05 abr 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Dos policías lideraron una banda de 'narcos' en Barcelona

La fiscalía reclama hasta 14 años de prisión para los miembros de una red de distribución de droga

Una de las vías de entrada era a través de contendedores por el puerto de la capital catalana

J. G. Albalat

Contenedores en el puerto de Barcelona.

Contenedores en el puerto de Barcelona. / DANNY CAMINAL

La fiscalía reclama hasta 14 años de prisión para una red de narcotraficantes liderados por dos policías nacionales que distribuían desde la provincia de Barcelona droga en España y en otros países europeos. Los investigadores han constatado que una de las vías de entrada de cocaína utilizada por la organización era el puerto de la capital catalana y a través de contenedores que viajaban desde Sudamérica. La trama contó, al menos en el 2015, con la colaboración de un empresario del sector para importar 200 kilos de 'coca' desde Brasil.

El escrito de acusación de la Fiscalía de Barcelona, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, atribuye diversos delitos, sobre todo tráfico de drogas, a un total de 32 personas, entre ellos dos agentes del Cuerpo Nacional de Policia que se encuentra en prisión. Para ellos es para quien se reclama penas más altas, de 14 años para uno y 13 para el otro, más multas de 15 y 14 millones de euros. La mayoría de los componentes de la red se enfrentan a condenas que oscilan entre los 11 y los cuatro años de reclusión. De la investigación se ha encargado el Juzgado de Instrucción número 18 de Barcelona.

La fiscalía sostiene que, al menos, en el periodo comprendido entre los meses de diciembre del 2014 a septiembre del 2017, los dos agentes imputados y otros miembros de la organización, “dispuestos a obtener un elevado provecho económico”, conformaron un “entramado” cuyo objetivo era la “ilícita distribución” desde la provincia de Barcelona cocaína, sustancia “de la que se aprovisionaban por diversas vías”, una de ellas a través de el puerto.

Una parte de la droga, concreta la acusación pública, procedía de Sudamérica, donde el grupo criminal contaba con terceras personas, cuya identidad no ha podido determinarse, con quien comunicaban “de manera continuada” para organizar la importación de varios cargamentos de cocaína. Su adquisición y transporte eran financiados algunos de los miembros de la red. En otras ocasiones, la droga era suministrada por distribuidos integrados en la misma trama que, posteriormente, era almacenada para venderla al por menor. Uno de los acusados, además y de forma puntual, se dedicaba al cultivo de marihuana.

Extraordinarios beneficios

La acusación pública subraya que los beneficios de esta actividad “reportaba importante ganancias económicas” en beneficio de los componentes de este “entramado”. Este dinero era revertido por alguno de los procesados en empresas, negocios y adquisición de bienes. La finalidad de estas operaciones era “dar apariencia lícita” a los “extraordinarios rendimientos” obtenidos por el tráfico de estupefacientes.

El grupo disponía de “una estructura jerarquizada” con un núcleo de responsables en su eje central y formado por los dos policías acusados. Los dos agentes,  “aprovechando su condición de funcionarios” y siendo conocedores de las técnicas de investigación policial para perseguir el narcotráfico, “instruían y aleccionaban” al resto de los componentes de la trama en la forma de ocultar la actividad delictiva y desarrollarla sin riesgo de ser descubiertos, especifica la fiscalía. Para ello, les “impartían pautas” de actuación respecto al modo de comunicarse y de reunirse. Uno de los consejos era la reducción de sus comunicaciones telefónicas ordinarias y utilizar sistemas alternativos, como la mensajería instantánea, como Wickr, Telegram o Watshapp que “no son susceptibles de intervención judicial”,

Los policías procesados aconsejaban también al resto de acusados reservar el núcleo de la planificación de las operaciones para sus encuentros en persona, que de efectuaban en lugares y circunstancias específicamente buscadas para ello, o en sus vehículos particulares. Estos encuentros “periódicos” se realizaban en zonas apartadas, sin apenas vehículos estacionados, ni movimientos en las inmediaciones, como parques interiores, cafeterías de polígonos industriales o puntualmente en el domicilio de uno de los procesados. Para trasladarse, los implicados adoptaban medidas de seguridad para dificultar la vigilancia policial.

"Equipaje de fútbol" o "fotos de cichas"

Los implicados en la red de narcotráfico utilizaban un lenguaje convenido en sus contactos telefónicos para ocultar su actividad. Por ejemplo, se referían a la droga con expresiones como “catálogos”, “coches”, “comida”, “equipaje de fútbol”, “fotos de chicas”, “primas” o “monster”, entre otras. En las reuniones en el interior de los vehículos, según detalla la fiscalía, los procesados empleaban otras palabras para cada tipo de sustancia estupefaciente, como  “águila”, “jaguar”, “JFK” o “lexus”. En su escrito de acusación, también relata las amenazas y coacciones que sufrió uno de los miembros de la trama que se resistía a continuar colaborando con la organización y los viajes a Colombia de algunos de los ahora acusa.