Ir a contenido

COMISIÓN DE URBANISMO DEL AYUNTAMIENTO

Barcelona salva las casitas de Ramon Casas

El ayuntamiento desafectará la isla de viviendas bajas del pasaje de Santa Eulàlia, en Nou Barris

Los vecinos ganan una batalla en la que ha sido clave la tenacidad de uno de ellos, profesor de música

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Vecinos del pasaje de Santa Eulàlia celebran al desafectación de sus fincas tras 40 años amenazados. / ELISENDA PONS

Vecinos del pasaje de Santa Eulàlia celebran al desafectación de sus fincas tras 40 años amenazados.
Placa en la calle del pasaje de Santa Eulàlia.

/

Jordi Sánchez se lo toma "casi como otro acto de la celebración del Any Ramon Casas". 40 años después de su afectación por el Plan General Metropolitano (PGM), la comisión de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona aprueba este miércoles iniciar los trámites para desafectar el conjunto de casitas bajas del pasaje de Santa Eulàlia, en Nou Barris, levantadas en unos terrenos heredados por el pintor en 1912. 

El acuerdo llega después de años de lucha por parte de los habitantes de estas 41 viviendas, quienes llevaban cuatro décadas viviendo bajo la espada de Damocles de la afectación urbanística. Y después, sobre todo, de un impresionante trabajo de hormiguita de uno de sus vecinos más jóvenes, el profesor de música Jordi Sánchez, quien ha dedicado los últimos cinco años de su vida a investigarlo todo, todo, sobre la historia de esta pequeña isla de casas en esta singular calle, sin asfaltar pese a estar a un paso de la Meridiana, y todas sus derivadas. La más apasionante, la relacionada con su más ilustre propietario, Ramon Casas. 

ZONAS VERDES

El último escollo que ha tenido que superar el vecindario en su batalla por mantener sus casas en pie fue buscar posibles zonas verdes en sus áridos alrededores. El argumento dado por las distintas administraciones a la imposibilidad de salvar las casas era que el PGM considera esa zona como zona verde y no puede pasarse a considerar zona de viviendas si no se ofrece a cambio otra zona verde en un lugar cercano. "El último compromiso que rasqué del ayuntamiento fue que buscarían zonas verdes para compensar, pero, al ver que ellos no movían ficha, me puse a buscarlas yo. Entré por registro un informe en el que proponía 15 zonas alternativas, y mira, al final aceptaron", explica el vecino. Entre las propuestas planteadas, de todo un poco. Desde la plaza de la Tolerància (la plaza interior del Hipercor, descartada por estar en un recinto privado), hasta la de Virrei Amat que, pese a ser una plaza en toda regla, está calificada como vial. Finalmente esa opción ha sido la que ha convencido a los técnicos municipales, a los que la tenacidad de Sánchez ahorró horas de trabajo.

MORFOLOGÍA A PRESERVAR

Como en las muchas zonas afectadas por el PGM en la ciudad, además de la angustia de pensar que el día menos pensado el ayuntamiento de turno amanezca con la idea de ejecutar un plan urbanístico que barra tu vivienda, el principal problema de vivir en una casa afectada es la degradación de la misma. Las propiedades afectadas no pueden hipotecarse y es difícil obtener permisos de obras para hacer reformas. "Además de quitarnos la afectación, el plan aprobado quiere proteger las casas. Recoge que estas construcciones se tienen que conservar. No las podemos tirar y levantar pisos que rompan la morfología actual de la isla", prosigue Sánchez, a quien la lucha por salvar su piso le ha llevado a acabar siendo el presidente del Archivo Histórico de Nou Barris.

Esa posición y la coincidencia de que la concejala de Nou Barris sea también la de Urbanismo, ha servido a Sánchez para reunirse por temas varios con Janet Sanz, a quien ha podido recordar que tenía un importante tema pendiente sobre la mesa. Tema que, a partir de hoy, saltará de la carpeta de pendientes a la de en vías de solución.

Temas: Ramon Casas

0 Comentarios
cargando