Barcelona busca turistas sanitarios

Nace la marca Barcelona Medical Destination que promocionará los servicios médicos privados de la ciudad para atraer pacientes del extranjero

Interior del Instituto Guttmann. 

Interior del Instituto Guttmann.  / RICARD CUGAT

4
Se lee en minutos
CARME ESCALES / BARCELONA

Cada año llegan a Barcelona unos 20.000 extranjeros para visitarse u operarse en alguno de los centros médicos privados de la ciudad, muchos de ellos de prestigio internacional. Se calcula que el gasto de un turista sanitario en la ciudad es entre tres y cuatro veces mayor que el de un turista clásico. El turismo sanitario, además, acude en cualquier mes del año, condición que esquiva uno de los hándicaps turísticos: la estacionalización del sector, que acumula la mayoría de los visitantes en los meses de vacaciones y en los puentes.

Pero el sector del turismo sanitario quiere más pacientes internacionales en la ciudad. La Agència Catalana de TurismeTurisme de Barcelona y las asociaciones Barcelona Centre Mèdic y Barcelona Medical Agency firmaron este jueves en el recinto modernista de Sant Pau un convenio para tratar de captar más enfermos extranjeros a partir de la nueva marca turística Barcelona Medical Destination (BMA).

El confort de la ciudad y la innovación médica y tecnológica han hecho de los quirófanos un imán de visitas desde hace 30 años, más significante en los últimos cinco. Pacientes extranjeros llegan a la capital catalana para tratarse, principalmente, en las especialidades de oftalmología, obstetricia y medicina fetal, ginecología y reproducción asistida, cirugía estética y reparadora, oncología y hematología, neurorehabilitación, traumatología y ortopedia, cardiología y trasplantes. Llegan, sobre todo, procedentes de Italia, Portugal, Latinoamérica, Rusia y otros países del Este, así como de países árabes.

CENTROS DE RENOMBRE INTERNACIONAL

“La gente busca qué han hecho los médicos y, si ven que han investigado, tienen publicaciones –de sus avances, en revistas de prestigio- y están bien situados a nivel mundial, sobre todo en casos complicados, los contactan y viajan para hacerse tratar por ellos”, afirma Antoni Arias, secretario general de Barcelona Medical Agency (BMA), una de las asociaciones firmantes del convenio con las agencias públicas de turismo. Ocho centros médicos en los que trabajan médicos de renombre internacional (Quirón, Dexeus, Teknon, Fundació Puigvert, Barnaclinic, Hospital Plató, Hospital Sant Joan de Déu y el Instituto Guttman) forman parte de la BMA.

Las claves de la noticia

  • 20.000 PACIENTES CADA AÑO   Barcelona recibe cada año cerca de 20.000 extranjeros que vienen para seguir un tratamiento médico o someterse a una intervención quirúrgica. El turismo médico aporta un volumen de ingresos entre tres y cuatro veces superior a la mediana del turismo.
  • TRADICIÓN DE CONGRESOS  Los principales mercados donde se trabaja este tipo de turismo son el americano, el ruso (Rusia y la antigua Europa del Este) y el de Oriente Medio. La ciudad se sitúa en segundo lugar en el ránking de celebración de congresos médicos, después de Estados Unidos y alberga más de 20 centros de salud que son referentes mundiales en varias especialidades médicas.
  • GOOGLE COMO PRESCRIPTOR   “Entre el 80 y el 90% de nuestros pacientes de otros países nos localizan por Google", señaló el ginecólogo que dirige el BCNatal, Eduard Gratacós, en el acto de presentación de la nueva marca turística de la ciudad. Turisme de Barcelona y la Generalitat impulsan la promoción conjunta de la ciudad con la nueva marca aportando, al 50%, en torno a los 200.000 euros.

“Nosotros no lo llamamos turismo médico, sino atención médica transfronteriza”, puntualiza Arias. “Son visitas que se realizan siempre fuera del circuito médico público y contribuyen a la mejora de la especialización del médico y a mantener el coste que supone estar en la punta de lanza de los tratamientos”, argumenta el secretario de BMA. “No es lo mismo tratar cinco casos raros de cáncer al año que tratar 30”, precisa Arias. “Y ese conocimiento y experiencia incrementados por los casos internacionales revierte en el bien de toda la ciudadanía catalana”, sostiene.

“En la mayoría de casos, esa atención médica a pacientes internacionales la sufragan los gobiernos de sus países o fundaciones benéficas, también de sus países”, explica Antoni Arias. En ambos casos se sabe que en el país de origen no existe el tratamiento adecuado, en algunos casos, incluso para garantizar al paciente sobrevivir.

VIRTUDES DE LA CIUDAD

Noticias relacionadas

“Comprometidos con la salud en una de las ciudades más bonitas del mundo” es uno de los lemas promocionales de BMA. Inglés y ruso son las lenguas de su contestador telefónico y en la presentación de sus servicios online figuran iconos como la estatua de Colón. También están en los catálogos de Barcelona Centre Mèdic (BCM), la otra asociación que se suma a la promoción de la ciudad con la nueva marca turística, en su caso, con nueve centros asociados: Instituto Barraquer, Instituto de Otología García-Ibáñez, IVI Clinic, Aparicio Clinic/Plenido dental, IMOR Institute, ServiDigest, Clínica Tres Torres, Clínica Diagonal y Laboratorios Echevarne.

Barraquer cuenta con una larguísima tradición. “Ya a comienzos del siglo pasado, el profesor Ignacio Barraquer viajaba por los países árabes para atender a destacados pacientes. Hoy, el Centro Oftalmológico Barraquer recibe a unos 7.500 pacientes extranjeros para tratarse patologías de córnea, retina o mácula, sobre todo. Llegan de Italia, Portugal, del Norte de África, del Golfo Pérsico y, aunque en menor medida, de Europa del Este, y pueden llegar a quedarse un mes o un mes y medio en la ciudad”, declara Jordi Prats, director de relaciones internacionales de Barraquer y presidente del Barcelona Centre Mèdic.