Ir a contenido

El uso de la vía pública

Los restauradores contratacan para modificar la ordenanza de terrazas

Presentan una iniciativa legislativa popular respaldada por 22 concejales de la oposición para forzar una nueva normativa

Patricia Castán / Barcelona

Terrazas en la Rambla del Poblenou.

Terrazas en la Rambla del Poblenou. / JORDI COTRINA

Cansados de esperar a que el ayuntamiento decida cómo modificar la ordenanza de terrazas vigente que tanto ha soliviantado a los restauradores de la ciudad, el Gremi de Restauració de Barcelona ha dado hoy un paso al frente presentando una iniciativa legislativa popular (ILP) para impulsar los cambios incluso sin el apoyo de Ada Colau. Para ello cuentan con el de 22 concejales de ERC, el grupo Demòcrata, PP y Ciutadans, tras varias semanas negociando su aval a la propuesta de cambios -"de mínimos"- elaborada por la patronal.

La Carta Municipal de Barcelona prevé un mecanismo para que las entidades de la ciudad puedan proponer que se aprueben o modifiquen ordenanzas mediante una ILP de ámbito local. Es vinculante y para que pueda prosperar es necesario contar con una mayoría de concejales, como es el caso. La propuesta se debatirá en la próxima comisión de Ecología, donde se votará su admisión a trámite, que se da por hecha. Luego llegarían los trámites de aprobación inicial, información pública y aprobación final, con el horizonte de que tenga luz verde en el pleno de enero del 2018.

El sector toma la iniciativa después de que se haya agotado el plazo inicialmente previsto (31 de julio) para alcanzar un primer acuerdo consensuado. Lamentan que no haya sido el gobierno quien haya propuesto antes un pacto, por lo que han optado por el "último recurso democrático". Pero la maniobra, que se ha escenificado en el ayuntamiento con la participación de dos restauradores de cada distrito, no parece haber molestado al equipo de Colau. Fuentes municipales han tomado el documento como "un buen punto de partida para llegar a un consenso amplio, aunque se tendrá que trabajar con ellos".

Criterios flexibles

Esos ocho puntos, que ya presentó recientemente el gremio, suponen al colectivo "aceptar" aspectos de la norma que gustan al sector (como la limitación de elementos en la terraza, o los horarios generales), con tal de introducir cambios que consideran importantes. El apartado esencial es el de las distancias, que con la actual aplicación estricta ha supuesto el recorte o eliminación de cientos de terrazas. La patronal defiende unos criterios básicos pero que los técnicos de cada distrito los apliquen con sentido común, teniendo en cuenta que son territorios muy diferentes y no pueden regularse solo con cinta métrica, entre otros.

La nueva iniciativa legislativa llega después de "dos años de buenas palabras, mientras se multiplicaban los restauradores con la terraza amenazada" y con "promesas incumplidas", ha destacado hoy martes el director del gremio, Roger Pallarols. Con ese fin llevaron sus propuestas a los grupos de la oposición, uno a uno, y que en líneas generales están de acuerdo. El colectivo asegura que en el marco de las negociaciones con el equipo de gobierno, también creen "que hay coincidencias" sobre esos criterios.

Por todo ello, esperan que "el gobierno se sume a la propuesta de modificación" -aunque podría salir adelante solo con el peso de la oposición- y el asunto se desencalle lo antes posible.  El gremio no está solo en esta contienda, ya que cuenta con el soporte de PIME Comerç, el Consell de Gremis Comertia, la Fundació Barcelona Comerç, Barcelona Oberta y el sindicato UGT.

0 Comentarios
cargando