21 oct 2020

Ir a contenido

autopsia electoral

¿Dónde perdió Ada Colau la alcaldía de Barcelona?

La líder de Barcelona en Comú fue especialmente castigada en Nou Barris y Sant Martí, sus feudos del 2015

El independentismo subió 9.000 votos aunque bajó en porcentaje al 39,5% y perdió tres concejales

Rafa Julve

¿Dónde perdió Ada Colau la alcaldía de Barcelona?

La victoria en las elecciones municipales de Barcelona se vendió más barata que nunca en 40 años de ayuntamientos democráticos. A Ernest Maragall y ERC les bastaron 160.990 votos para alzarse con el triunfo y desbancar a Ada Colau y Barcelona en Comú, que se quedó a 4.833 papeletas de repetir triunfo. La todavía alcaldesa bajó de los 176.594 apoyos del 2015 a los 156.157 del pasado domingo, 20.437 respaldos menos en una contienda en que la participación creció más de un 5% en todos los distritos salvo en Nou Barris (+2,3%). Estas son algunas de las conclusiones que arrojan los resultados del 26-M.

Colau cae en los distritos que la auparon

Nou Barris fue imprescindible para que Colau lograra la vara de mando en el 2015 y fue clave para que perdiera la primera posición el pasado domingo. En ese distrito se dejaron los 'comuns' 6.780 votos, la mayoría de los cuales no es descabellado pensar que fueran a parar a las filas del PSC, que recuperó el liderato en ese territorio con un discurso nada ambiguo en el debate soberanista. Sin embargo, tan determinantes en la derrota lo fueron los 4.926 apoyos que Barcelona en Comú perdió en Sant Martí o los 3.321 que se le escaparon en Horta-Guinardó. Ligeramente menor fue la sangría en Sant Andreu (-2.875) y Sants-Montjuïc (-2.289), y simbólico que pasara del segundo al quinto lugar en Les Corts con 272 votos menos. Aunque para simbólico, Ciutat Vella: BComú ganó en el distrito más castigado por los narcospisos y la inseguridad, pero con 1.697 papeletas menos. Solo cosechó más sufragios en Gràcia (+1.108), Sarrià-Sant Gervasi (+494) y el Eixample (+121).

El Eixample propulsa a ERC

Las municipales de Barcelona se suelen ganar en el Eixample, más que nada porque es el distrito con mayor número de electores: 129.324 personas acudieron a las urnas el domingo, de las que 29.444 optaron por Esquerra. A costa sobre todo del batacazo de JxCat y en parte también de la CUP, los republicanos duplicaron en esa zona los resultados del 2015, consiguiendo el récord de concejales (10) gracias también al impulso en otras plazas clave como Sant Martí, donde pasaron de 12.048 a 24.783 sufragios. En su objetivo de erigirse como la 'Casa gran del sobiranisme' y con el permiso de un triunfante Carles Puigdemont en las europeas, ERC capitalizó mucho 'voto útil' independentista fagocitando a las otras fuerzas del bloque en las zonas más refractarias al tema identitario. Resultó llamativo no obstante que los republicanos subieran 6.652 apoyos en Gràcia pero quedaron segundos tras los 'comuns', que pese a perder se impusieron en seis de 10 distritos. Esquerra solo ganó en Les Corts y el Eixample.

Independentismo: más pero menos

Un partido independentista ha ganado las elecciones municipales de Barcelona, por lo que podría decirse que es el primero en hacerlo ya que la CiU de Xavier Trias no parece que lo fuera en el 2011. El secesionismo puede estar contento por ese lado, pero también tiene motivos para la decepción si se profundiza en la comparación con los comicios del 2015. Hace cuatro años, por ejemplo, la suma de CiU, ERC y CUP cosechó 288.488 papeletas, el 41,18% del total. En esta última ocasión, y con una participación superior en 5,6 puntos, ese tripartito y Barcelona És Capital recopilaron 297.512 sufragios, el 39,45% del global. Se trata por tanto de 9.054 votos más pero 1,73 puntos porcentuales menos que hace cuatro años. Y lo que es más relevante: de 18 concejales han bajado a 15, mientras que el bloque PSC-PP-Cs ha pasado de 205.765 a 275.987 papeletas (del 29,37% al 36,61%); de 382.377 a 432.144 (del 54,58% al 57,32%) si se incluye a BComú.

Dobles y triples socialistas

La gesta más llamativa del PSC ha sido recuperar la primera plaza del podio electoral en Nou Barris, caladero de votos que tantas alegrías les dio años ha y con el que ya se reconcilió en las pasadas elecciones generales. El pasado domingo, los socialistas recogieron allí la decepción con los 'comuns' en forma de 19.193 votos, 8.371 más que en el 2015. Y aun con todo eso, este fue el único distrito donde la lista de Jaume Collboni no duplicó los guarismos de la contienda precedente.

En el resto de zonas de la ciudad, los socialistas catalanes lograron duplicar los resultados de hace cuatro años (todo sea dicho, venían de muy abajo) e incluso hubo dos en los que se marcó un triple: Les Corts (pasó de 2.912 a 6.965 respaldos) y Sarrià-Sant Gervasi, donde subió de 3.125 a 10.261 sufragios. En ese último distrito, no obstante, la mayor alegría se la llevó la lista de Manuel Valls y Ciutadans, pues venció en ese territorio con 19.085 votos, 5.300 más que el segundo clasificado, JxCat. Gracias a esos resultados la candidatura del exprimer ministro francés puede presumir de haber adelantado a los posconvergentes en el recuento global.