Ir a contenido

violencia contra las mujeres

Víctima del violador de Poble Sec: "Me agarró del cuello, me abofeteó y me aplastó contra el suelo"

Al menos dos de las mujeres agredidas describen a un agresor muy joven, corpulento y agresivo

Los Mossos investigan si tras estos dos últimos ataques se encuentra el mismo violador del 21 y 24 de octubre

Guillem Sànchez / Alex R. Fischer

Pasaje de la Vinyeta, en Montjuïc, donde el violador del Poble Sec atacó a dos de sus víctimas.

Pasaje de la Vinyeta, en Montjuïc, donde el violador del Poble Sec atacó a dos de sus víctimas. / ÀNGEL GARCIA

"Me agarró por el cuello, con mucha fuerza y me tiró al suelo". Marta (nombre falso) es una de las cuatro mujeres del barrio de Poble Sec de Barcelona agredidas sexualmente, con un mes y medio de diferencia, en los aledaños del parque de El Mirador. Ha aceptado una entrevista telefónica con EL PERIÓDICO por si eso sirve de ayuda y para agradecer el trato recibido por parte de "enfermeras, médicos y agentes de los Mossos d'Esquadra" tras una experiencia traumática que ha digerido "sin secuelas" gracias "a su afecto". "Llegaron enseguida y me arroparon todo el rato". Se expresa con una entereza que ella también achaca a su edad, es la única de las cuatro víctimas que supera los 70 años. 

El domingo 25 de noviembre Marta salió de casa a pasear con su perro por la montaña de Montjuïc, un lugar que adora y al que piensa volver "en cuanto detengan a ese desgraciado".  El ataque fue "muy cerca de donde se aparcan los camiones de limpieza, en el pasaje de la Vinyeta". La sorprendió por la espalda, sujetándola por el cuello y derribándola para aplastarla contra el suelo. "Me apretaba tanto que creí que me moría, pensaba que quería matarme. Ya sabía que por la zona había habido otras violaciones [las del 21 y 24 de octubre] pero ni se me ocurrió que me atacara para eso". 
 

Parque del Mirador del Poblesec en Montjuïc

Un violador muy joven y encapuchado

Según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, dos de las cuatro víctimas -las últimas- fueron asaltadas en el mismo punto, en el pasaje de la Vinyeta, la parte baja de la montaña de Montjuïc, y describen a un agresor muy similar: un hombre muy joven, corpulento y violento, con capucha y que las agarró por el cuello. Solo en uno de los dos casos consumó la violación.

Los investigadores del Área Central de Investigació de los Mossos tratan de comprobar si el mismo sospechoso está también detrás de las dos primeras agresiones sexuales.  

Las cuatro mujeres se encontraban paseando el perro. El primer ataque fue el domingo 21 de octubre. El segundo, tres días más tarde, el miércoles 24, a las 8.00 horas de la mañana. El sospechoso en ambos casos, según algunas fuentes, también era un hombre joven. Tras estos dos episodios, y durante un mes, no hubo más agresiones. Hasta el domingo 25 de noviembre, cuando fue atacada Marta.

Marta cuenta que intentó resistirse cuanto pudo. Y que incluso le "hablaba" para lograr que desistiera. Pero no escuchaba y solo le gritaba: "¡Calla! ¡Calla!". Fue muy violento. Le dio "bofetones" y le "aplastó contra el suelo" para evitar que se moviera. Junto a Marta, su perro se quedó tan bloqueado como ella. "Estuvo todo el rato quieto, sin hacer nada, el pobre".

Cuando terminó, el joven huyó y ella quiso gritar socorro. Pero no pudo, la presión sufrida en el cuello la había dejado sin voz. Se levantó, magullada, llorando, y echó a caminar con el perro en dirección a la zona urbana. Sí reunió suficiente voz para llamar al 112 y pedir auxilio.

El cuarto ataque

Según fuentes policiales, el ataque que sufrió Marta se parece demasiado al que sufriría otra mujer la tarde del martes 4 de diciembre, última agresión, 10 días después. Esta víctima andaba también por el pasaje de la Vinyeta cuando se cruzó con un joven que se detuvo para que ella le avanzara. Segundos más tarde, sin embargo, salió de unos matorrales para atacarla.

Como a Marta, la cogió del cuello y la tiró al suelo. Un hombre que en ese instante se encontraba por esta zona de Montjuïc, escuchó los gritos de la mujer y acudió en su ayuda. El violador, al verlo llegar, se dio a la fuga montaña arriba.   

Una violación cada dos días en Barcelona

En la ciudad de Barcelona, según datos del Ministerio de Interior, han violado a una mujer cada dos días este 2018. Por agresiones sexuales con penetración -las que el Código Penal considera violaciones- se han presentado hasta el mes de septiembre 107 denuncias, un 16% más que el mismo periodo del año anterior.

En el 2017 se denunciaron en toda Catalunya 757 agresiones sexuales –con o sin penetración-, 16 casos más que en el 2016 (un aumento del 2,2%) y, en comparación con el 2013, cuando se recogieron en las comisarías 609 demandas, se han incrementado en un 24,3%. Una de cada cuatro víctimas es menor de edad.