Ir a contenido

FENÓMENO EN EXPANSIÓN

Barcelona quiere reducir "drásticamente" el número de bicitaxis

El ayuntamiento sostiene que no mejora la movilidad urbana porque está orientada solo a turistas

Agentes de la Guardia Urbana, en un control de bicitaxis.

Agentes de la Guardia Urbana, en un control de bicitaxis.

El Ayuntamiento de Barcelona quiere reducir "drásticamente" el número de bicitaxis en la ciudad y regularizar su uso, tras constatar que circulan por la ciudad más de 2.000 de estos vehículos y que existe un "limbo legal" al respecto.

El teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha explicado que se estima que solo 500 de esos vehículos, que han proliferado "en exceso" los últimos tiempos, "están bajo algún tipo de regulación". "Están causando un perjuicio a los peatones, que son la prioridad del gobierno municipal", ha dicho Collboni, que ha explicado que durante el mes de julio se confiscaron 122 bicitaxis, el doble que el mes anterior, en un intento de "asegurar el retiro de la vía pública de todos aquellos vehículos sin licencia".

"Barcelona no es Bombay", ha dicho Jaume Collboni, que ha admitido que "es cierto que hay un cierto 'limbo legal' respecto a estos vehículos, por lo que iniciaremos conversaciones con la Dirección General de Movilidad y Transporte, tanto del Ministerio como de la Generalitat, para regular este sector", ha añadido.

Al acto también ha acudido la concejal de Movilidad, Rosa Alcorcón, que ha recordado que la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos establece que estos vehículos no pueden circular por aceras ni por carriles bici que no sean suficientemente anchos.

"La legislación que tenemos es muy débil, solo una ordenanza del año 2017. No es suficiente, necesitamos más medidas y ya estamos trabajando para que la Dirección General de Tráfico (DGT) incluya los bicitaxis en el código de circulación", ha añadido Alcorcón.

"Limbo legal"

Collboni ha destacado que estos ciclos de más de dos ruedas están actualmente en un "limbo legal", y Alarcón ha explicado que están trabajando con la Dirección General de Tráfico (DGT) para que se incluyan en el Código de Circulación para que dejen de estarlo.

Además, prevén abordar con la Generalitat cómo regular este sector como actividad económica, ha dicho Alarcón, que ha sostenido que esta actividad "no contribuye en nada al modelo Barcelona" ni mejora la movilidad de los barceloneses, porque está fundamentalmente enfocada al turismo.