Nuevo equipamiento

El Institut Guttmann mira de nuevo hacia la Sagrera

El Instituto Guttmann celebra el cincuenta aniversario con la mirada puesta en el nuevo centro de la Sagrera que se construirá en el mismo solar donde nació la entidad, en el año 1965

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / Barcelona

El Institut Guttmann celebra este año medio siglo de atención a las personas con discapacidad. Esta efeméride coincide con el anuncio de la vuelta a los orígenes de la entidad, en la Sagrera. Al mismo solar, situado en la confluencia de la avenida Meridiana con la calle de Garcilaso, se construirá un edificio nuevo de cinco plantas, con una superficie total de 14.500 metros cuadrados.

En los pisos superiores se habilitarán 50 apartamentos tutelados para personas con discapacidad, que se podrán ocupar en régimen temporal o indefinido, según los casos.

Además, el equipamiento dispondrá de una clínica neurológica, que complementará el actual hospital de Badalona. En este centro se tratarán patologías como la demencia, la salud mental o las alteraciones en niños. Está previsto que se termine en 2018.

Medio siglo luchando por la dignidad

El centro de la Sagrera, construido en 1965 por iniciativa de Guillermo González Gilbey, fue el primer hospital de España dedicado específicamente a la asistencia de pacientes con paraplejia o tetraplejia.

Se aplicaron las técnicas desarrolladas por el doctor Ludwig Guttmann, que, además de salvar vidas, luchaba para que los pacientes pudieran hacer una vida lo más normalizada posible y recuperaran la autoestima.

Actualmente, y desde hace doce años, la actividad se concentra en la nueva sede de Badalona, un hospital de referencia internacional donde trabajan cerca de 400 profesionales. Las instalaciones son amplias y modernas, y el centro está dotado de la tecnología más innovadora.

Noticias relacionadas

La lucha por la dignidad, la autoestima y la adaptación de las personas continúa, pero el objetivo se centra ahora en la búsqueda: "Ahora ya no adaptamos la persona a la nueva circunstancia, sino que queremos ser capaces de intentar restablecer la lesión", explica el director del Instituto Guttmann, Josep Maria Ramírez.

 

Temas

+Barcelona