Ir a contenido

tragedia en badalona

"Al abrir la puerta, el aire te quemaba la piel"

Un paquistaní sobrevivió al incendio de Badalona descolgándose con unos tejanos por la ventana de un octavo piso

Mossos y Bombers buscan la causa en un domicilio que el Ayuntamiento desconoce si estaba ocupado

Guillem Sànchez

Los cuerpos de las tres personas fallecidas fueron sacados por las ventanas del edificio.

Los cuerpos de las tres personas fallecidas fueron sacados por las ventanas del edificio. / ACN / PERE FRANCESCH

El bloque número 244 es un esqueleto con la columna carbonizada. Pero entera. Una mala salud de hierro que permitirá al 'Lineal', el viejo edificio zarandeado por el virulento fuego que se ha cobrado tres muertos y ha herido a 29 personas, seguir presidiendo la entrada de Badalona por el barrio de Sant Roc

Tate y Shaid esta mañana miraban desde la acera sus ventanas, en la séptima y la novena planta, y se preguntaban cuándo les dejarán entrar a recoger sus cosas. Que ellos sepan, sus domicilios aguantaron el paso de las llamas. Pero les fue de un pelo. 

Tate (no quiere usar su nombre de pila porque odiaría la fama por un episodio que detesta haber protagonizado) a las nueve de la mañana del sábado se acababa de acostar. Subió por el ascensor apurando un panini que se zampó tras una noche de fiesta. A punto de cerrar los ojos, "¡Booom!". El incendio en el 1º 2ª, un piso en el que vivían hacinados varios vecinos rumanos, ardía y estalló "una bombona de butano", que dio la alarma definitiva a la comunidad. Cuando Tate abrió la puerta para ver qué ocurría, la escalera ya estaba infestada de un humo negro que hacía imposible plantearse escapar hacia la calle. Sobre todo, porque la temperatura "del aire" era tan elevada que "quemaba la piel".

Despertó a su hermano mayor y a sus padres y cerraron la puerta del comedor. Los gritos ya llegaban desde todas las direcciones. Y en pocos segundos, un segundo "¡Booom!", que sonó justo sobre sus cabezas, en el 8º 2ª, el piso en el que se encontraron dos cadáveres calcinados. 

Humo negro por las ranuras

Shaid, de 50 años y de origen paquistaní como los fallecidos, explica que en ese piso vivían cuatro compatriotas contratados en la construcción. Shaid salvó su domicilio, el 9º 2ª, porque no abrió la puerta y esperó a la autoescalera de los bomberos. No lo hizo porque vio antes de girar el pomo que se filtraba humo negro por los cuatro costados. 

Con la segunda explosión, en casa de Tate los nervios estallaron definitivamente. Su madre "se desmayó tres veces", su padre "no se lo creía" y él y su hermano asumieron la actitud de "espabilar" porque sintieron que la muerte rondaba. 

Por la habitación de matrimonio, de repente, asomaron dos piernas. Eran las de un paquistaní, compañero de los finados, que huía del infierno descolgándose con unos tejanos por la ventana. "¡Desde un octavo piso!", recuerda Tate poniendo ojos como platos. Él y su padre abrieron la ventana y lo metieron en casa. "Estaba desquiciado, en estado de shock e incapaz de atender a ninguna de nuestras preguntas. Había visto algo -la muerte de dos amigos- que lo había dejado fuera de sí". 

Minutos después, la autoescalera llegó hasta su ventana. Primero se llevó al pakistaní, a su madre y a su hermano y, en su segundo viaje, a Tate y a su padre. La misma escalera subiría más tarde a por Shaid, su mujer y su hijo. Frente a ellos vivía la tercera fallecida, una solitaria anciana de 92 años que se medicaba para conciliar el sueño. Tate cree que ni siquiera se enteró, que murió mientras dormía.

Sin causa conocida 

Bombers y Mossos investigan este domingo la causa del incendio declarado en el 1º 2ª. Shaid tiene una hipótesis: Los inquilinos en esos bajos "eran muchos y conectaban a la vez muchas estufas a la corriente" de una red antigua y en mal estado. Oficialmente, todavía no existe ninguna explicación. 

El Ayuntamiento de Badalona, tras reunirse de urgencia nuevamente este domingo, ha asegurado que también desconoce si este piso estaba ocupado aunque sí ha aclarado que no le consta una denuncia por usurpación. Ninguna de las viviendas pertence a una entidad bancaria que hubiera deshauciado a sus anteriores dueños ni tampoco aparece en el registro municipal al que se inscriben familias con riesgo de expulsión. 

Reyes Magos de urgencia 

El alcalde Álex Pastor ha explicado que de momento solo 2 personas han requerido el albergue proporcionado por el Ayuntamiento, el resto de habitantes de los 20 domicilios del bloque dañado, que no podrán recuperar en semanas, se han reubicado en residencias familiares. El Govern ha asegurado que echará una mano y ahora Badalona trabaja para proporcionarles un techo a todos los que acaben solicitándolo y para activar las "ayudas extraordinarias" que puedan surgirles. 

Ayer por la tarde, una de las cosas más urgentes también era evitar que ningún niño se perdiera la visita de los Reyes Magos. Teresa González, primera teniente, tuvo que disfrazarse de 'Melchor' para llevar hasta el hospital de Can Ruti entradas del Club Joventut Badalona y un balón y botas de fútbol que entregó a dos hermanos ingresados. También repartió calcetines nuevos de trinca que tal vez "haya echado de menos" su marido esta mañana.  

Los 6 heridos de gravedad ingresados en la Vall d'Hebrón, entre los que se encuentra el bebé, siguen estables. Esta mañana ha recibido el alta un niño de 4 años. Noticias buenas que asoman tras un episodio trágico para Badalona, como la historia del héroe marroquí que se descolgó por las tuberías para salvar a sus 3 hijos y trepó una última vez para rescatar al pequeño de otro vecino. 

Temas: Incendios