Ir a contenido

GOLPE AL NARCOTRÁFICO

El cerco policial ataca las dos vías de suministro de heroína al Raval

Dos operaciones del Grupo 3 de estupefacientes han desarticulado dos grupos paquistanís que abastecían a los narcopisos

Los toxicómanos han sorteado la caída de la organización dominicana acudiendo a los pisos de la droga que siguen abiertos

Guillem Sànchez

Dos agentes de la Guardia Urbana entran este martes pistola en mano en un narcopiso que no pudo ser clausurado durante la operación Bacar.

Dos agentes de la Guardia Urbana entran este martes pistola en mano en un narcopiso que no pudo ser clausurado durante la operación Bacar. / GUILLEM SÀNCHEZ

La operación Bacar de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana, librada contra la organización dominicana que controlaba 26 narcopisos del distrito de Ciutat Vella de Barcelona, ha supuesto el mayor golpe que se ha propinado contra esta epidemia. Pero no la ha extinguido. Pisos de la droga ubicados en calles como las de Sant ClimentEscudellers o Cardona siguen activos y han absorbido parte de los consumidores. Se trata de puntos de venta regentados por otros grupos de traficantes que se nutren, sobre todo, de heroína que viaja hasta Barcelona escondida en maletas de ciudadanos paquistanís residentes en el barrio del Raval, un vecindario que -proporcionalmente- aglutina la concentración más elevada de ciudadanos de este país. Sin embargo, el Cuerpo Nacional de Policíasegún fuentes policiales consultadas por EL PERIÓDICO, también ha atacado recientemente, y en dos ocasiones, este canal de suministro para los narcopisos.  

La vía paquistaní

"No se debe cometer el error de criminalizar a la comunidad paquistaní", subrayan fuentes del Grupo 3 de Estupefacientes, especializado en los grupos criminales organizados que trafican con heroína en Catalunya. Aunque la experiencia de esta unidad demuestra que algunos de estos vecinos sí sucumben a los narcotraficantes, asustados o tentados por los beneficios que les reporta colaborar. En los últimos meses, el Grupo 3 ha desarticulado dos bandas que importaban la heroína para distribuirla en narcopisos del Raval.

La más reciente ha sido la liderada por Mirza B., un ciudadano de más de sesenta años arrestado en septiembre por liderar un clan familiar que aparentemente se ganaba la vida con establecimientos comerciales -locutorios y badulaques- pero que en realidad, según las pesquisas, era el responsable de captar compatriotas para que regresaran de Pakistán con un falso fondo en su maleta de viaje en el que escondían fardos de heroína cultivada en el vecino Afganistán, el principal productor de esta droga en el mundo. La detención de Mirza vino precedida de varias incautaciones de estos envíos que, en suma, consiguieron intervenir casi 15 kilogramos, unas 200.000 dosis.

Poco antes de verano, las autoridades italianas capturaron a Munir S., otro narcotraficante pakistaní con gran movilidad por diversos países europeos al que el Grupo 3 seguía los pasos tras sorprender a varios de sus correos humanos tratando de introducir heroína en Barcelona. Escondiéndola en su equipaje o adosándose los fardos al cuerpo. En total, unos 40 kilogramos, más de medio millón de dosis.

Ambas operaciones han confirmado que los grupos criminales de origen pakistaní tienen heroína y que la distribuyen en el Raval. También que mueven una mercancía extraordinariamente pura conocida como 'brown sugar' (azúcar moreno). Antes de llegar a los narcopisos, no obstante, los distintos intermediarios la cortan -adulterándola de forma peligrosa, porque incluso utilizan productos como diazepam- y la degradan. De cada gramo, "extraen 10 dosis", explican fuentes policiales, que se venden a precios que oscilan entre los 12 y los 5 euros. Es decir, un kilogramo de 'brown sugar' puede acabar reportando ganancias cercanas a los 100.000 euros. Con ese margen, los compatriotas que aceptan -a veces coaccionados- esconder fardos en su maleta pueden recibir incentivos "de hasta 15.000 euros".

La vía turca 

Los grupos dominicanos, sin embargo, no tienen heroína. A pesar de que su capacidad de intimidación ha hecho que logren dominar la porción más grande del parque de narcopisos de Ciutat vella, las dosis que estos ofrecen a los toxicómanos acostumbran a ser restos de mercancías enviadas a Amsterdam. "Holanda es el almacén de heroína de la Unión Europea", describen las mismas fuentes. La droga que acaba en la capital holandesa ha seguido la ruta de Turquía. Y a este país llega tras cruzar la frontera a través de Irán. Por eso, tradicionalmente, la heroína turca acostumbra a ser de calidad inferior a la que llega desde Pakistán. Según el Grupo 3, la heroína que logran los narcos dominicanos como los que han sido desarticulados por los Mossos este lunes proviene casi siempre de Holanda. Pero cuando llega hasta sus manos, para venderla en los narcopisos que regentaban, ha pasado por tantos intermediarios que ya es de pésima calidad.

Los Mossos y la Urbana, con la desarticulación de la organización dominicana, y el Cuerpo Nacional de Policía, con los dos golpes a la mafia paquistaní, han estrangulado ambas vías de suministro. Aunque, tal como denuncian los vecinos, todavía quedan narcopisos con dosis a la venta.