Ir a contenido

SUBVENCIÓN PARA LOS COMPRADORES

Golpe de pedal a la bici eléctrica

El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) incentiva la adquisición de 'e-bikes' con ayudas de 250 euros

LUIS BENAVIDES

Cada día son más las bicicletas que ruedan por la calzada o los carriles bici con un pequeño motor eléctrico, pero todavía siguen siendo minoría frente a las clásicas. El desconocimiento de su funcionamiento, el precio (que ronda los 1.000 euros en los modelos básicos) y el temor a dejarlas encadenadas en la calle por miedo a los robos juegan en contra. Por ello, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) no solo ha comenzado a ampliar la red Bicibox, de aparcamientos más seguros, sino que también ha puesto en marcha una línea de ayudas para incentivar la compra de las llamadas e-bikes.

La subvención asciende a 250 euros por la compra de una bicicleta eléctrica de importe no superior a los 1.250 euros. Los primeros 1.000 ciudadanos residentes en alguno de los 36 municipios metropolitanos que las adquieran podrá contar con este importante descuento. Por el momento, un total de 23 establecimientos especialistas en la venta de bicicletas y repartidos por todo el territorio se han adherido a esta promoción.

«Desde Biking Point valoramos positivamente cualquier iniciativa que incentive el uso de la bicicleta, y, lógicamente, apoyamos esta iniciativa que intenta promover el uso de la bicicleta eléctrica como alternativa al coche», explica Jordi Masferrer, gerente de Biking Point (Provença, 157) una red de tiendas fundada en el 2007 que cuenta con seis locales repartidos por la geografía catalana.

Hoy las bicicletas eléctricas representan solo el 2,5% de las ventas en los establecimientos Biking Point. Es un porcentaje bajo, explica Masferrer, pero «la tendencia es alcista» si se compara con las ventas en el mismo periodo del año anterior (1%).

La bicicleta eléctrica tiene su público potencial. «Ahora vendemos muchas bicicletas plegables porque son ideales para subirlas a casa, al autobús o al metro, por ejemplo», cuenta David Gelabert, director comercial de Urban Fun (Salvador Espriu, 81), quien considera que el sistema de pedaleo asistido (PAS) ofrece un gran servicio sobre todo a las personas mayores o ciclistas con rodillas delicadas. «Más de uno ha vendido la moto y se ha pasado a la bicicleta eléctrica. Ahorras dinero y te cambia el humor», añade Gelabert.

CICLISTAS POTENCIALES. Aunque su especialidad son las bicicletas plegables Brompton, Urban Fun venden modelos con motor y convierten bicis clásicas, de montaña y de paseo en eléctricas. «Existe bastante desconocimiento sobre las bicicletas con pedaleo asistido. No son tan caras -añade Gelabert-, porque tenemos modelos entre 995 y 1.200 euros, y tampoco pesan tanto, porque la batería es de litio».

Para los desplazamientos diarios de entre uno y cinco kilómetros, la bicicleta es uno de los modos de transporte más competitivos. «Si es eléctrica, te permite ir un poco más rápido y subir alguna pendiente sin apenas esfuerzo, sin sudar», apunta Jordi Castelló, copropietario de Vaic-La Vida en Bici (plaza de Lluís Millet, 13), una tienda de bicicletas radicada en Sant Cugat del Vallès que también ofrece servicios de consultoría de movilidad.

La subvención del AMB facilitará, para Castelló, un primer acercamiento a las e-bikes. «Todo cambio implica algo de experimentación, y en estos casos el factor precio pesa mucho. Por eso creemos que mucha gente apostará por un modelo sencillo, con un precio de unos 1.000 euros que podrá amortizar  en un año si la coge a diario», cuenta el copropietario. Más adelante, continúa, «quizá compren un modelo con mayores y mejores prestaciones»

 

TRÁMITE SENCILLO. Los trámites para recibir la ayuda son sencillos: Los establecimientos deberán presentar la factura de la venta y el DNI del cliente, y en un máximo de 60 días recibirán los 250 euros de ayuda.

Víctor Romero y Magí Fuentes, los jóvenes copropietarios de la tienda SJD Bikes (avenida de Barcelona, 31), en Sant Joan Despí, también se han adherido a la iniciativa del AMB. «Hasta ahora hemos tenido un poco de todo, desde bicicletas de montaña a bicicletas de piñón fijo, pero queremos apostar por las bicicletas eléctricas», cuenta Romero. Estas ayudas, aseguran, ayudarán a recortar distancias con otros países. «En Holanda y Alemania están mucho más extendidas. Aquí falta que la gente tome conciencia y se anime a probarlas -afirma Romero-, porque la orografía y el clima ayudan»  

0 Comentarios
cargando