CAMPAÑA PIONERA PARA ALERTAR SOBRE LA EXTRACCIÓN DE MINERALES

Mentir por una buena verdad

Ingeniería Sin Fronteras proyectó una falsa prospección en Vallvidrera para sensibilizar

Montaje 8 Voluntarios de Ingeniería Sin Fronteras simulan una primera toma de contacto con Collserola.

Montaje 8 Voluntarios de Ingeniería Sin Fronteras simulan una primera toma de contacto con Collserola. / LA DIRECTA

3
Se lee en minutos
CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
BARCELONA

Es conocido y notorio que el gremio de periodistas empieza a laborar a partir del mediodía. Que Indium Traders convocara a la prensa a las 10.30 horas de un lunes era un absoluto oxímoron funcional para la profesión. Era la gota que colmaba el vaso de la duda sobre la autenticidad de esta supuesta empresa que pretende destripar Collserola en busca de un mineral muy preciado por los fabricantes de móviles. Una sala de hotel, una joven vestida de azafata de British Airways que toma nota del nombre de los redactores que van llegando, unpower pointpreparado y una mesa con un par de botellas de agua. La escenografía, muy lograda, la completa el buen hacer de quien se coloca frente al micro. Se presenta:«Mi nombre es Juan Ramírez y soy el jefe de comunicación de Indium Traders».Juan Ramírez, como llamarse Michael Smith en San Francisco o Wei Chang en Pequín.

La rueda de prensa resulta estar repleta de infiltrados. El supuesto portavoz de esta banda de apandadores de piedras preciosas desgrana el proyecto. Muestra una vasta superficie devastada y detalla que es así, convertida en un gran y barroso campo de trial, como piensan dejar buena parte de la zona boscosa del Rectoret, uno de los barrios de Vallvidrera donde nunca pasa nada. Se pondrán a perforar sin dialogar con los vecinos porque esa ardua tarea de ir preguntando casa por casa«podría retrasar»el plan, y adelanta, para que luego no salga nadie diciendo que no avisaron, que los acuíferos quedarán contaminados. Como compensación,«la deforestación y los agujeros en la montaña generarán puestos de trabajo para la ciudad», y la localización del mineral conocido como indio«no obligará a mover a la población».Uno de los compinches pregunta por los permisos. Ahí se produce el estudiado cambio de chip, y el señor Ramírez se convierte en Andrés Gracia, voluntario de Ingeniería Sin Fronteras, la oenegé que está detrás de esta mentira que pretendía poner sobre la mesa una«triste verdad».

Lo primero, una disculpa

Noticias relacionadas

La técnica de usar una falsa noticia para realizar una campaña de denuncia es algo nuevo en nuestro país. Comprensibles son, pues, los pequeños desajustes de esta acción. Se les cazó por la huella que dejaron a través de la página web de la empresa fantasma-«estábamos convencidos de que ese rastro quedaría borrado»,admiten-, pero más allá de lo profesional oamateur que haya resultado todo, reclaman que prime el fondo de la cuestión, la reflexión sobre el«peligro y el impacto de las prospecciones».Antes de entrar al detalle, la entidad pide perdón a los vecinos de Collserola por el susto que se llevaron cuando recibieron la carta anunciando las prospecciones. Tienen previsto mandarles otra explicando que todo era una farsa bien intencionada.«Esto ha querido ser una campaña diferente y provocadora. A veces es necesaria una mentira para sacar a relucir una verdad»,concreta Andrés. También se disculpan ante las administraciones, sobre todo el ayuntamiento y el consorcio que gestiona el parque, que han recibido centenares de llamadas de residente alarmados. Un portavoz municipal asegura que están a la espera de recibir las explicaciones y no descarta aún que se tomen medidas legales.

«Esto ha sido una ficción, pero es posible. Y juramos que lo de sacar petróleo en Cadaqués-noticia que salió el mismo día que el indio de Collserola-no es cosa nuestra».¿Podría pasar algo así en el Tibidabo? Quizás sí, pero a otra escala, más urbanística, como el plan de las puertas de Collserola, advierte Ingeniería Sin Fronteras.