Ir a contenido

MOVILIDAD SOSTENIBLE

El AMB construirá seis aparcamientos de gran capacidad para bicicletas

Los módulos o zonas vigiladas para estacionar de forma segura estarán situados en puntos estratégicos de la red de transporte público para fomentar la intermodalidad

Luis Benavides

Render del futuro aparcamiento de bicicletas de la estación de metro Mercabarna

Render del futuro aparcamiento de bicicletas de la estación de metro Mercabarna

uno de cada cuatro ciclistas habituales le han robado la bicicleta o alguna de sus piezas en los últimos cinco años, según el último barómetro de la bicicleta en España. Más allá del porcentaje, el mantra que dice que aparcar una bicicleta en la calle es una auténtica lotería por muy bueno que sea el candado tira para atrás a muchos usuarios potenciales. Tener la bicicleta en el balcón o el trastero tampoco favorece su uso diario. Por todo esto, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) apuesta por los aparcamientos seguros Bicibox, que empezaron a funcionar en julio del 2011 en varios municipios metropolitanos, y acaba de anunciar la apertura de media docena más de alta capacidad en puntos estratégicos de la red de transporte público para fomentar la intermodalidad.

En menos de dos meses el ente metropolitano pondrá en marcha tres aparcamientos de hasta 100 plazas junto a la estación de trenes de Gavà, en la estación de ferrocarriles de Sant Cugat del Vallés y en un local de titularidad municipal situado en la avenida de Barcelona de Sant Joan Despí. “En Gavà y Sant Joan Despí podrían estar listos en un mes y medio, y el de Sant Cugat del Vallès -que realizará el ayuntamiento- podría estar en funcionamiento antes de que acabe el mandato”, explica el vicepresidente de Movilidad y Transporte del AMB, Antoni Poveda.

Los futuros aparcamientos de gran capacidad integrados en la red Bicibox / Amb

Los otros tres aparcamientos de gran capacidad estarán situados en los vestíbulos de tres paradas de metroPompeu Fabra, de la línea 2, y Mercabarna y Parc Logístic, de la línea 9. Así, con la apertura de estos aparcamientos subterráneos, las personas que trabajan en el polígono de la Zona Franca, por ejemplo, podrán ir al trabajo en metro y realizar los últimos metros hasta el trabajo en su propia bicicleta. A la vuelta, los usuarios de estos módulos Bicibox podrán dejar la bici en la estación con total tranquilidad (el sistema dispone de un seguro para responder a posibles robos). 

Estos tres aparcamientos, con una capacidad de 40 plazas cada uno, se encuentran en proceso de licitación. AMB firmó un convenio con Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) el pasado mes de junio. El vicepresidente está convencido de que “muchas personas están dispuestas a usar la bicicleta pero no se atreven porque creen que faltan facilidades”. Y por “facilidades” entiende una malla ciclable que incluya carriles bicis y aparcamientos suficientes y seguros. 

Fase de expansión

El número de plazas de estos aparcamientos cerrados, con registro y control de acceso, ha aumentado en 460 (30%) desde finales del 2014 hasta finales del 2018, mientras el número de usuarios registrados durante el mismo periodo ha pasado de 3.500 a 12.150. Este incremento del 245% requiere, explican fuentes del ente metropolitano, un “salto cualitativo” para absorber toda la demanda. En este contexto surge la idea de instalar aparcamientos de mayor capacidad. “En algunas ubicaciones del área metropolitana ha llegado el momento de pasar a la fase 3”, detallan las mismas fuentes. Esta tercera fase contempla aparcamientos de hasta 200 bicicletas. La fase 1 y fase 2, según el modelo de la oferta de plazas diseñado por el ente metropolitano, requiere aparcamientos de 5 a 10 plazas y hasta 30 respectivamente.

El pionero, por tamaño, será el situado en la estación de trenes de Gavà, que ya contaba con cuatro módulos de menor capacidad pero con una alta ocupación.  El nuevo tendrá capacidad para 100 bicicletas, con 25,7 metros de largo, estará situado a la izquierda de la estación de Renfe y ocupará una superficie de casi 110 metros cuadrados donde antes había un espacio para aparcar motocicletas. Los usuarios de este servicio, pensado especialmente para los que cogen a diario el tren, también ofrecerá taquillas para cargar baterías eléctricas y una columna de  herramientas para reparaciones sencillas.

Render del futuro aparcamiento con capacidad para 100 bicicletas situado junto a la estación de Renfe Gavà.

Prueba piloto en Sant Joan Despí

Poveda, también alcalde de Sant Joan Despí, predicará con el ejemplo y convertirá uno de los  locales vacíos del ayuntamiento en un aparcamiento para bicicletas gracias a un convenio de colaboración entre AMB y la sociedad ADSA (aparcamientos Despí SA). Esta planta baja, situada en el 81 de la avenida de Barcelona, frente a la estación del Trambaix Centre Miquel Martí i Pol (T2), suma unos 136,4 metros cuadrados y estará dividida en tres grandes zonas.

Así, los residentes en Sant Joan Despí podrán aparcar sus bicicletas en la zona delimitada con pintura marrón – incluirá un espacio para bicicletas de grandes dimensiones como triciclos y bicis de carga-, mientras la zona azul se regirá por el reglamento vigente del servicio Bicibox. La tercera zona es la de acceso, que incluirá un rincón mecánico con herramientas y bomba para hinchar ruedas.

Sin Bicibox en Barcelona

Bicibox, con más de 165 estaciones repartidas en 19 de los 36 municipios metropolitanos, cuenta actualmente con unos 12.000 usuarios. Esta red pública de aparcamientos gratuitos  –solo se cobran 5 euros al día si el sistema detecta que la bicicleta no se utiliza- ofrece un espacio a prueba de amigos de lo ajeno durante un periodo máximo de 48 horas entre semana y 72 horas el fin de semana.

Estos módulos para bicicletas no han llegado a la ciudad de Barcelona, aunque AMB ha instado al Ayuntamiento de Barcelona a colocar estos aparcamientos antirrobos en su territorio. Un primer paso podría ser la colocación de grandes módulos de intercambio que permitan a los usuarios de EBiciboxla bicicleta eléctrica metropolitana compartida, aparcar con seguridad y seguir su recorrido a pie, Bicing u otros modos de transporte como el metro, ferrocarril, autobús o tranvía. En otras palabras, estos intercambiadores permitirían a los usuarios de esta flota de bicicletas eléctricas con 45 estaciones repartidas únicamente por el Baix Llobregat y el Vallès alcanzar la capital catalana a diario.

El vicepresidente de Movilidad y Transporte del ente metropolitano tiene en mente dos ubicaciones: en la Ciudad de la Justicia y en la Diagonal, a la altura de la avenida del Doctor Marañón. “Quiero pensar que no tendremos dificultades para tener estas dos estaciones de intercambio”, explica Poveda, quien considera que el Ayuntamiento de Barcelona podría destinar locales vacíos al estacionamiento de vehículos de dos ruedas. Así se solucionaría, asegura, la falta de espacio en la vía pública para la instalación de este tipo de aparcamientos de gran capacidad.

Temas: Bicicletas