Ir a contenido

infecciones sexuales

La sífilis y la gonorrea se disparan entre los homosexuales de Barcelona

El ayuntamiento incrementa en un 42% el presupuesto para frenar las infecciones de transmisión sexual

La Agencia de Salud Pública recurre a las aplicaciones de móvil para acceder a los colectivos vulnerables

Àngels Gallardo

Centro médico de Barcelona.

Centro médico de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Las infecciones de transmisión sexual (ITS), en especial la gonococia y la sífilis, han experimentado un importante incremento en el número de afectados detectados entre el 2015 y el 2016 en Barcelona -de hasta el 50% en algún caso-, un aumento que los responsables de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) circunscriben mayoritariamente al colectivo de hombres homosexuales, el mismo en el que se produce la mayoría de nuevos contagios del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida.

Los técnicos de la ASPB atribuyen, en buena medida, el incremento detectado a la multiplicación de sistemas de identificación de casos que han incorporado en ese periodo con el fin de detectar a la población supuestamente infectada que no consta en los sistemas epidemiológicos. Pero esa mayor detección, advierten, no explicaría tanto incremento de enfermos. La causa última del fenómeno sigue siendo desconocida y objeto de investigción, afirmó Maribel Pasarín, adscrita al área de epidemiología de la ASPB.

Las ITS son enfermedades de declaración obligatoria por parte de los médicos que las diagnostican, a los que ahora se han añadido los laboratorios de microbiología que analizan las muestras serológicas obtenidas por múltiples procedencias. Los casos comunicados a la ASPB por parte de los médicos son nominales, para evitar duplicidades, lo que garantiza que las cifras de las que se informa reúnen fiabilidad.    

En el 2016, los servicios de salud barceloneses diagnosticaron 1.072 casos de gonococia, infección que en el 2015 afectó a 588 individuos. La sífilis pasó de los 508 nuevos casos del 2015 a los 720 del 2016. Los nuevos contagios de VIH, en cambio, descendieron.

Todas las ITS pueden evitarse si se utiliza el preservativo al practicar sexo, una práctica que sigue siendo rechazada por los colectivos más recalcitrantes a incorporar a sus vidas medidas de salubridad que supongan la protección propia o colectiva.     

Más de un millón de euros

Aunque el Comisionado de Salud del ayuntamiento, que dirige Gemma Tarafa, vincula una parte de dicho incremento infeccioso a los nuevos métodos de identificación de casos, no ocultan que, al igual que en el resto de Europa, se está produciendo un importante repunte en este tipo de enfermedades, por lo que han incrementado en un 42% -hasta los 1.200.000 euros- el presupuesto de este año dirigido a ejecutar campañas de pevención de nuevas infecciones.

Esas acciones de prevención se realizan de forma prioritaria en escuelas de secundaria y a través de aplicaciones a las que se accede a través del móvil, una vía, esta última, por la que se aproximan con cierta eficacia al sector social que es susceptible de sufrir alguna infección de origen sexual.

La inserción de publicidad sanitaria de la ASPB en un portal facilitador de encuentros interpersonales consiguió el año pasado más de 8.800 visualizaciones de usuarios, que condujeron a 1.520 encuestas epidemiológicas, informaron. Por esta vía han conectado asimismo en los dos últimos años con cerca de 3.000 personas que se sentían en riesgo de haber contraído alguna infección de transmisión sexual.

Reaparición neurológica

La sífilis es una infección con evolución distinta entre hombres y mujeres. En ellos se manifiesta externamente en la zona sexual, en tanto que en las mujeres transcurre internamente y su percepción es más compleja. Detectada y tratada en sus inicios tiene total curación, ya que existe un antibiótico que elimina la bacteria causante. El tratamiento de la gonococia es igualmente efectivo, y consta de una única dosis.

No tratada, la sífilis pasa a un estado prolongado de latencia, de más de 15 años en ocasiones, tras el que reaparece con alteraciones en el sistema nervioso central. La destrucción neurológica que provoca es de extrema gravedad. También puede afectar al sistema cardiovascular. En todos los casos, una ITS no tratada implica que su portador mantiene activa la transmisión de la infección a otros individuos.

El 12% de los adolescentes y jóvenes no usan preservativo

La agencia municipal de salud pública dirige las acciones de prevención de la infecciones de transmisión sexual a la población adolescente. El programa Parlem-ne, no et tallis, diseñado para quienes se están iniciando en el mundo del sexo, ha llegado, de momento, a 4.783 estudiantes de educación de cuarto de ESO de Barcelona. Las últimas encuestas de salud pública del área de Barcelona indican que el 12% de los jóvenes de 15 a 34 años no utiliza el preservativo en sus relaciones sexuales.    

0 Comentarios
cargando