"AHORA EMPIEZA UNA NUEVA ERA"

Xavi: "Esta es la realidad, la dura realidad"

Xavi Hernández

Xavi Hernández / Christof STACHE / AFP

3
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Consumada la tragedia, el descenso a la segunda división europea, Xavi se quedó en la puerta del túnel de vestuarios del Allianz. Esperó con educación a su colega, Julian Nagelsmann, el técnico que quiso fichar y no pudo Laporta (al Bayern le costó 25 millones de euros), y se coló en el vestuario muniqués. A su espalda, y no se trata de responsabilidad suya, queda la decadencia construida por todos durante seis años y medio.

Una decadencia que estalla ahora en la cara porque el Barça no merece estar en la aristocracia europea. Es equipo de Europa League y gracias. Acabó tercero, por detrás del Benfica, dejando en el camino un miserable rastro ofensivo (dos goles en seis jornadas y con tres entrenadores distintos, Koeman, Sergi y Xavi), incapaz de defender con "orgullo y dignidad", como exigía Laporta horas antes del partido, esa ínfima puerta para mantenerse en la Champions. 

Años de plomo

Una puerta cerrada provocando el regreso del Barça a los años de plomo. Años de caos. Años de penurias. Años de una larga, larguísima travesía por el desierto, manifestando que la crisis no es solo achacable a Koeman.

Y mucho menos a Xavi, quien cumplía, precisamente, en Múnich un mes de permanencia en el cargo, convertido en una silla eléctrica por la que han desfilado cuatro entrenadores en menos de dos años. De Valverde (despedido en enero del 2020) a Setién (agosto del 2020) a Koeman (noviembre del 2021) sin olvidar el interinaje breve de Sergi antes de la llegada de Xavi.

"Esto debe ser un punto de inflexión. Siento y amo este club, me dejaré la vida para poner al club donde se merece"

Xavi, técnico del Barça

"Nos han sometido ellos a nosotros", dijo el nuevo entrenador con un gesto apesadumbrado, incapaz como fue de encontrar la solución que requería el Barça que ha ido de mal en peor. "Esta es la realidad, la dura realidad", añadió luego Xavi.

"Somos el Barça, no hemos competido. Esta es nuestra realidad, hay que rebelarse ante esto y poner al barcelonismo donde se merece que no es jugando la Europa League", insistió. "El Barça no puede permitirse esto. Hoy empieza una nueva era. Eso es lo que he dicho a mis jugadores", dijo.

"Soy culé de sentimiento, no podemos estar en esta situación"

Xavi, técnico del Barça

"Soy culé de sentimiento, no podemos estar en esta situación", afirmó el entrenador indignado por la actitud de su equipo. "Tenemos que trabajar duro para llevar al Barça donde se merece. Me voy cabreado. Esta es nuestra realidad, me jode mucho, pero hay que afrontarla, no queda otra", exclamó tremendamente dolido por ver como el Barça no tenía ni juego ni actitud para rebelarse ante una nueva caída europea. Una caída que ahora sí le aparta de la elite y le lleva al abismo que supone jugar la Europa League. "Tenemos que ir a ganarla", exigió el técnico.  "Esto debe ser un punto de inflexión. Siento y amo este club, me dejaré la vida para poner al club donde se merece", comentó Xavi.

Noticias relacionadas

"Es un mazazo para mí como entrenador, yo esperaba competir mejor. Han sido mejores que nosotros"

Xavi, técnico del Barça

"Es un mazazo para mí como entrenador, yo esperaba competir mejor. Han sido mejores que nosotros, vamos a trabajar para recuperar al Barça, Hay que cambiar cosas, está claro", confesó abatido el propio entrenador.