Ir a contenido

SESIÓN APLAZADA

Colau suspende el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Barcelona sobre la sentencia del 'procés'

La alcaldesa aplaza la sesión para no enturbiar más la situación en el contexto de los altercados en la ciudad

En una entrevista en Rac-1, ha pedido al Govern una línea clara con las protestas y ha criticado a Buch

Toni Sust

Ada Colau en el Saló Gòtic del ayuntamiento cuado presentó su acuerdo de gobierno con el PSC, en julio. 

Ada Colau en el Saló Gòtic del ayuntamiento cuado presentó su acuerdo de gobierno con el PSC, en julio.  / DANNY CAMINAL

Ada Colau anunció la convocatoria de un pleno extraordinario sobre la sentencia del ‘procés’ y Ada Colau ha decidido ahora aplazar ese pleno extraordinario. Así lo ha anunciado el gobierno en la junta de portavoces del consistorio y así lo ha comunicado el concejal de Presidencia, Jordi Martí, para enfado de los grupos de ERC y Junts per Catalunya, que han criticado la decisión.

 "La alcaldesa ha decidido esta mañana aplazarlo a raíz de los acontecimientos que han tenido lugar durante esta noche en la ciudad". El Gobierno municipal considera que, dadas las circunstancias de movilizaciones que se están convocando para estos días en Barcelona, no es "el mejor momento para hacer un debate sereno y calmado". “Sabemos que algunos grupos no lo han visto igual, lo lamentamos, pero lo que no haremos es aumentar el ruido y las escenificaciones en un momento en el que necesitamos una cosa totalmente distinta. Con este espíritu de convocó el plenario y con este espíritu se desconvoca”, ha declarado Martí.

El concejal también ha explicado que las comisiones municipales que debían celebrarse esta semana se harán el lunes y el martes, en sesión de mañana y tarde, para que tengan lugar antes del pleno ordinario previsto para el viernes 25 de octubre.

Críticas de ERC y JxCat

Tanto ERC como Junts per Catalunya han mostrado su rechazo a la decisión. “El ayuntamiento no puede aparentar que no está pasando nada por un criterio de prudencia que no entendemos”, ha declarado el portavoz de los republicanos, Jordi Coronas. “Ante una cuestión tan importante, el ayuntamiento no puede simular que no está pasando nada o mirar hacia otro lado”, ha dicho. “Reivindicamos la necesidad de hacer un pleno extraordinario sobre la sentencia antes del inicio de las comisiones y la actividad ordinaria de esta casa”, ha añadido.

Coronas ha relatado que su grupo y el de Junts per Catalunya habían consensuado un texto para que fuera debatido en el pleno. “Somos perfectamente responsables, sabemos abordar estos debates. Es más, la ciudadanía nos ha elegido para afrontar estos debates en el momento en el que toca. Y el momento en el que toca es ahora”, ha concluido.

Por Junts per Catalunya, Elsa Artadi, que ha comparecido junto con Coronas, también ha cargado contra la decisión. Y ha reflejado su enfado en un mensaje en la red social Twitter: “La alcaldesa Colau desconvoca el pleno extraordinario. Niega el debate político e impide que el Ayutamiento de Barcelona rechace la sentencia. Valls sigue mandando”, ha escrito en alusión al concejal de Barcelona pel Canvi que facilitó la reelección de Colau con tres votos.

La alcaldesa, contra Buch

En una entrevista en Rac-1 este miércoles, Colau ha pedido al Govern una línea clara ante las protestas contra la sentencia del juicio del 1-O, y ha criticado la gestión del 'conseller' de Interior de la Generalitat, Miquel Buch: "Creo que todos lo hemos echado de menos en los últimos días". "Pido a la Generalitat que esté a la altura y tenga las ideas claras y responda a las preguntas", ha dicho después de que se haya convocado una comparecencia de Buch, quien cree que debería dar explicaciones tras protestas desde el lunes, algunas con altercados.

Colau ha explicado que no tuvo contacto con el Govern hasta la pasada medianoche, cuando el vicepresidente, Pere Aragonès, le mandó un mensaje para buscar coordinación este miércoles, y ha explicado que ella envió uno a Buch que él respondió de forma breve: "Creo que debería haber una comunicación más fluida de la que está habiendo". La alcaldesa, por cierto, mantiene desde hace tiempo una pésima relación con el titular de Interior.

Ha sostenido, "desde la lealtad y de forma constructiva", que ha oído diferentes voces en el Govern con posturas contradictorias sobre las movilizaciones, y ha defendido que se requiere calma e inteligencia en la situación actual, tras una sentencia que condena a los dirigentes independentistas encarcelados a penas de entre 13 y nueve años de prisión.

La alcaldesa vio con preocupación los altercados de la noche del martes, que ha abordado este mismo miércoles en el Centro de Coordinación (Cecor) de servicios de la ciudad, al que han acudido miembros de la Guardia Urbana, Bombers de Barcelona, Mossos d'Esquadra y servicios de limpieza --que se han duplicado durante la noche-- y movilidad.

Ha hecho un "llamamiento a la calma" ante una situación que cree que es complicada por la indignación tras la sentencia, por lo que ha defendido que el derecho a protestar esté garantizado, pero que también lo estén la paz y el diálogo, según la alcaldesa, que ha condenado los incendios y ha pedido que lo hagan todas las instituciones, porque pusieron en peligro a vecinos.

Ha explicado que los Bombers han recibido 230 avisos esta la noche, durante la que Colau cree que los altercados han estado provocados por una minoría que ha incluido a personas que lo han hecho de forma improvisada, pero otros "venían con líquidos inflamables, y eso no se improvisa".

Conversación con Calvo

Ha relatado que, durante la cena de los Premios Planeta ---evento que abandonó para seguir los altercados--, habló con la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, a la que transmitió el "malestar que hay en Catalunya" por unas condenas altísimas a personas que no han cometido actos de violencia, según Colau.

La alcaldesa ha lamentado que la situación deba abordarse en un contexto electoral por los comicios generales del 10 de noviembre, que "no se deberían haber convocado, fue una irresponsabilidad", porque es el peor contexto para que los partidos colaboren, por lo que ha pedido sentido de responsabilidad.

Colau ha criticado también que algunos aseguren que en Catalunya y Barcelona hay violencia generalizada, algo que ha negado: "Lo último que necesitamos son pirómanos que generan alarmismos y que quieran hablar de excepcionalidad".