Ir a contenido

Para reducir la siniestralidad

Colau quiere que la velocidad máxima en 3 de cada 4 calles sea de 30 km/h

Esta medida supone ampliar del 50% al 75% las vías de la ciudad con esa limitación

El Periódico

Una señal de tráfico muestra la limitación de velocidad a 30 km/h en Barcelona.

Una señal de tráfico muestra la limitación de velocidad a 30 km/h en Barcelona. / Álvaro Monge

La alcaldesa y candidata de Barcelona en Comú a la reelección, Ada Colau, ha propuesto ampliar del 50% al 75 % las calles de la ciudad con una velocidad máxima limitada a 30 km/hora para reducir el número y la gravedad de los accidentes de tráfico y mejorar la convivencia entre peatones y vehículos.

La alcaldable de los comunes ha manifestado la voluntad de ampliar la limitación a 30 km/hora a vías intermedias y en concreto, ha citado las calles Diputación, Bruc, Creu Coberta, Gran de Gràcia y Torres i Bages.

Colau ha situado la reducción de la velocidad, que en Barcelona es de una media de 22 km/hora, como tema clave de las propuestas electorales en el ámbito de la movilidad, que ha presentado hoy en un acto en la plaza Eivissa del barrio de Horta junto al concejal Eloi Badia.

La candidata a la reelección como alcaldesa ha señalado que tanto la Guardia Urbana como los estudios de expertos señalan la velocidad como factor clave de los accidentes y de su gravedad en la ciudad.

"Ciudad de peatones"

Ada Colau ha apelado a "no normalizar" los accidentes de tráfico porque "son evitables", y ha recordado que en 2018 en la ciudad de Barcelona fueron más de 9.000, con 12.000 heridos, 238 graves, y 21 fallecidos.

En el acto, Colau ha sostenido que "Barcelona debe ser una ciudad de peatones" y ha asegurado que la capital catalana es ya "envidiada en Europa porque el 30 % de los desplazamientos se hacen a pie".

"Queremos que caminar en Barcelona sea placer, sin humo, sin ruido, con sombra y, sobretodo, con seguridad", ha subrayado Colau, que se ha referido también a otras medidas urbanísticas para combatir la contaminación que afectarán a la movilidad, como la de convertir en ejes verdes una de cada tres calles del distrito del Eixample.