LA PLANIFICACIÓN AZULGRANA

A 7 días del inicio del Barça 23-24: Gündogan, pronto Iñigo Martínez y aún sin medio centro

¿Cómo es Ilkay? ¿Cómo juega Gündogan? ¿Por qué deja el City y viene al Barça?

Iñigo Martínez deja el Athletic entre polémicas camino del Barça

Laporta está convencido de que se podrán inscribir a todos los jugadores

Brozovic, tampoco: el Barça se queda sin el croata, que ficha por el Al-Nasrr

Xavi, técnico del Barça, en una rueda de prensa.

Xavi, técnico del Barça, en una rueda de prensa. / Efe

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Apura Xavi apurando su última semana de vacaciones. Vive inquieto porque le encantaría tener todo lo que ha pedido (algo utópico en un Barça en crisis económica) o, al menos, lo más importante.

Ya dispone de la pieza que teje el juego ofensivo, capaz de actuar en cualquier posición de su cuadrado del centro del campo y con una habilidad especial para firmar el último, y casi siempre, el más difícil pase.

Es Ilkay Gündogan, el único fichaje que ha oficializado el Barça en este verano de penurias económicas, donde no tiene la opción de activar palancas como hace un año.

Laporta ya ha dejado definido el plan para reforzar el equipo: "Falta un defensa, alguien en el centro del campo", ha dicho el presidente azulgrana tras acercarse a Javier Tebas, el presidente de LaLiga, con quien recompone relaciones por la necesidad de que suavice el fair play para poder inscribir a los jugadores. No se tocará nada en ataque, a no ser claro que salgan Ansu Fati o Ferran Torres, jugadores que no se quieren mover.

A Xavi, mientras, le da Gündogan, que viene gratis del Manchester City tras ganarlo todo (Champions, Premier y FA Cup), todo lo que necesita en el centro del campo. O casi todo porque anda huérfana desde la marcha de Sergio Busquets al Inter Miami para reencontrarse con Messi. Y, tal vez, pronto con Jordi Alba. Pero la lista de deseos de Xavi para llenar esa vacío imposible de llenar ha ido descendiendo peligrosamente.

Al técnico se le exigirá, así lo hace Laporta cada vez que aparece, un salto hacia adelante en Europa. Pero sin ese medio centro “top”, como el mismo Xavi reclamó, todo se le complica más.

En un mes se ha pasado de Zubimendi a Oriol Romeu. Del plan A al plan D porque en el camino también se han caído objetivos inaccesibles como Kimmich (plan B), que no se mueve del Bayern Múnich, o Brozovic (plan C), que aceptó la fortuna que procede de Arabia Saudí para abandonar el Inter. Ha firmado por tres años con el Al-Nasrr, donde se reunirá con Cristiano Ronaldo, a cambio de 100 millones de euros, cifras inasumibles para el Barça.

Y Xavi, entretanto, cada vez más preocupado porque la sucesión de Busquets se ha envenenado al no encontrarse soluciones ni en casa (Nico no le llena los ojos). Ni tampoco, fuera, donde emergió al inicio el nombre del marroquí Sofyan Amrabat (Fiorentina) tras Zubimendi, Kimmich y Brozovic. Está inquieto el técnico. Y con razón, claro.

Jugadores expertos y con oficio

Está a punto de dejar el bañador en su armario para ponerse el chándal, con una indisimulada sensación de inquietud. Sin medio centro bueno, no hay paraíso, vino a decir el entrenador antes de irse de descanso estival. Vuelve el lunes y sigue sin llegar. Espera, eso sí, el técnico que se haga oficial la llegada de Iñigo Martínez, el excentral del Athletic, que encaja perfectamente en el retrato robot que ha diseñado en la planificación.

Iñigo Martínez celebra un gol con el Athletic.

Iñigo Martínez celebra un gol con el Athletic. / Efe

Jugadores expertos y con oficio, capaces de garantizar rendimiento inmediato, que vengan con todo enseñado y aprendido: Gündogan (32 años y cumplirá 33 en octubre); Iñigo (32 cumplió en mayo). Tipos expertos que permitan llenar, al mismo tiempo, el hueco que ha provocado la salida de tres de los cuatro capitanes en poco tiempo: Piqué, Busquets y Alba, por este orden cronológico, dejaron el brazalete en el camerino.

Nueva jerarquía en el vestuario

Eso obliga a una necesaria regeneración de la jerarquía del vestuario, que ahora pilotará Sergi Roberto como primer dueño del brazalete, seguido por Ter Stegen y quien sabe si Araujo y Lewandowski asumen las dos sillas vacías en el escalafón. Todo dependerá de la votación que hagan los propios futbolistas.

Vitor Roque celebra un gol con el Atlético Paranaense.

Vitor Roque celebra un gol con el Atlético Paranaense. / Efe

El club, entretanto, agilizará esta semana los fichajes (Romeu, Arda Güler y Vítor Roque) para darle al entrenador lo que necesita. Aunque no sea, obviamente, la primera opción que reclamaba. Con el centrocampista turco del Fenerbahçe y el delantero brasileño del Atlético Paranaense, ambos de 18 años, se tratan de inversiones de futuro, que no deben ni pueden estar exigidas a un impacto inmediato en el equipo, como sí requiere Xavi.

Arda Güler celebra un gol con el Fenerbahçe.

Arda Güler celebra un gol con el Fenerbahçe. / @10ardaguler

De momento, y a la espera de que se note en medidas concretas el plan de viabilidad, que ha obligado a Laporta y su junta a presentar un aval de 6.67 millones de euros, solo hay 13 jugadores inscritos en la web oficial de LaLiga. Signo más que evidente de la provisionalidad en que se está moviendo la institución. Son Ter Stegen, Koundé, Eric, Christensen, Pedri, Gavi, Kessié, Ferran Torres, Frenkie de Jong, Ansu Fati, Lewandowski, Dembélé y Raphinha.

Si se va a la web del Barça aparecen 17 futbolistas porque están incluidos Araujo, Sergi Roberto, Iñaki Peña y Marcos Alonso, a pesar de que no han sido inscritos en la Liga. Serían 18 con Alejandro Balde, que tiene ficha del filial y aún no ha renovado, tras subir la cotización de manera espectacular al consagrarse en su primer año en el Camp Nou. Con Gündogan, 19. Y con Iñigo, 20. Escuálida plantilla para defender la corona liguera y escuálida plantilla para dar ese salto hacia adelante en Europa que exige Laporta y busca Xavi.