CONFESIÓN EN FACEBOOK

Colau revela que se ha operado de una hernia abdominal

La alcaldesa de Barcelona sufrió el problema tras el nacimiento de su segundo hijo

Lamenta que no se explique esta parte oculta de la maternidad, por lo que ha optado "visibilizarla"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. / Europa Press

Se lee en minutos

ACN

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha explicado que el 21 de diciembre se operó una hernia abdominal provocada por su último embarazo. En un apunte en su Facebook, Colau ha explicado que después de parir a su segundo hijo, en abril del 2017, le quedó el abdomen "destrozado, con la musculatura abdominal abierta y una hernia importante en el ombligo". Según ha dicho, esto le ha "condicionado" la vida y su autoestima. La alcaldesa ha lamentado que esta parte de la maternidad no se explique y ha querido hacer público el que le ha pasado para "visibilizarla". También ha cargado contra los "machistas imbéciles" que lo han insultado por tener un chichón en la barriga.

Colau ha reconocido que después de cuatro horas de intervención y de recuperarse de la anestesia lloró "como una niña de alegría y de rabia". La alcaldesa ha destacado la felicidad que le ha provocado criar a sus dos hijos, pero ha añadido que esto "no tiene por qué compensar ni mucho menos invisibilizar los efectos colaterales que muchas mujeres" asumen por el embarazo.

Ha apuntado que a menudo se habla mucho y se ridiculizan síntomas del embarazo, como las náuseas o los vómitos, pero ha remarcado que "es mucho más que esto". "Son las estrías, la baja autoestima, los miedos e inseguridades, el peso de la responsabilidad, las muchas cosas que no tienes que comer o beber, que se niegue nuestra deseabilidad y sexualidad durante el embarazo y en los meses posteriores, y un largo etcétera", ha resumido.

Insultos y mentiras en las redes

Todos estos problemas, ha continuado, son de las mujeres, no son de la familia ni de la sociedad ni del sistema de salud. En este punto, ha apuntado que, como otras muchas mujeres, ella no tuvo tiempo para hacer yoga, piscina o gimnasia pre y posparto.

Te puede interesar

El equipo médico estaba satisfecho con el parto y el estado del bebé y le dijo que la hernia no era nada grave. Ha reconocido que ha pasado dos años sintiendo "que nadie se preocupaba por eso", que era solo su problema, que su cuerpo era "más feo" y que se tenía que comprar ropa más ancha para disimular su "deformidad".

Además, ha lamentado que en las redes sociales ha tenido que aguantar tuits y fotos con "insultos o mentiras horribles", como por ejemplo cuando dijeron que escondía un cirio bajo su camisa en el homenaje a las víctimas del atentado terrorista a la Rambla.