04 ago 2020

Ir a contenido

CAMBIO DE HÁBITOS

Abierto un aparcamiento de bicis pionero en Sant Joan Despí (Barcelona)

El AMB continúa aumentado la red de aparcamientos de alta capacidad de Bicibox para fomentar una movilidad más sostenible

Luis Benavides

Imagen de Antoni Poveda en el interior del nuevo aparcamiento de la red Bicibox de Sant Joan Despí, esta mañana

Imagen de Antoni Poveda en el interior del nuevo aparcamiento de la red Bicibox de Sant Joan Despí, esta mañana / ELISENDA PONS

La infraestructura ciclista de la gran Barcelona sigue creciendo. Dos meses después de la inauguración del primer aparcamiento para bicicletas de gran capacidad de Gavà,  los vecinos de Sant Joan Despí ya tienen a su disposición un lugar donde aparcar sus bicis con total seguridad. Como particularidad, la nueva instalación está situada en unos bajos de titularidad municipal. El alcalde del municipio, Antoni Poveda, cree que este nuevo formato “marca el camino a seguir”, especialmente en ciudades tan densas como Barcelona, que hasta el momento han sido reacias a instalar los módulos de la red Bicibox a pie de calle alegando problemas de espacio en la vía pública.  “Se debe estudiar la posibilidad de aprovechar locales comerciales o bajos que no se hagan servir para ampliar e instalar este servicio en otros municipios metropolitanos”, ha explicado el también vicepresidente de Movilidad y Transporte del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB).

El local cuenta con cámaras de seguridad y ofrece un rincón mecánico con herramientas básicas y una mancha para inflar ruedas. Está situado en el 81 de la avenida de Barcelona, una de las vías principales de Sant Joan Despí. A diferencia del módulo XL de Gavà, pegado a la estación de trenes y pensado para fomentar la intermodalidad, el nuevo aparcamiento está más orientado a los habitantes del municipio. 

Servicio mixto

El espacio está dividido en dos partes diferenciadas, separadas por una puerta. Las 42 plazas de color azul están disponibles para todos los usuarios de la red Bicibox, que pueden usar su carnet para acceder al local y aparcar durante 24 horas, mientras las 46 plazas de color rojo se rigen por la normativa de la empresa municipal Aparcaments Despí SA, propietaria del local, y el estacionamiento no tiene un límite de tiempo. El uso de las primeras es gratuito para los usuarios de la red -siempre y cuando no se utilice como trastero- y alquilar una de las segundas tiene un precio de 4 euros mensuales.

La red Bicibox impulsada desde el AMB empezó a funcionar en julio del 2011 en varios municipios y su demanda creciente hizo necesario un cambio de estrategia con estos aparcamientos de alta capacidad. En Sant Joan Despí, sin ir más lejos, hay una veintena de módulos con una capacidad para una docena de bicicletas y cinco estaciones e-Bicibox, la bicicleta eléctrica metropolitana. Todos presentan unos niveles de ocupación muy elevados, según Poveda.  “Estos nuevos formatos suponen un importante paso adelanto para generalizar el uso diario de la bicicleta entre la ciudadanía”, ha asegurado el vicepresidente, en referencia al freno que supone a la movilidad a pedales no tener un lugar dónde aparcarla y, sobre todo, el miedo a sufrir un robo.

Según el último barómetro de la bicicleta encargado por la Red de Ciudades por la Bicicleta (RCxB) al GESOP, nueve de cada 10 españoles opinan que las administraciones deben fomentar el uso de la bicicleta y la gran mayoría apoya que se creen aparcamientos para bicicletas en estaciones de transporte público, centros públicos y privados y comunidades de vecinos.

El AMB ya tiene encarrilado otro aparcamiento similar en la estación de ferrocarriles de Sant Cugat del Vallés, que podría abrir a finales de año, y otros tres estarán situados en los vestíbulos de tres paradas de metro: Pompeu Fabra, de la línea 2, y Mercabarna y Parc Logístic, de la línea 9.