ACTUALIDAD AZULGRANA

Xavi, las claves de la escalada en la Liga del Barcelona

Con el técnico de Terrassa el Barça ha saltado de la novena posición a la segunda

Xavi grita desde la banda

Xavi grita desde la banda / JORDI COTRINA

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Quizá estamos en el mejor momento de forma de la temporada». Hasta Xavi Hernández, el entrenador del Barcelona, reconoció tras el triunfo sobre el Sevilla que su equipo ha encontrado la senda adecuada tras un inicio titubeante, lleno de problemas, donde sus jugadores no entendían el nuevo mensaje que les llegaba.

Duro e inhóspito invierno para el sucesor de Koeman, obligado en tiempo récord a regenerar una plantilla invadida por una mentalidad depresiva, donde las ‘vacas sagradas’ estaban bajo sospecha, colocadas siempre en el foco con la puerta de salida más abierta que nunca.

Llegó Xavi para inyectar una energía distinta a un grupo que no tenía gol (nueve tantos en sus primeros ocho partidos), donde, además, encajó la única derrota en Liga (el 0-1 del Betis), además del partido que cambió todo. Y para bien.

De aquella derrota en Múnich (3-0) surgió realmente el Barça de Xavi, cansado como quedó de la extraña falta de rebeldía que detectó en su plantilla. "Esta es la realidad, dura realidad. Ahora empieza una nueva era", admitió el técnico. "Les he dicho a los jugadores que empieza una nueva etapa, el Barça no se merece esto".

Cuatro fichajes + Pedri

Aunque necesitó, eso sí, de la vitamina invernal que le creó Mateu Alemany, el director de fútbol, con la llegada de Alves, ya fichado desde noviembre, pero sin poder debutar hasta enero, Ferran Torres (55 millones más 11 en variables), Aubameyang (gratis) y Adama (gratis).

A partir de ahí, el mensaje del técnico, radical y fundamentalista en la idea de juego, sostenido siempre sobre el dibujo del 4-3-3, recuperando la vieja figura de los extremos, caló en un Barça que primero recuperó el gol y después la estabilidad.

Pedri felicitado por sus compañeros tras anotar el gol

Pedri felicitado por sus compañeros tras anotar el gol / JORDI COTRINA

Proceso complejo

Pero le costó más de lo que imaginaba cuando veía al equipo desde Doha. No le resultó tan sencillo como podía intuir porque sus inicios fueron tortuosos, como quedó demostrado en los dos primeros encuentros: 1-0 al Espanyol, y de penalti (gol de Memphis) y 0-0 con el Benfica que le costó abandonar la elite de Europa por la puerta de atrás. Con delanteras que delataban la gravedad del problema: Ilias-Memphis-Gavi en el derbi y Yusuf Demir-Memphis-Gavi en el frustrante empate con los portugueses.

Ni rastro entonces de Pedri, que estaba lesionado, pagando el sobreesfuerzo de su maravillosa irrupción en el fútbol español transformado en el jugador que hizo sonreír a Messi en sus últimos meses en el Camp Nou. La idea de Xavi era la misma en noviembre o diciembre que ahora, pero los actores que debían ejecutarla no. Ahí radicó el grave problema que retrasó la delicada reconstrucción del Barça.

Aubameyang celebra el gol de Pedri al Sevilla en el Camp Nou.

Aubameyang celebra el gol de Pedri al Sevilla en el Camp Nou. / Jordi Cotrina

13 partidos sin perder

Actuó Alemany, que se manejó con inteligencia en una época de miseria, obligado como estaba el club a moverse en los parámetros del fair play financiero que le fija con la Liga (con 144 millones de euros es el único club que está en número rojos) y le dio a Xavi lo que pedía. Gol, intensidad y electricidad. El resto ya lo ponía el entrenador.

Ter Stegen desvía un balón en el Barça-Sevilla del Camp Nou.

Ter Stegen desvía un balón en el Barça-Sevilla del Camp Nou. / Jordi Cotrina

La idea se solidificó. Y fue, como ocurrió tras la caída de Múnich, tras otra derrota. En este caso la eliminación con el Madrid en la Supercopa de España que supuso un valioso aprendizaje para el técnico. Y, por supuesto, para los jugadores.

En el camino se perdió la Copa del Rey, pero se halló el camino adecuado para que el equipo encadenara una racha de 13 partidos sin perder, además de tomar un ascensor inusual para subir del noveno al segundo lugar. Atlético, Madrid, Sevilla quedaron derrotados.