Ir a contenido

Muere Ike Turner, arquitecto del rock y esposo abusador de Tina

Los malos tratos a la cantante enturbian su legado musical

IDOYA NOAIN / NOVA YORK

Ike Turner murió ayer a los 76 años en su casa de San Marcos, en California. Desafió etiquetas de géneros y se ganó un espacio en la historia de la música soul y como uno de los padres del rock y, sin embargo, Ike, el músico, nunca logró quitarse de encima la sombra creada por Ike, el hombre. Su turbulento matrimonio con Tina Turner, que le acusó de brutales malos tratos (reflejados en la película Tina), empaña su legado.

Nacido en Mississippi en 1931, formó en los 40 Kings of Rythm, con los que grabó Rocket 88 (aunque fue otra banda la que se llevó el crédito), un disco producido por Sam Phillips, pionero en el uso de distorsiones en las guitarras eléctricas.

Poco más tarde conoció a Anna Mae Bullock, que se convertiría en Tina Turner. Y el matrimonio, que tuvo dos hijos, rompió barreras con temas como su versión de Proud mary, que les valió un Grammy.

La violencia y el abuso de drogas alejaron a Tina de Ike, que tras su paso por la cárcel --que le hizo perderse la ceremonia en la que entró en el Rock and Roll Hall of Fame-- había resurgido recientemente. En febrero ganó su último Grammy.