Ir a contenido

Fue engañada

Condenada a cinco años una mujer que prostituyó a una menor en Barcelona

La víctima, de 14 años, fue engañada por la acusada para trabajar en el mismo local que ella

El Periódico

La Ciutat de la Justícia, en una imagen de archivo.

La Ciutat de la Justícia, en una imagen de archivo. / JOAN CORTADELLAS

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cinco años de prisión a una mujer, de nacionalidad rumana, por haber facilitado que una joven de 14 años se prostituyera en el local en que la acusada trabajaba en Barcelona, y a la que presentó como su prima mayor de edad.

En una sentencia, la sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha concluido que la acusada, de 30 años de edad, se aprovechó de la menor, que también es de nacionalidad rumana, ya que, con el pretexto de que quería hablar con ella, la citó en el local en el que ejercía la prostitución.

Según las testigos que vieron a la menor los dos días que estuvo en el local, en todas las ocasiones en las que mantuvo relaciones sexuales con hombres facilitó el dinero a la acusada.

En el proceso judicial no se ha acusado a ninguna de las encargadas del local, que creyeron a la mujer condenada cuando les dijo que la joven era su prima de 22 años y cuando puso una excusa para no facilitarles la documentación de la joven.

La menor, que en aquel momento tenía 14 años, explicó que los hechos ocurrieron en febrero del 2017 cuando fue "engañada" para acudir al local en el que trabajaba como prostituta la acusada, a la que conocía porque ambas son originarias del mismo pueblo en Rumanía.

Cuando llegó al establecimiento, se reunió con la condenada, que la presentó a las encargadas como su prima de 22 años, que también quería ejercer la prostitución.

Engañada

Las testigos que trabajaban en el local corroboraron la versión de que la menor fue engañada, ya que se presentó en el local sin ropa para cambiarse y muy cohibida.

La víctima pasó una noche en el lugar y, por exigencia de la acusada, le dio todo el dinero que recibió de sus clientes.

A la mañana siguiente se fue del lugar, pero la condenada la volvió a llamar con otra excusa y se volvieron a encontrar en el establecimiento.

A raíz de una discusión con una encargada, la acusada fue despedida y en aquel momento la menor decidió explicarle que en realidad tenía 14 años, tras lo que le dijo que debía abandonar el local.

Un testigo, que no puedo ser localizado en el juicio, informó de la situación de la menor y se activó el protocolo de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) que ha dado lugar a este procedimiento.

Por todo ello, la Audiencia de Barcelona ha condenado a cinco años de prisión a la acusada por un delito de facilitar la prostitución de una menor de 16 años, a la que también deberá indemnizar con 4.000 por daño moral.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.