EL PROBLEMA DE LA CONVIVENCIA

Barcelona se plantea más presión fiscal sobre los turistas en las zonas más frecuentadas

El aparcamiento de autocares y un mayor IBI sobre pisos para foráneos, posibles vías

El ayuntamiento emprenderá actuaciones singularizadas en los espacios de gran afluencia

Un grupo de turistas en la plaza de la Catedral.

Un grupo de turistas en la plaza de la Catedral. / JULIO CARBÓ

4
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Barcelona ha elaborado un plan estratégico para gobernar el turismo que contempla entre otras medidas nuevas tasas que supongan un mayor retorno económico del turismo en las zonas de la ciudad que mayor presión reciben por el número de visitantes.

El plan, con un alcance previsto hasta el 2020, ha sido presentado este lunes por el teniente de alcalde de Promoción econónica, Jaume Collboni, y el concejal de Turismo, Agustí Colom, y es una herramienta de partida a consensuar. "Con todos los sectores de la ciudad", según ha precisado Collboni. “El plan plantea la necesidad de abordar los beneficios del turismo con un mayor retorno a la ciudad de la tasa turística, mayor capacidad del gobierno de decidir su uso y la posibilidad de planificar nuevas fórmulas fiscales que graven la movilidad o el cambio de

La asociación de apartamentos, contra el aumento de impuestos

El anuncio por parte del ayuntamiento de que estudia cómo elevar la presión fiscal sobre los turistas ya ha generado una reacción adversa. La Asociación de Apartamentos Turísticos (APARTUR) ha emitido un comunicado en el que "lamenta" que el gobierno municipal "no deje de proponer medidas contra el parque de pisos turísticos legales en lugar de actuar contra los 6.000 ilegales que se calcula que hay en la ciudad".

usos”, ha declarado el concejal.

Colom ha explicado que hay varias formas de abordar tasas para que los "ciudadanos temporales" contribuyan a la ciudad como lo hacen sus residentes estables. Ha citado dos fórmulas: un pago adicional por parte de los autocares en zonas determinadas y un IBI más elevado para pisos turísticos.

La tasa al bus se había previsto en el proyecto de ordenanzas fiscales para el 2017 que el gobierno de Ada Colau no logró aprobar por falta de apoyo del resto de grupos.

Para el caso de un IBI más elevado, el concejal ha precisado que sería necesaria una reforma de la ley de haciendas locales.

HASTA EL 50% DE LA TASA TURÍSTICA

Collboni ha recordado que Barcelona intenta desde hace tiempo aumentar sus ingresos sobre lo que recauda la Generalitat gracias a la tasa turística que se aplica en la capital catalana

Ahora la ciudad recibe algo más de un tercio de esa cantidad. El socialista ha asegurado que la Generalitat está dispuesta a que los municipios pasen a recibir el 50% de la tasa, algo que se concretaría en la ley de acompañamiento de los presupuestos autonómicos.

HABITACIONES TURÍSTICAS

El plan prevé la creación de un observatorio del turismo y la elaboración de estudios sobre la calidad de la ocupación en el sector. El ayuntamiento espera que la Generalitat elabore el reglamento de la ley del turismo para que el consistorio, a su vez, regule las habitaciones turísticas, lo que permitirá recabar un ingreso de este modelo.

El de las habitaciones turísticas es uno de los vacíos por llenar en una regulación, la del turismo, que la semana pasada tomó un impulso considerable con la aprobación del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que divide la ciudad en cuatro zonas vetando la construcción de más hoteles en la de más presión turística, en la que además cuando cierre un hotel no se podrá abrir otro; permitiendo en una segunda área la renovación de negocios cuando cierren, pero no la aparición de nuevos; dando luz verde a la creación de establecimientos en la zona menos frecuentada para los foráneos, y estableciendo una regulación particular en algunos núcleos.

BARCELONETA Y SAGRADA FAMÍLIA

El plan director apunta a cómo revertir en el mantenimiento de la ciudad beneficios económicos del turismo, pero también a buscar soluciones para los efectos negativos que el fenómeno tiene en los habitantes de la ciudad. Colom ha citado algunos ejemplos, al explicar que el consistorio prevé poner en práctica pruebas piloto en lo que denomina Espacios de Gran Afluencia (EGA), en los que el planteamiento es dialogar con los vecinos y aplicar las soluciones que sean necesarias, y que no serán las mismas, ya que las afectaciones son distintas.

Noticias relacionadas

El concejal ha aludido a los casos de la Barceloneta y la Sagrada Família. En la Barceloneta, ha subrayado, el problema es de movilidad, por lo que quizá lo necesario es incrementar el número de autobuses y las zonas de circulación pacificada. En la Sagrada Família, destaca otro conflicto: el que provoca el movimiento en grupo de los turistas que acuden a la zona. En este caso la solución podría pasar por abordar a los operadores para diversificar horarios.

El consistorio encarga un estudio sobre la restauración durante el 2016

El informe, del que se espera que esté completado este trimestre, es el embrión del Observatorio de la Restauración en Barcelona, uno de los puntos principales de una medida de gobierno del consistorio cuya constitución está prevista para junio próximo gracias a la colaboración del sector universitario y otras instituciones que aporten conocimiento sobre Mercabarna, que actualmente ya gestiona el Observatorio de Tendencias, un instrumento para analizar cambios que puedan afectar a las empresas del polígono alimentario.