Ir a contenido

MOVILIZACIÓN POPULAR EN UN DISTRITO EMPOBRECIDO

Nou Barris advierte de la persistencia de la miseria

Critican el funcionamiento de los bancos de alimentos y la falta de respuestas

Las entidades vecinales denuncian la saturación de los servicios sociales

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Su lucha es doble. Quieren acabar con la miseria, pero también con el estigma, con su criminalización. No se resignan a acaparar seis de los diez primeros puestos en la clasificación de los barrios más pobres de la ciudad y rechazan sentirse culpables por ello. El denso tejido asociativo del distrito se unió en otoño del 2012 en la plataforma ciudadana Nou Barris Cabrejada Diu Prou! para situar en la agenda política la dura situación por la que pasan muchos vecinos de sus barrios, que conviven a diario con desahucios, malnutrición infantil y paro. Dos años más tarde, la situación no ha mejorado, sino que, aseguran, ha empeorado. Han logrado algo -que se aumenten los recursos en servicios sociales-que consideran totalmente insuficiente, por lo que ayer presentaron la campaña No és pobresa, és injustícia. «Tenemos derechos, no queremos caridad», resumía Carolina Recio, socióloga y miembro de la asociación de vecinos de la Prosperitat, una de las 100 entidades que forman la plataforma. El rechazo de la caridad no es baladí. Los portavoces de las asociaciones que participan en la campaña -que trata temas que van desde la vivienda a la educación y la salud- coinciden en que cuando reclaman al ayuntamiento soluciones, este se limita a responder que ha aumentado los recursos de los servicios sociales. «Es cierto que hay más personal, pero siguen estando saturados. Tienen mucho más trabajo y no llegan. Lo derivan todo a los servicios sociales: la gestión de las becas de comedor, de los problemas con la vivienda, de la incapacidad de pagar las facturas de la luz y el agua...», enumera Lourdes Ponce, de la oenegé Nou Barris Acull, quien añade que hay familias que quedan fuera de los servicios sociales. «Los protocolos son disuasivos, poco transparentes y angustiosos», precisa.

Una de las principales denuncias del colectivo es la falta de datos oficiales. «No se puede hacer un buen diagnóstico de la situación sin datos. Nosotros hemos reunido toda la información de la que disponemos a partir de nuestro trabajo en el territorio, pero ese estudio no lo teníamos que haber hecho nosotros», expone Pep Ortiz, de la Coordinadora d'Entitats, quien indica que tras la manifestación de protesta que preparan para el próximo 11 de diciembre -a las 19 horas en la parada de metro de Llucmajor y a las 19.30 horas en la Via Laietana- entregarán dos copias del estudio, una para cada lado de la plaza de Sant Jaume.

FALTA DE VARIEDAD

En el apartado de quejas concretas, destaca el funcionamiento de los bancos de alimentos. «Está extendido el discurso de que los pobres no saben comer; pero el problema es que el banco de alimentos funciona por estocs. A veces dan chocolate, y claro, los niños meriendan cada día chocolate. Escasas veces hay productos frescos», subraya Recio, quien también apunta que los alimentos sin cocinar chocan con la pobreza energética -la dificultad para pagar las facturas de luz y de gas-, que hace que a veces tengan dificultades para cocinarlos.

En cuanto a la educación, alertan de que hay colegios en el distrito en los que se han dejado de organizar colonias o excursiones porque las familias no tienen dinero para pagarlos. «Exigimos a las administraciones políticas contundentes y estructurales contra la desigualdad», concluye Toni Tallada, de la asociación 500x20, que trabaja con el derecho a la vivienda, sobre todo en los casos de desahucios en alquiler.

Fuentes municipales responden a la prensa lo mismo que a las entidades. Que el gobierno local «seguirá teniendo como prioridad la atención a las personas vulnerables, como ha hecho desde el primer día, incrementando los recursos sociales y escuchando las preocupaciones de los vecinos», e indican que han aumentado en un 78% la inversión en servicios sociales en el distrito desde el 2011 (a su llegada al poder).

Temas: Pobreza