Ir a contenido

entrevista

"Barcelona debe facilitar el acceso a la cultura"

Pino Sagliocco, presidente de Live Nation, recuerda que la industria musical es un motor de emociones y hace que las ciudades estén vivas

MAR CASTILLO BARBADILLO / BARCELONA

Pino Sagliocco, promotor musical y presidente de Live Nation en España.

Pino Sagliocco, promotor musical y presidente de Live Nation en España. / JUAN LUIS ROD

Pino Sagliocco, casado y con hijos, nació en Carinaro (Italia) hace 58 años. Llegó a Barcelona en el año 1978, aunque antes residió en Edimburgo, Milán y Londres. En el año 1993 se fue a vivir a Madrid para después volver otra vez a lo que él considera su ciudad adoptiva, Barcelona. Ha viajado por todo el mundo. En la actualidad es el presidente de Live Nation, productora de eventos musicales y trabaja trayendo a España estrellas internacionales y organizando la producción de los conciertos. Entre otros, fue el artífice de juntar a Montserrat Caballé con Freddy Mercuri para cantar ‘Barcelona’, considerada ya un himno universal. La cantaron juntos por última vez en en la ‘Nit’ un evento que se organizó en la fuente de Montjüic en el año 1988 con motivo de la llegada de la Bandera Olímpica.

-¿Por qué escogió Barcelona? Llegué a Barcelona por casualidad. En aquella época las personas de mi entorno consideraban Barcelona un lugar complicado, ya que yo estaba en Italia muy comprometido socialmente con la izquierda. Sin embargo, me encontré con una ciudad llena de vida, abierta, muy cosmopolita y de la que me enamoré a primera vista.

-¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? El clima, la situación geográfica, la gente, los barrios, una gran gastronomía... todo lo considero positivo. Es una ciudad grande y muy agradable para vivir, aunque a su vez, en su esencia, tiene un cierto sabor de pueblo. Barcelona es una ciudad que te permite moverte por todas partes sin la exigencia de un coche, como no ocurre en ciudades como, por ejemplo, Los Ángeles.

-¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? Es necesario facilitar que las personas puedan acceder a la cultura, pero no es un problema de la ciudad, sino del país. La bajada del IVA cultural supondría un golpe de aire fresco para el consumo de ésta. Además, habría que interactuar mucho más con las instituciones, aunque cabe destacar que en general Barcelona tiene pocas cosas que mejorar. En relación con otras ciudades del mundo, encuentro que es ideal.

-¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué es lo que más echa de menos? Mi ciudad es donde está mi familia y en este caso ahora es Barcelona. Echo de menos muchas cosas de Italia, sobre todo al resto de mi familia y amigos. Aunque por suerte viajo con mucha frecuencia allí.

-¿Cuáles son las grandes carencias de la ciudad en la industria cultural? Faltan recintos de capacidad media. Existen muchas salas pequeñas, pero pocas de las que llamamos mediana capacidad: pasamos de una sala de 2.000 o 4.000 personas a una de 16.000. Por otro lado, Barcelona tiene muchas infraestructuras comparada con otras ciudades españolas y europeas. Dispone de espacios como el Fórum, Camp Nou, Estadio Olímpico, Palau Sant Jordi, además de diversos teatros.

-¿Y en qué destaca positivamente? Es una ciudad universal que inspira y que atrae. Organizar un evento en Barcelona ofrece un atractivo que va más allá. A la gente en general le gusta mucho Barcelona, aunque desde aquí se considere que hay un turismo excesivo. Muchas ciudades luchan y pelean para conseguir crearse un sitio en el mundo y no lo consiguen. Barcelona es una ciudad muy atractiva que todo el mundo aspira visitar. La industria musical es un motor de emociones, hace que las ciudades estén vivas y esto, a su vez, crea movimiento a su alrededor. La ciudad tiene la música como bandera, la cultura le da entidad, la hace estar viva creando un movimiento emocional a su alrededor, único en el Mediterráneo.

-¿Recomendaría a un amigo venir a vivir a Barcelona? ¿Por qué? ¡Claro que sí! Barcelona está llena de encanto y es muy fácil vivir en ella. Está muy bien organizada arquitectónicamente. Cada amigo que ha venido a Barcelona se va de aquí enamorado de ella.