a tres hombres, dos de nacionalidad española de 26 y 56 años de edad y un marroquí de 26 años, y a una mujer de nacionalidad española de 27 años, que pasarán a disposición judicial en los próximos días, según la Guardia Urbana.

Narcopisos cerca de un colegio

La investigación comenzó en febrero a raíz de varias quejas por la instalación de un punto de venta de droga en un bloque de edificios, ubicado a 15 metros de un centro escolar en Ciutat Meridiana.

La pandemia del Covid-19 obligó a parar la investigación, pero no la actividad delictiva de los investigados, lo que provocó que continuaran las quejas de los vecinos por constantes cortes de luz provocados por la manipulación de suministros de los pisos ocupados donde estaban las plantaciones.

Ante el peligro de que estas instalaciones domésticas de plantaciones provocaran algún incidente grave y pusieran en peligro la integridad física de las personas o daños importantes a sus bienes, este martes se llevó a cabo un dispositivo policial para desarticular el grupo criminal y desmantelar un punto de venta de drogas y las dos plantaciones de marihuana.

Armas y hachís

En el piso, donde vivían un hombre y una mujer con un bebé de dos años, se encontraron pequeñas dosis de hachís, 300 euros, herramientas para la distribución de la sustancia, un arma de fuego con munición real y 11 armas cortas y largas detonadoras, además de gran cantidad de armas blancas.

También se desmantelaron los dos pisos donde había dos plantaciones de marihuana, donde se localizó material destinado al cultivo y se decomisaron unas 400 plantas de marihuana y otra arma de fuego detonadora.

Durante las entradas judiciales, los agentes entregaron a la perrera municipal cuatro perros de raza peligrosa que se encontraban en el interior de los pisos en condiciones de insalubridad.