Ir a contenido

Los restauradores plantean un acuerdo de mínimos para acabar con la guerra de las terrazas

La patronal propone criterios de distancias, horarios y accesibilidad pactados con la mayoría de los grupos municipales y el ayuntamiento replica que la negociación "progresa adecuadamente"

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Terrazas en la plaza de Osca.

Terrazas en la plaza de Osca. / JOAN PUIG

Aprovechando la música de consenso que resonó el lunes en el debate de alcaldables y equipo de gobierno sobre la guerra de las terrazas en Barcelona, los restauradores han movido ficha con rapidez glosando ocho "propuestas de mínimos" que permitan llegar a un acuerdo político antes del 31 de julio. El colectivo pone vaselina a sus demandas para iniciar de una vez los trámites que permitan modificar la polémica ordenanza de terrazas antes de final de año. En esencia, rebajan sus pretensiones en materia de horarios, distancias, accesibilidad y otros puntos para frenar ya el recorte de muchas mesas y sillas y la desaparición de veladores completos, dicen.

La evolución de las terrazas en la ciudad es paradójica, porque la aplicación de la normativa que dejó firmada Xavier Trias implica muchos ajustes y reducciones en la oferta existente que han soliviantado al sector. No obstante, el 'boom' de aperturas que vive la restauración ha comportado ganar unos nuevos 500 veladores en el último año, hasta rondar los 4.900, como avanzó este diario el lunes.

DISCREPANCIAS

El gremio desiste de pedir ampliaciones horarias y reivindica homogeneidad para toda la ciudad

El Gremi de Restauració ha defendido desde el principio que se flexibilice la norma, mientras que colectivos vecinales como la FAVB han reclamado que la modificación no suponga perder más espacio público y que se prime al peatón por encima del cliente de las terrazas o del empresario.

En las ocho propuestas habría acuerdo mayoritario, asegura su presidente, Pere Chías. El asunto que más agitó al sector desde el minuto uno fue el de las distancias, sobre las que el gremio pide un "marco flexible para adaptarse al territorio", algo que concejal de Arquitectura, Daniel Mòdol, ya avanzó como viable. Es decir, que una parada de bus no implique perder una terraza anexa, sino que esta se pueda desplazar aunque quede fuera del tramo de fachada (que en principio sería su ubicación).

NEGOCIOS EMBLEMÁTICOS

Se garantiza que las ubicaciones de mesas y sillas respeten el itinerario accesible de los viandantes, tal y como reclaman los colectivos de personas con discapacidades. También se propone un criterio de excepción para terrazas emblemáticas de toda la vida que por sus características no puedan adaptarse a la rigidez de la norma. Se pide excepcionalidad si instalar servicios sanitarios es arquitectónicamente inviable y supondría el cierre de un local en funcionamiento antes del 2003.

El documento pide criterios de excepcionalidad para que la normativa no afecte a locales emblemáticos que no la puedan adoptar 

En cuestión de horarios, Chías destaca que el sector "desiste" de pedir ampliaciones que equiparen Barcelona a otros municipios y acepta los actuales, homogéneos para toda la ciudad y solo ampliables en fechas especiales, temporada estival o zonas turísticas.

NUEVAS OBLIGACIONES

Como novedad, el colectivo propone que si se crean (como está previsto) áreas de nueva organización comercial (los llamados APEU), donde los restauradores tendrán nuevas obligaciones, se revisen las ordenaciones singulares vigentes y "no consensuadas". Otra medida ya reclamada el lunes es que no se autoricen terrazas "desatendidas" (como las de grandes hamburgueserías selfservice),  sino solo las que suponen puestos de trabajo. 

De cara a futuras regulaciones y seguimiento, los restauradores también piden que la comisión técnica de terrazas sume a los grupos municipales para "garantizar pluralidad ideológica". La concejala de Comercio, Montserrat Ballarín, ha replicado que las negociaciones "progresan adecuadamente" y hay "diáologo permantente" para alcanzar una solución.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.