Ir a contenido

Un alto cargo de Hábitat Urbano adjudicó contratos a un exsocio

Willy Müller, de Barcelona Regional, benefició a las empresas de Antonio Herrero con 22.500 euros

La Fiscalía de BCN reclamó a mediados de junio los expedientes de contratación a la empresa

JESÚS G. ALBALAT / XABIER BARRENA
BARCELONA

El director general de Barcelona RegionalWilly Müller, mano derecha del hasta hace 15 días teniente de alcalde de Hábitat UrbanoAntoni Vives, adjudicó dos contratos por un importe total de 22.500 euros a Antonio Herrero Bergés. Müller y Herrero fueron socios en dos compañías ya extinguidas. La Fiscalía de Barcelona ha abierto una investigación para esclarecer el motivo y alcance de estas adjudicaciones. Así, reclamó, a mediados de junio, los  expedientes bajo sospecha.

Barcelona Regional es una empresa pública creada por el Ayuntamiento de Barcelona en el año 1994 para la planificación estratégica y el estudio de las grandes infraestructuras y con participación, por ejemplo, del Área Metropolitana y el Consorci de la Zona Franca, entre otros.

El primer contrato adjudicado, en octubre del 2012, a Herrero Bergés, por un importe de 4.500 euros, sin IVA, era un estudio sobre la adecuación de usos y explotación del Port Olímpic de Barcelona. El adjudicatario es Shift Global Engineering, con sede en la avenida del Príncep de Astúries.

La segunda adjudicación, en este caso a nombre de Dnexo, corresponde al estudio de la adecuación de los hangares del puerto para emplazar la exposición From de Seafront to the Waterfront, que estuvo abierta hasta poco antes de la campaña electoral. La cuantía fue, en este caso, de 18.000 euros. Este es el límite para no tener que hacer un concurso público. Dnexo tiene su sede social en el número 58 de la Ronda de Sant Pere. En concreto, en el principal 2A.

EN EL MISMO EDIFICIO

Guillermo Hugo Müller Zappettini (nombre completo) y Antonio Herrero fueron socios en la empresa ya extinguida Enter Martorell. Müller fue consejero y secretario hasta mediados del 2010. Herrero, presidente y consejero. Tenía la sede en el mismo número 58 de la Ronda de Sant Pere, en el principal 2B. El objeto social de Enter Martorell fue "la compraventa de toda clase de inmuebles y fincas rústicas y urbanas, la parcelación y urbanización de terrenos, así como la construcción, promoción y edificación de inmuebles y su venta en apartamentos".

La exposición From de Seafront to the Waterfront estuvo rodeada de polémica por ejemplo, sobre su coste. Tras una primera cifra, que la organización reconoció que era un error, el montante total se dejó en 350.000 euros. La renovación del frente litoral, entre la Rambla y el río Llobregat, ha actuado a modo de fetiche para el equipo urbanístico convergente en sus cuatro años de vida. En esa zona es donde se concibió el llamado Blau@Ictinea, un macroproyecto que debía construirse en el muelle de inflamables, pero que nunca fue planteado con seriedad.

VECINOS

Según consta en el Col·legi d'Arquitectes de Catalunya, el despacho profesional de Müller como arquitecto, antes de su nombramiento como director general de Barcelona Regional, se hallaba en el mismo número 58 de la ronda de Sant Pere. En el principal 2B, al lado de Herrero. De hecho, recuérdese, el domicilio social de Enter Martorell, la empresa que compartían Müller y Herrero. Originalmente el principal 2A y 2B eran un mismo piso que en su día se dividió en dos.

Müller fue nombrado como director general por el propio Vives, que ejerce todavía de presidente de Barcelona Regional, aunque será relevado en breve, después de la derrota de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona. Junto con el arquitecto en jefe, y vicepresidente de BR, Vicente Guallart, formaron el trío que debía renovar el urbanismo barcelonés tras 32 años de dominio socialista. Fuentes conocedoras de la relación entre Müller y Vives la definen como de «más que amigos». Como arquitecto, a Müller se le conocen proyectos, por ejemplo, en San Peters-burgo. En Barcelona, su obra más destacada es el mercado central de la flor de Mercabarna.

Junto con Vives y Guallart crearon el Institut d'Arquitectura Avançada de Catalunya. Fue allí donde nació la idea urbanística sobre Barcelona con la que Vives, según el propio ahora concejal, convenció a Xavier Trias.

"No hay ninguna irregularidad y todo está en regla. Los informes se hicieron y se encargaron a Antonio Herrero porque es un experto en las materias que trataban. Por ejemplo, ha trabajado para el Port Olímpic. El precio que se pagó por los trabajos es el del mercado y la adjudicación fue correcta. Además, la labor de Barcelona Regional está auditada. Sí es verdad que Herrero fue socio mío, pero hace muchos años. Solo he estado cuatro años en el sector público, el resto de mi vida profesional he estado en el privado y he colaborado con muchas empresas", aseguró a este diario Willy Müller.