PRIMER DÍA DEl parque después de la tragedia

El Tibidabo cierra 'El Huracán', atracción similar a 'El Péndulo'

El parque renuncia en la reapertura a una de sus atracciones estrella para revisarla

El complejo tuvo ayer 1.229 visitantes, menos de la mitad que la afluencia media

Un grupo de personas en la montaña rusa, frente a ’El Péndulo’ caído.

Un grupo de personas en la montaña rusa, frente a ’El Péndulo’ caído. / ALBERT BERTRAN

2
Se lee en minutos
HELENA LÓPEZ / Barcelona

El fatídicoPéndulono fue ayer la única atracción fuera de servicio en la reapertura del Tibidabo tras el trágico suceso del sábado. PATSA, la empresa municipal que gestiona la instalación, optó por renunciar también a las emociones que ofrecíaEl Huracán, de características muy similares a la máquina accidentada y, detrás de esta, la atracción más demandada del parque. La empresa decidió ayer iniciar por esa atracción el proceso de revisión de protocolos y mantenimiento del parque anunciado el lunes por el alcalde, que entonces no anunció cierres.

La decisión no fue vista con buenos ojos por la oposición. El líder de CiU, Xavier Trias, aseguró que veía «precipitado» el cierre deEl Huracán, ya que, a su entender, transmite sensación de inseguridad a la ciudadanía. Pese a esas diferencias de criterio, ambos, alcalde y líder de la oposición, subieron ayer hasta el Tibidabo para participar en el minuto de silencio organizado a la entrada del recinto para recordar a Andrea B. M., la chica de 14 años fallecida en el accidente. Junto a ellos, afectados trabajadores del parque y algunas de las de las 1.229 personas que, pese a todo, ayer decidieron acercarse al recinto. Esta cifra –a las seis de la tarde– representa menos de la mitad que la entrada media de un laborable a esa hora, que suele estar entre los 3.000 y los 3.500 visitantes. Según fuentes municipales, 5.682 personas tenían ayer reserva para visitar el parque durante los próximos días y no la habían anulado.

«He subido mil veces y nunca ha pasado nada. Tenemos que tener confianza», apuntaba Gemma, quien a sus 16 años es socia del parque «desde pequeña». Ayer, fue una de las primeras en la (breve) cola de la montaña rusa. «Tengo que reconocer que cuando me enteré, lo primero que pensé fue: 'me podía haber pasado a mí'», dijo la adolescente, que subió al parque junto a su hermano y una amiga. «Íbamos a venir el domingo, pero con lo ocurrido, lo hemos dejado para hoy», precisó Albert, hermano de la chica. «En realidad, hoy debe ser el día más seguro de la historia del parque. Más que hoy no creo que revisen las atracciones jamás», apuntó Vero, de 14 años, amiga de los hermanos. «Lo peor es que con el sol que hace están cerradas las dos atracciones de agua», lamentó otra chica en alusión aEl Huracán–cerrado por la revisión del protocolo– y aLa Mina de Oro,fuera de servicio por estar afectada por la caída del vecinoPéndulo.

Noticias relacionadas

EXTRAÑA NORMALIDAD/ Las risas y los gritos de los niños en la montaña rusa contrastaban con los rostros alicaídos de muchos trabajadores del parque, que lucían un crespón en la solapa. Lo que más se veía ayer en el parque erancasals de verano –pese a las bajas anunciadas por algunos centros de recreo–, familias con niños y grupos de extranjeros.

La Asociación Española de Parques Temáticos y de Atracciones se pronunció ayer sobre el siniestro recordando que cada año visitan estos parques 12 millones de personas, que anualmente se producen cerca de 100 millones de viajes y que en los últimos cinco años no se había producido ningún accidente mortal.