Ir a contenido

COLOQUIO PRIMERA PLAN@

Colau pide el "voto útil de la izquierda" para derrotar a Maragall

Subraya que el alcaldable de ERC se abre ahora a pactar con la derecha porque se ve derrotado

La alcaldesa se muestra crítica con Quim Torra: "Me sabe mal que no se haya creído el cargo"

Toni Sust

Ada Colau asiste a Primera Plan@: Maragall ha abierto la puerta a pactar con la derecha. / JOAN CORTADELLAS / ZML

Ada Colau ha pedido este jueves el “voto útil de la izquierda” para asegurar la victoria de Barcelona en Comú y para evitar la del alcaldable de ERC, Ernest Maragall, del que ha celebrado que haya sido “sincero” y haya abierto públicamente la puerta a un pacto con la derecha, en alusión a Junts per Catalunya, incluso si no gana las elecciones.

Colau ha lanzado esta petición de voto progresista –un clásico de toda la vida en campaña electoral- en el coloquio Primera Plan@, que organizan EL PERIÓDICO y Banc Sabadell. La candidata no ha querido contemplar hipótesis de quedar segunda y ser alcaldesa con el apoyo de otros grupos: “Sólo contemplo ganar”.

Así ha formulado la alcaldesa su petición a los barceloneses: “Maragall dijo ayer aquí que abría la puerta a un pacto con la derecha nacionalista, celebro que sea sincero, se ve perdedor. Sería un pacto muy malo para Barcelona. Pedimos que el domingo los votantes de izquierda se movilicen. Les pido el voto útil para una candidatura progresista para que el gobierno de la ciudad sea de izquierdas y no pacte con ninguna de las derechas que se presentan”.

Barcelona contra Girona

“No hace gracia, como alcaldesa y como catalana. Como catalana me sabe muy mal tener un presidente que no se ha creído el cargo y que no haya ejercido como tal”, ha dicho la candidata sobre Quim Torra a raíz de que este asegurara que Barcelona había abdicado como capital de Catalunya dejando este papel a Girona. Ha lamentado que Torra “confronte a Barcelona con Girona” y de paso ha atacado a Esquerra por ser su socio: “Me sabe mal que ERC lleve años bloqueando los presupuestos más sociales y lleve años gobernando en la Generalitat con la derecha corrupta catalana. Las fuerzas de izquierda deberían recordar que son de izquierdas”.

En el recinto modernista del Hospital de Sant Pau, Colau ha repasado la gestión de su gobierno en los últimos cuatro años, y, como suele, ha destacado el incremento en inversión social, la operadora energética municipal, el dentista, y medidas que logró pactar con otros grupos y administraciones, como el cierre de la Modelo y la llegada del metro a la Marina. Ha citado también el acuerdo con la Sagrada Família para que pague impuestos y el cerrado con el Barça para que reorganice su entorno. Sobre la situación política general, ha vuelto a apostar por la política de acuerdos y la salida de la cárcel de los políticos presos por el procés.

Buch, el enemigo

La alcaldable de Barcelona en Comú ha vuelto a cuestionar la actuación del conseller de Interior, Miquel Buch, en relación con la ciudad, y le ha acusado de desatender interesadamente sus problemas de seguridad.

Como suele, Colau ha negado que su gobierno haya sido permisivo con el top manta y ha recordado que se da en otras ciudades. Ha pedido colaboración de la Generalitat y el Estado con el fin de potenciar planes de ocupación para que los manteros se dediquen a una actividad legal, para lo que ha solicitado un cambio de la ley de extranjería –“Una ley racista”, ha denunciado- que facilite el acceso a los permisos de trabajo.

“Es un escándalo que la ley trate ambas situaciones de la misma forma”, ha afirmado sobre las ocupaciones de pisos por parte de familias vulnerables y de las de quienes ocupan para abrir narcopisos.

El peor 'conseller'

Colau ha aprovechado que hablaba de educación y, entre otras cosas, del proyecto de convertir centros concertados de la ciudad en públicos, para afirmar que Maragall fue “el peor conseller de Educació” y recordar que blindó los conciertos con colegios que separan a niños y niñas en líneas distintas.

La alcaldable ha reafirmado su compromiso de lograr la conexión del tranvía y de la retirada paulatina de los coches de la ciudad. También ha asegurado que se imagina sólo ser alcaldesa dos mandatos: "No tengo otro plan en mi cabeza". No se cierra, ha precisado, a un tercer mandato.