DEBATE SIN FIN SOBRE UN GRAN PROYECTO PENDIENTE DE BARCELONA

El arquitecto de las Glòries dimite entre fuertes críticas a Hábitat

Acusa al área de una «desinformación y deslealtad» no vista en 10 años de trabajo

El gobierno de CiU asegura que Daniel Mòdol solo era «uno de los 15 asesores»

2
Se lee en minutos
XABIER BARRENA
BARCELONA

el arquitecto Daniel Mòdol, seguramente la persona que mejor conoce todos los entresijos de la plaza de las Glòries, tanto subterráneos como superficiales, aunque sea porque lleva trabajando en ella desde hace nueve años, renunció ayer a sus trabajos sobre el espacio encargados por la tenencia de alcaldía de Hábitat Urbano. En una carta al arquitecto en jefe, y gerente de Urbanismo, Vicente Guallart, Mòdol acompaña su dimisión de fuertes críticas al trato recibido. Él es el autor del único proyecto hasta ahora aprobado por los partidos políticos (en el pleno, en el 2006) y estuvo desarrollándolo hasta finales del 2011. Y, por ejemplo, participó, en febrero y junto al propio Guallart, en el seminario que la arquitecta Benedetta Tagliabue organizó a sus alumnos de Harvard, que en este semestre tienen como cometido el estudio de las Glòries.

En agosto, a cuatro meses de finalizar los trabajos, se enteró por EL PERIÓDICO de que la nueva área de Hábitat había encargado una alternativa a su proyecto. Tras prescindir de sus servicios, en un primer momento, el gobierno de CiU lo recuperó para la causa en enero. En concreto, cuando la propuesta de Guallart fue rechazada por el pleno municipal.

RENUNCIA A BLAU@ICTINEA / Este fue un proceso parecido al vivido ayer mismo con otro plan (aún por diseñar), el Blau@Ictinea, en el Morrot. La exigencia de renunciar al futuro barrio en el puerto y dar prioridad a equipamientos y pisos protegidos pendientes en los barrios se aprobó, como se preveía, tras una iniciativa del PP enmendada por PSC e ICV-EUiA, lo que dejó en minoría a CiU. El teniente de alcalde Antoni Vives consideró la proposición «de obligado incumplimiento porque no se puede votar contra las ideas».

Fuentes del gobierno local desmintieron ayer que Mòdol fuera, desde el 1 de julio, el encargado del plan de las Glòries. Tal jefatura técnica recayó, se afirma, en el número dos de Hábitat, Vicente Guallart. Así, este no solo tiene la responsabilidad, puede decirse que estratégica, como la tenía Oriol Clos, en la etapa socialista, sino también la técnica. Tras Guallart, en los responsables de este proyecto, detalla la fuente oficial, «está el gerente adjunto, Albert Civit, y la responsable de proyectos estratégicos, Maria Sisternas».

Según estas fuentes, Mòdol era solo «uno de los 15 asesores» con que cuenta Hábitat para el proyecto. Y su cometido era, exclusivamente, realizar unos «estudios sobre los condicionantes topográficos» que tenían que presentarse en forma de un compendio de alzados en sección.

Noticias relacionadas

DESCONFIANZA / En sus acusaciones Mòdol califica de «incierta» su relación con la tenencia de alcaldía y lamenta las muchas veces que ha tratado de «aclarar», en vano, cuál era, exactamente, el papel que Hábitat le había reservado en este proceso.

El arquitecto dimite porque por «dignidad profesional» no tiene otro remedio para «romper la actual situación de desinformación, desconfianza» y hasta «deslealtad» entre colegas de profesión a la que ha sido sometido desde el pasado verano. Dice que en 10 años trabajando para las administraciones, «nunca había encontrado una situación similar».