Ir a contenido

JOSEPH AMBA

"La caridad no le gusta a nadie"

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Joseph Amba dejó Camerún a los 14 años. Hoy tiene 35 y hace 14 que vive en Barcelona. "Primero fui a Francia, donde vivían mi tía y mi tía abuela. Fueron ellas las que me trajeron a Europa", explica el joven, presidente de la cooperativa Alencop. Se define como un viajero. "En los 14 años que llevo en Barcelona también he ido y he venido. He estado en Alemania, y antes en Murcia, donde trabajé en el campo", prosigue. En sus primeros años en Barcelona se dedicó a la construcción. Fue también soldador, ayudante de repartidor y jardinero. Pero con la crisis todo se fue complicando en la ciudad y él no fue la excepción. Fue entonces cuando se instaló en el asentamiento de la calle de Pujades, 106. Tras el desalojo -"el gobierno municipal anterior hizo una campaña intensa de desalojos", apunta- fue a parar a un albergue. Encontró otro trabajo y se fue de alquiler a un piso compartido en la rambla del Raval hasta que perdió trabajo y piso. La historia de su vida. Una historia que Amba narra sin un ápice de dramatismo. Al contrario.

Ayer se mostraba sonriente. La cooperativa en la que llevan tantos meses trabajando, y de la que es presidente -"yo soy de los que tiene papeles y podía firmar los estatutos"- es ya una realidad. "A nadie le gusta vivir de la caridad. Nos hacía mucha falta empezar con esto para ganar autonomía y confianza. Ahora esperamos que nos conozcan para poder crecer. Establecer lazos con el vecindario", concluye sin cambiar el gesto.