El antecedente azulgrana

2003-2004: una odisea del Barça por Europa sin Champions, ni iPhone, ni Netflix, ni Amazon

Xavi Hernández en el partido del FC Barcelona contra el Celtic de Glasgow en el año 2004.

Xavi Hernández en el partido del FC Barcelona contra el Celtic de Glasgow en el año 2004. / JORDI COTRINA

  • Cuando el conjunto azulgrana empezó a disputar la Copa de la UEFA, antesala de la Europa League hace 18 años, Pujol y Aznar eran presidentes, 'Aquí no hay quien viva' batía récords de audiencia, Nokia dominaba la telefonía móvil y se circulaba en coches como el Seat Córdoba y el Renault Laguna.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

No había grupo de WhatsApp y mucho menos de Telegram entre los jugadores del Barça para poder chatear entre ellos. Tampoco tenían cuentas de Twitter e Instagram donde mostrar sus marcas comerciales y hasta recibir las críticas, muchas veces desmesuradas, de los aficionados. Ni siquiera se había creado la Europa League, ya que el torneo europeo de consolación se denominaba Copa de la UEFA.

La temporada 2003-2004 fue la última vez que el Barça se vio excluido de la Champions. Había llegado Joan Laporta a la presidencia y Frank Rijkaard era su apuesta para el banquillo en un año en el que se iba a intentar minimizar la ausencia de la Liga de Campeones ganando la Copa de la UEFA, aunque las ilusiones, ya en la primavera de 2004, se enterraron cuando el equipo fue eliminado por el Celtic de forma sorprendente en los octavos de final de la competición.

De hecho, Giovanni, Quaresma o Reiziger, algunas de las figuras de la época junto a los astros Ronaldinho, Xavi e Iniesta, no pudieron utilizar el Facebook hasta que en febrero de 2004 apearon sin grandes dificultades al Brondby danés, puesto que fue entonces cuando Mark Zuckerberg anunció a bombo y platillo el nacimiento de la red social, que vio la luz tres años antes de Twitter y siete de Instagram.

El Nokia 6.600.

/ ARCHIVO

Los teléfonos de los futbolistas azulgranas, como el del resto de humanos, servían por aquel entonces principal y casi únicamente para llamar, aunque ya estaba de moda enviar SMS con interesantes ofertas de las compañías para que el precio no se fuera de madre. Los más sofisticados usaban Blackberrys en un mercado de telefonía móvil que Nokia dominaba a nivel mundial. IPhone nació en 2007.

Cuando empezaron la competición y eliminaron en primera ronda al Matador Púchov, ahora en la Tercera Liga de Eslovaquia, Jordi Pujol todavía era presidente de la Generalitat puesto que hasta noviembre no se celebraron las elecciones al Parlament y hasta diciembre PSC, ERC e Iniciativa no se pusieron de acuerdo para formar el Govern tripartito con Pasqual Maragall al frente.

El mundo giraba diferente. Afortunadamente ninguna pandemia consumía al planeta. Solo hacía dos años que habían caído las Torres Gemelas y George W. Bush era el 43º presidente de los Estados Unidos, con Juan Pablo II (falleció el 2 de abril de 2005) al frente de la Iglesia católica y José María Aznar yendo al palco del Bernabéu como presidente del Gobierno español.

Cuando el Barça se preparaba para eliminar al Panionios griego en segunda ronda, Michael Schumacher, hoy en una situación de salud complicada tras su accidente de esquí en 2013, se proclamó campeón del mundo de Fórmula 1 poco antes a que lo hiciera Valentino Rossi por tercera vez en MotoGP. ¡Ah! al inicio de la competición solo hacía dos meses que Lance Armstrong, al que nadie le discutía nada y el que escribía cualquier sospecha de dopaje debía pagar una millonada en indemnizaciones, había ganado el quinto de los siete Tours tachados de la historia.

Noticias relacionadas

Por la calle circulaban modelos de coches como el Seat Córdoba, el Ford Escort o el Renault Laguna en el año que se estrenaban las series televisivas de 'Los Serrano' y ‘Aquí no hay quién viva’. Todavía faltaban 12 años para que Netflix aterrizara en España y 13 para la llegada de HBO hoy HboMax. Quedaban nueve años para poder comprar en Amazon.

En marzo de 2004 se acabó la aventura de la Copa de la UEFA, dos meses antes de que Pedro Sánchez ocupara su primer cargo político como concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, con Jacques Chirac como presidente francés y Gerhard Schöder de canciller alemán. Por supuesto, Isabel II era la Reina de Inglaterra. Hay cosas que nunca cambian.