Ir a contenido

EN EL FÒRUM

El Besòs aumenta la presión con nuevas acciones para frenar la instalación de un centro para 'menas'

Las impulsoras de las caceroladas en el barrio están molestos por el trato recibido por las administraciones

Ayuntamiento y Generalitat aseguran que todavía no han decidido la ubicación definitiva del equipamiento

Luis Benavides

Una de las pancartas contra el centro para ’menas’ proyectado presuntamente en el Fòrum

Una de las pancartas contra el centro para ’menas’ proyectado presuntamente en el Fòrum / SERGI CONESA

Una semana después siguen sin una respuesta clara de las administraciones. Por eso seguirán acampados en el solar propiedad de la Generalitat junto a la Torre Telefónica, en el Fòrum. No permitirán, aseguran los portavoces de este grupo de vecinos del barrio del Besòs i el Maresme, que en ese punto se instale un Centro de Atención Inmediata (CAI) para menores extranjeros no acompañados. Este grupo de vecinos, hartos de esperar y molestos por el trato recibido por algunos representantes políticos, anuncian nuevas medidas como concentraciones frente a la sede de la ‘conselleria’ de Treball, Afers Socials i Famílies. 

Los vecinos que ahora han ocupado este terreno, que custodian por turnos, empezaron a organizarse y movilizarse antes. Desde el 12 de agosto salen a la calle cacerola en mano para exigir más seguridad y limpieza en las calles y plazas del barrio. Siempre de manera pacífica y sin cortar el tráfico, subrayan. “Todo empezó en un grupo de Facebook donde algunos vecinos empezaron a colgar fotografías de jeringuillas, plagas en los plataneros, ratas enormes…  Estamos hartos y nos sentimos olvidados”, explica una de las nueve mujeres que impulsaron esta ruidosa protesta, Mercedes Rus, madre de dos mellizos de 19 meses. La gota que colmó el vaso, asegura, fue un altercado con un toxicómano en un parque infantil. Esa misma noche salieron ella y otras ocho madres, con sus respectivos hijos, todos menores, con intención de hacerse escuchar. Ahora reúnen a unas 200 personas cada día.

“A los cuatro días de salir a protestar el concejal del distrito, David Escudé, vino a una de nuestras marchas para hablar con nosotros y nos ofreció reunirnos. Nos dijo que respetaba nuestras movilizaciones, que podíamos seguir haciéndolas porque no cortábamos el tráfico y respetábamos el descanso de los vecinos”, recuerda Rus, quien desmiente que algún grupo xenófobo o partido político de extrema derecha pueda andar detrás de estas protestas con la idea de generar crispación y sacar algún rédito político. “Solo pedimos un barrio digno. Y respecto a los ‘menas’, que es otro tema,  nos han tachado de racistas cuando eso no es cierto. Aquí hay gente de diferentes razas, personas con parejas de otras nacionalidades… Solo decimos que este solar no es el más adecuado para estos jóvenes porque está  a 100 metros de una narcosala”, explica otra de las impulsoras de la movilización, Noelia Lago, madre de un niño de 7 años, quien considera que poner estos dos servicios tan cerca puede ser un cóctel explosivo, principalmente para los propios menores.

El desencuentro con el ‘conseller’

Con el ‘conseller’ Chakir el Homrani, responsable de la cartera de Treball, Afers Socials i Famílies, consiguieron hablar cara a cara este lunes. “A través de un chivatazo nos enteramos que tenía una reunión en la ‘conselleria’ del paseo de Taulat y fuimos. Nos recibió y estuvimos unos cinco minutos. Nos dijo que el proyecto se tiene que hacer y que el ayuntamiento debe confirmarles el emplazamiento la semana que viene”, explica Rus, quien considera sospechoso que después de ese encuentro informal se presentaran agentes de los Mossos a su cacerolada intentando identificar a los organizadores de la misma para impedir que se celebrase. “Con la ayuda de la asociación de vecinos Zona Fòrum hemos tramitado los permisos para seguir protestando y a partir de mañana pensamos reunirnos en la puerta de su conselleria cada día con las cacerolas", advierte otra de las impulsoras, Jenny Rodríguez, muy decepcionada también con las formas del concejal del distrito en los últimos días. "Nos dio una tarjeta con su teléfono  pero cuando vinieron los Mossos intentamos contactarle y no lo cogía. Todavía estamos esperando que Escudé responda nuestras llamadas", asegura.

Un centenar de vecinos se han reunido hoy, aprovechando el día festivo, junto al solar de la Generalitat, para exigir más limpieza y seguridad en el barrio y contra la instalación de un centro para 'menas' en Sant Martí / SERGI CONESA

Filtraciones y rumores

Una presunta filtración permitió a los vecinos conocer la posible llegada al barrio de un centro para menores migrantes no acompañados que sustituiría el que actualmente está en Collserola, concretamente en el término municipal de Sant Cugat del Vallès, desde el pasado mes de julio. “Tenemos vecinos que trabajan en la administración y nos informaron de los planes del Ayuntamiento y la Generalitat”, asegura Rus.

En un primer momento, las asociaciones de vecinos de la zona se mantuvieron al margen de las protestas de estos vecinos. La Associació Zona Fòrum ha acercado posiciones con ellos. No así la Associació de Veïns del Besòs, cuyo representante sigue pidiendo “prudencia”. El presidente de esta entidad, Francisco Abad, considera que no es el momento de hacer ruido porque “se está negociando y tenemos al ayuntamiento de nuestra parte al coincidir con los vecinos que el solar del Fòrum no es el más adecuado”. Asimismo, asegura que el barrio ha mejorado mucho en cuanto a limpieza. Con todo, Abad recuerda que el centro, donde se instale, tendría una capacidad para 40-50 jóvenes que apenas estarían 48 horas en este centro antes de ser derivados a otros equipamientos de la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) con carácter definitivo. 

En un comunicado, Abad ha salido al paso de los rumores de un posible traslado del CAI al antiguo solar de Coca-Cola en el vecino barrio de La Pau. Las obras en este espacio, convertido tras la marcha de la compañía de refrescos en un enorme aparcamiento para autocaravanas y caminos, comenzaron en agosto a través de un Plan de Mejora Urbana (PMU) cuyo objetivo es “conseguir para el barrio nuevos espacios públicos y dejar el suelo correctamente parcelado y preparado para un futuro aprovechamiento residencial”, detallan fuentes municipales. 

Fuentes del Departament d’Afers Socials de la Generalitat aseguran a EL PERIÓDICO que todavía no se ha tomado una decisión sobre la ubicación del CAI para ‘menas’, a la espera de una propuesta del Ayuntamiento de Barcelona  “que cumpla con las condiciones y pueda ponerse en marcha en los plazos acordados”. Las mismas fuentes esperan que la situación se pueda “desencallar” en breve pues las dos administraciones coinciden en la necesidad de trasladar el centro situado en Collserola a la capital catalana. Tres de cada cuatro menores no acompañados llegan a Barcelona, aunque en la ciudad solo se quede el 12%, y por eso consideran conveniente ubicar el centro en un lugar más céntrico y accesible”.

Por su parte, fuentes municipales aseguran que “el Ayuntamiento de Barcelona está plenamente de acuerdo con la urgencia y la necesidad de construir un CAI para menores no tutelados en la ciudad de Barcelona” y que acordarán en las próximas semanas la ubicación de este centro que “todavía no está decidida”, como sospechan los impulsores de las movilizaciones.  Con todo, las mismas fuentes recuerdan que es la Generalitat “la administración que tiene asignada exclusivamente” la tutela de estos menores y que el consistorio seguirá colaborando.

Los vecinos seguirán protestando y acampando junto a la Torre Telefònica hasta que alguna administración comunique oficialmente que el CAI no se instala en Sant Martí. "¿Por qué no se lo llevan a otro distrito como Sant Gervasi? Allí seguro que ni se lo plantean y seguro que el entorno sería mucho más favorable", explica una de las organizadoras.