LA ASAMBLEA AZULGRANA

El 'Espai Barça', al detalle

Los compromisarios aprueban la nueva financiación: 1.500 millones, divididos entre los 900 del Camp Nou, los 420 del Palau Blaugrana, la reurbanización de los alrededores y los 20 del Estadi Johan Cruyff

Elena Fort, en su intervención ante la Asamblea de Compromisarios.

Elena Fort, en su intervención ante la Asamblea de Compromisarios. / Jordi Cotrina

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

El Espai Barça, el nuevo Espai Barça recibió el impulso que debería ser definitivo para su construcción. Por segunda vez los socios votaron a favor del proyecto azulgrana más importante del siglo. La aprobación del presentado en 2014 no sirve: por obsoleto, por insuficiente y por irreal. La directiva de Laporta recibió carta blanca en la segunda parte de la asamblea para impulsar el modelo después de revisarlo y que puede costar casi 1.500 millones (600 era el presupuesto del anterior).

En realidad, lo que debían aprobar los compromisarios era la aceptación del plan de financiación por el que una financiera aportará esos 1.500 millones en un préstamo que se irá devolviendo durante 35 años a partir de que el Camp Nou, la principal fuente generadora de ingresos, esté acabado. Será en 2025. Laporta prometió un referéndum para ratificar lo decidido por los pocos compromisarios presentes, menos de 500.

La comparativa de los estadios europeos que ha esgrimido Elena Fort, vicepresidenta del Barça.

/ FCBARCELONA

La directiva se esforzó en asegurar la aprobación de la reformulación del Espai Barça. "Algunos rivales ya han hecho el trabajo y están logrando más ingresos, tenemos que espabilar", proclamó Laporta, cuya intervención incidió en la necesidad económica de remodelar el Camp Nou y construir el Palau Blaugrana, fundamentalmente: "Estamos en una situación que para salir de ella necesitamos incrementar ingresos para competir con los clubs poderosos. Si no lo hacemos, vamos a quedar relegados a un puesto moderado".

Maria Elena Fort, la vicepresidenta institucional, expuso la necesidad el domingo pasado de que el Barça y sus instalaciones se pongan al día y se modernicen. “Hay personas controlando que no salten los plomos, no hay electricidad suficiente para hacer funcionar bien el Camp Nou”, dijo como ejemplo.

Ferran Reverter, el director general, pormenorizó la semana anterior en los números sobre su coste (1.500 millones) y su financiación: 900 del Camp Nou, los 420 del Palau Blaugrana (con otro pabellón, pista de hielo), la reurbanización de los alrededores y los 20 del Estadi Johan Cruyff. El ejecutivo expuso que el préstamo se devolverá a raíz de 1/3 anual de los primeros beneficios que se obtengan del uso de las instalaciones. Los otros 2/3 revertirán en el funcionamiento del club.

“Hay personas controlando que no salten los plomos, no hay electricidad suficiente para hacer funcionar bien el Camp Nou”

Maria Elena Fort / Vicepresidenta institucional

67 estadios por delante

Describió no solo los defectos detectados en las instalaciones, algunas relativas a la seguridad de los espectadores, y las mejoras que la junta ha introducido respecto al proyecto de Bartomeu. También subrayó que el Barça va con retraso respecto a sus competidores, ya que en Europa se han remodelado 67 estadios de 40.000 espectadores que ya son más modernos del Camp Nou (7 pertenecientes de la Liga española), 58 de ellos desde 2003.

"El estadio se nos ha hecho mayor", dijo, aludiendo a los 64 años transcurridos desde su inauguración (1957). "Nos sancionan en cada partido de la "Euroliga", añadió cuando recordaba la necesidad de edificar el Palau, que ni siquiera tiene un proyecto definitivo ni posee permiso de obras. "Aún vamos más tarde que respecto al estadio".

Noticias relacionadas

Los trabajos empezarán el próximo año y en 2025, con el Camp Nou terminado, se emprenderá la reurbanización del campus. El proyecto original debía concluir en 2021.

Calendario de las obras del 'Espai Barça'.

/ FCB