Ir a contenido

El coleccionista Vila Casas gasta 18 millones en un centro de arte

La fábrica Can Framis, en el 22@, será restaurada y exhibirá obras catalanas

ROSARIO FONTOVA / BARCELONA

El coleccionista Antoni Vila Casas, en colaboración con la inmobiliaria Layetana, destinará unos 18 millones de euros a rehabilitar una destartalada fábrica de Poblenou para exponer de forma permanente su fondo de arte contemporáneo catalán.

Can Framis, hoy casi una ruina, ocupaba cuatro manzanas de Eixample y funcionaba desde mediados del siglo XIX como centro de teñido de algodón. Compartimentada con los años, quedan hoy dos naves en pie y otra semiderruida, además de una airosa chimenea de ladrillo. Las obras de rehabilitación empiezan hoy según un proyecto de Jordi Badia, del estudio BAAS, entre las calles Tànger, Sancho d'Àvila, Llacuna y Roc Boronat, en el centro del distrito tecnológico del 22@, justo al lado del Campus Audiovisual. El proyecto de Badia rehabilita dos naves fabriles y sustituye por un nuevo edificio otra más deteriorada. El futuro Can Framis tendrá un patio de esculturas y un parque de acceso público. En total, serán más de 5.700 metros cuadrados dedicados en su mayor parte a exposición.

LA COLECCIÓN

Vila Casas, que es vicepresidente de Layetana, creó en 1986 una activa fundación que desarrolla proyectos en el campo de la sanidad, campo de donde proviene, y de la cultura, su afición personal. Su colección comprende 800 pinturas, unas 250 esculturas y otras tantas fotografías, que empezó, explicó ayer, "con pintores que estuvieran vivos en el año 2000 y que son los que a mi me gustan". El coleccionista citó entre otros a Agustí Puig, Guerrero Medina, Jaume Plensa, Enric Pladevall o José Luis Pascual "que están en plenitud pictórica pero no son suficientemente reconocidos". El fondo de videoarte que poseía lo ha cedido a la Fundació Suñol.

"Can Framis solo se dedicará a exponer mi colección. Yo ya no lo veré, pero si alguien quiere ver qué pintores había en Catalunya alrededor del año 2000, este será el referente", dijo ayer Vila Casas. Respecto a los otros tres centros artísticos que ha fundado anunció que no solo mantendrá sino que ampliará el Espai Volart, en la calle de Ausiàs March, y que dedicará Can Mario, en Palafrugell, a la escultura y el Palau Solterra, de Torroella de Montgrí, a la fotografía.