"No hay nada de menos de 800 euros en Sants para una familia"

Ferran e Ingrid han buscado sin éxito durante meses y han acabado adaptando su pequeño piso a las nuevas necesidades

Ferran e Ingrid, con su hijo Max, en su piso de Sants y en plena búsqueda de una vivienda con tres habitaciones a un precio asequible.

Ferran e Ingrid, con su hijo Max, en su piso de Sants y en plena búsqueda de una vivienda con tres habitaciones a un precio asequible. / ALVARO MONGE

Se lee en minutos

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Uno de los perfiles comunes de buscadores de pisos de alquiler lo conforman parejas que han convivido un tiempo y que, al crecer la familia, necesitan más espacio físico. En los casos en que había una vivienda de propiedad de por medio y en época de vacas gordas, lo suyo era vender para volver a comprar. Pero con el pinchazo de la burbuja deshinchando los precios de hace una década, muchas familias desisten ahora de vender porque lo que obtendrían apenas cubre la hipoteca pendiente. Como en el caso de Ferran Ribot e Ingrid Martínez.

Un educador social y músico, y una enfermera, con empleos estables, que ante la llegada de su primer hijo decidieron hace un año que vista la coyuntura lo mejor sería poner en alquiler el piso en el que convivían en el barrio de Sants-Badal a la espera de que algún día se revalorice, cubriendo su hipoteca, y optar por un piso de arrendamiento que se adaptase a sus nuevas necesidades. Pero su ilusión se fue desinflando según concertaban una y otra visita. Buscaban por el núcleo antiguo de Sants y no había manera de encontrar nada que supusiera una mejora en su calidad de vida. Luego ampliaron la operación a otros barrios del distrito, y lo mismo. 

Te puede interesar

Su zona, pese contar con un precio medio de 12,09 euros el metro cuadrado según fotocasa.es, y con un reciente crecimiento del 9,9% en un año, ha subido bastante por debajo de otros seis distritos, según el mismo informe. Pero aún así, esta pareja ha ralentizado la búsqueda y ya con su hijo Max en brazos, solo se moviliza si una alerta de los portales en los que están dados de alta parece muy tentadora. "No hay nada de menos de 800 euros en Sants para una familia", opinan.

Más que por tamaño suspiran por 3 habitaciones, frente a las 2 con las que cuentan ahora en su coqueto piso de 62 metros cuadrados y que resultan muy justas si algún día se quedan a dormir los hijos del anterior matrimonio de Ferran, pero cuyo mobiliario ya han adaptado. Empezaron buscando por 700 euros y viviendo en persona el subidón, dieron el salto a 800 euros, pero "en los más amplios el baño y la cocina eran viejísimos, y en los reformados no cabíamos", amén de un largo rosario de inconvenientes. Por 900 han visto alguna opción que les encaja más, pero se resisten a llegar a esta cifra, a costa de ajustar toda su economía y sin estar del todo convencidos.