30 nov 2020

Ir a contenido

CRÍTICAS A LA MEDIDA ANTICONTAMINACIÓN

Los concesionarios prevén una bajada de las matriculaciones del 6% por la dudas que genera la ZBE

Las ventas de coches nuevos cayó un 6,3% en el 2019 mientras sigue creciendo el vehículo de ocasión, más económico

La asociación de mecánicos de la ciudad pide autorizaciones especiales para poder realizar su trabajo en el área restringida

Luis Benavides

Medición de emisiones de un vehículo.

Medición de emisiones de un vehículo. / EPA/DPA

El gobierno municipal de Ada Colau presenta la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) como una medida de salud. Es una medida anticontaminación, han repetido en varias ocasiones, para todos y en contra de nadie. Los concesionarios y los talleres de reparación de vehículos, sin embargo, criticaron en su momento el texto que regula esta iniciativa -presentaron alegaciones sin mucho éxito- al sentirse injustamente atacados y ahora comienzan a ver amenazado sus respectivos negocios. 

En los concesionarios de automóviles ya han notado la entrada en vigor de la ZBE. No solo en la caída de las ventas, que también. Las ventas de vehículos nuevos descendió en el 2019 un 4% en España, y alrededor del 6,3% en Catalunya. Los potenciales clientes entran en los establecimientos en busca de información sobre los vehículos y más dudas de las habituales. “No saben qué hacer y también hemos detectado que la normativa ha generado mucha intranquilidad”, asegura a EL PERIÓDICO el presidente de la patronal catalana de automoción FECAVEM, Jaume Roura, también al frente de la federación de concesionarios de Barcelona Gremi del Motor.

La previsión de matriculaciones para el 2020 es de 163.000 unidades, que comporta un descenso del 6%. La entrada en vigor de la ZBE, sin embargo, podría estar detrás del crecimiento de las ventas de vehículos de ocasión, más económicos, una tendencia que en realidad arranca en los primeros años de la crisis. Roura tiene su explicación: “Los más afectados, los que tienen estos coches más antiguos, son mayoritariamente gente con recursos limitados. El que ha podido, ha comprado un vehículo con una antigüedad máxima de tres o cuatro años con los que podrán seguir circulando sin problemas (por el área restringida)”, explica Roura, convencido del error del Ayuntamiento de Barcelona "al perjudicar a gente con pocos recursos" en su cruzada contra la mala calidad del aire. “El transporte público no siempre es una alternativa, como en el caso de los comerciales o personas que entran a trabajar a las cinco de la mañana”, sostiene el presidente de la federación.

La patronal catalana de automoción apuesta por una renovación del parque móvil más antiguo, principalmente de los vehículos que tienen más de 15 años, “por motivos de contaminación pero  también de seguridad”. Para ello llevan tiempo pidiendo al Gobierno central un plan de achatarramiento, con subvenciones de entre1.000 y 2.000 euros para la compra de otros vehículos más modernos. Para la adecuación y ambientalización de las flotas encargadas del reparto, que a la postre son las que más tiempo están circulando y soltando malos humos, proponen un plan de ayudas, competencia del Ministerio de Industria. La electrificación de las flotas, puntualiza Roura, “es un paso más” que requiere tiempo. Considera que antes es necesario “resolver lagunas” como su recarga y las autonomías de estos vehículos, algo limitadas según su criterio.

FECAVEM considera que el coche está siendo algo así como un chivo expiatorio en una problemática con muchos culpables. “El coche es el responsable de un 17% de la contaminación en la ciudad, ¿y el resto? Por eso pedimos al Ayuntamiento que se siente con las diferentes partes implicadas y busquemos entre todos soluciones sin cargar siempre contra los coches, aunque ya sabemos que el coche no gusta de entrada al ayuntamiento”.

Menos facturación

Los talleres de reparación de automóviles vaticinan pérdidas importantes en los próximos meses. La entrada en vigor de la ZBE tendrá “un efecto directo en la facturación” de estos negocios, según el secretario general del gremio provincial de Barcelona, Ramón Casas, que ya ha detectado  cierta “parálisis” entre los propietarios de vehículos con más edad o sin etiqueta ambiental. “No acuden al taller porque de alguna manera están valorando qué hacer con ese vehículo, si cambiarlo por otro o darlo de baja”, añade Casas.

El gremio provincial de talleres de reparación de automóviles de Barcelona, Gremi de Talleres (CETRAA Barcelona), presentó media docena de alegaciones a la ordenanza de la ZBE. La más importante hacía referencia a las conocidas como pruebas dinámicas de diagnosis o comprobación autorizada por el propietario del vehículo. “Esta ordenanza limita el ejercicio de nuestra actividad profesional”, subraya el secretario general de la asociación, que echa de menso una autorización específica para esta “actividad singular”, la de poder poner a prueba el coche en el horario laborable del mecánico. Casas entiende que mucha gente limitará el uso de los vehículos con circulación restringida al fin de semana, pero necesitarán llevarlo al menos una vez al año al taller. Los propietarios podrán pedir una autorización -hasta 10 permisos diarios al año- para mover el coche de lunes a viernes en el horario restringido, pero los talleres también necesitarán una para poder desarrollar su trabajo.

Según el representante del gremio de talleres, las alegaciones presentadas tuvieron “una buena acogida por parte de la administración”. “Me sorprendió mucho la publicación del texto (que regula la zona de bajas emisiones) porque no tuvo en cuenta ninguna de las alegaciones, que por otra parte nos parecían bastante lógicas”, explica Casas.

Los talleres pusieron encima de la mesa el reconocimiento e incluso al promoción de las adecuaciones y transformaciones en vehículos, principalmente filtros, algo que es habitual en otros países como Alemania. Casas entiende que es competencia del Ministerio de Industria y la Dirección General de Tráfico (DGT), pero considera que nunca se trató a fondo el tema aunque “se puede acreditar la reducción de emisiones”.

El actual gobierno municipal se ha marcado como objetivo destronar al coche, otrora ‘rey del asfalto’.  “El coche es muy necesario para algunos profesionales, como los comerciales, y medidas como la aplicación de una zona de bajas emisiones deberían contemplar enmiendas que contribuyan a una adaptación”, sostiene el representante del gremio de talleres de reparación de Barcelona, consciente del momento de transformación que atraviesa el sector de la movilidad en las grandes ciudades.